Una ‘bomba de tiempo’ acecha a Europa

La crisis de los seguros contra impago de deuda ha pasado inadvertida por los problemas en la zona; el inestable mercado de derivados podría afectar, una vez más, a los bancos estadounidenses.
bomba dolar  (Foto: Thinkstock)
Charles P. Wallace

Warren Buffett una vez describió estupendamente a los seguros contra impago de deuda (credit default swaps ó CDS) como "armas financieras de destrucción masiva". Ahora, estas complejas pólizas de seguro representan de nuevo una amenaza para los bancos de Estados Unidos demasiado grandes para quebrar. La última vez, los CDS sobre los bonos de hipotecas subprime (de alto riesgo) en Estados Unidos casi acabaron con la aseguradora AIG, que requirió de un rescate de 85,000 millones de dólares por parte del Tesoro de Estados Unidos. Esta vez, el problema es la deuda soberana europea.

Los bancos de Estados Unidos han señalado acertadamente que están sólo mínimamente expuestos a la deuda pública europea. Pero han estado comprando y vendiendo protección default sobre esos bonos, haciendo negocios principalmente con inversores en la eurozona. La cantidad exacta no se conoce porque los CDS son mantenidos fuera de los balances generales.

Sin embargo, algunos datos europeos recientemente publicados hacen posible una estimación aproximada. La exposición de seis grandes bancos estadounidenses a los CDS solamente sobre la deuda italiana, por ejemplo, podría ser de hasta 200,000 millones de dólares. En general, los bancos estadounidenses podrían poseer las dos terceras partes del total de la deuda en CDS en euros en circulación.

Presumiblemente, la mayoría de los grandes bancos han aprendido la lección de 2008 y ya no toman una posición en derivados a largo o corto plazo, sino que cubren su riesgo, haciendo que su riesgo neto sea cercano a cero. Pero la preocupación real es: ¿Qué tan sólidos son los socios comerciales de los bancos estadounidenses?

Resulta que algunos de los mayores vendedores de protección son los bancos en Europa. El banco francés BNP Paribas ha vendido 4,000 millones de dólares en protección de la deuda pública francesa, 12% del total mundial. Del mismo modo, el italiano Banca Monte dei Paschi di Siena ha vendido 3,000 millones de dólares en protección de la deuda pública italiana.

Si Italia, por ejemplo, cayera en impago de su deuda, los bancos podrían no ser capaces de pagar a sus socios comerciales estadounidenses. "Es el mayor negocio de riesgo moral", dice Peter Tchir, presidente ejecutivo del fondo de cobertura TF Market Advisors. "Si un país incumple el pago de sus deudas, los bancos europeos con domicilio en el mismo país también dejarán de pagar sus deudas y no harán desembolsos, así que ¿por qué no extender la protección ahora y ganar un montón de dinero?"

No es de extrañar que los fondos de cobertura con sede en Europa con grandes posiciones en CDS hayan comenzado a precipitarse hacia las salidas. Greenlinght Capital Re, una compañía de seguros administrada por la leyenda de los fondos de cobertura David Einhorn, vendió la mitad de sus 600 millones de dólares en CDS sobre la deuda soberana en el tercer trimestre, de acuerdo con la SEC. Gary Swiman, quien dirige la división de gestión de activos de la firma consultora ICS Risk Advisers, dice que varios fondos de cobertura y entidades financieras para las que trabaja han seguido su ejemplo.

Se han asustado por el acuerdo sobre la deuda alcanzado entre Grecia y sus banqueros internacionales, que exige a los acreedores de Grecia aceptar una pérdida del 50% en sus bonos griegos. Debido a que el acuerdo fue etiquetado como "voluntario", los bancos no tienen que pagar sus pólizas de seguro en su totalidad. "Esencialmente, decir que no van a pagar ha arruinado a los CDS como una forma de seguro y daña la capacidad de un inversionista de compensar", dice Bob Gelfond, presidente ejecutivo del fondo de cobertura MQS Asset Management.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Sin embargo, podría llegar el día en que Italia, Portugal o España se vean obligados a un impago real que dispare los CDS. Entonces, ¿qué pasará con todos esos pedazos de papel que los bancos estadounidenses han comprado a sus amigos en Europa?

Este artículo es de la edición del 16 de enero de 2012 de Fortune.

Ahora ve
El balotaje entre Piñera y Guillier en Chile es de pronóstico reservado
No te pierdas
×