Mitt Romney propone ‘tímido’ plan fiscal

El candidato republicano promete una rebaja tributaria de más de 80,000 dólares a los más ricos; el político está en desventaja a sus opositores respecto a medidas que reformen el sisitema fiscal.
Mitt Romney  (Foto: Cortesía CNNMoney)
Charles Riley
NUEVA YORK -

Si los votantes en las elecciones primarias republicanas se inclinan por favorecer a los precandidatos que prometen grandes, audaces y revolucionarias reformas al sistema fiscal, Mitt Romney tal vez no esté entre los afortunados.

Cuando se compara su plan con el de otros aspirantes a la Casa Blanca, en especial el de Newt Gingrich, no parece tan agresivo.

El plan de Romney está firmemente arraigado en la principal corriente del pensamiento republicano, y eso significa grandes recortes fiscales y una correspondiente reducción en la recaudación federal.

Si las reducciones a los impuestos aprobadas por Bush se mantienen (algo que Romney apoya), el Gobierno federal ingresaría 180,000 millones de dólares menos en 2015 bajo el plan de Romney, de acuerdo a un análisis elaborado por el Tax Policy Center (TPC), un grupo de expertos fiscales que ya ha examinado las propuestas de los aspirantes Gingrich y Rick Perry.

Los estadounidenses ricos serían los más beneficiados, el 1% más acaudalado recibiría una rebaja tributaria de más de 80,000 dólares, mientras que un contribuyente promedio obtendría una rebaja de poco más de 1,000 dólares.

"En muchos sentidos, el plan fiscal de Romney es una oferta que se ciñe a la ideología republicana", explicó en un blog Howard Gleckman del TPC. Pero su propuesta, agrega, no contiene "una importante reforma tributaria."

Romney mantendría las tasas tributarias marginales sobre la renta a sus niveles actuales, eliminando las tasas sobre intereses, dividendos y ganancias de capital para los contribuyentes que ingresen menos de 200,000 dólares.

La propuesta de Romney también pide la eliminación del impuesto estatal, y una reducción en la tasa impositiva que deben pagar las sociedades del 35% al 25%.

Otros candidatos, empero, van más allá.

"El plan (de Romney) es tímido, al menos conforme al estándar de los planes en las primarias republicanas. Desde la perspectiva de un votante promedio en las primarias, él probablemente se ubica justo en el borde", indica Daniel Mitchell, investigador del Cato Institute.

Romney no ha propuesto un impuesto fijo como lo hicieron Gingrich o Perry, tampoco se ha pronunciado sobre el impuesto sobre ventas minoristas, pieza central en el famoso plan "9-9-9" del precandidato Herman Cain (que pretende imponer una tasa impositiva fija del 9% sobre las ganancias, 9% sobre las ventas y 9% sobre los ingresos comerciales).

La Tax Foundation, un grupo de reflexión que por lo general defiende impuestos más bajos, ha dicho que el plan de Romeny para la ley fiscal aplicable a individuos "realmente no va encaminada hacia una reforma fundamental".

De hecho, Romney es el único aspirante republicano que no ha propuesto modificar los actuales tramos impositivos o reducir sustancialmente los impuestos sobre la renta. En su lugar, el político ha ofrecido solamente una vaga promesa de buscar un futuro plan con "tasas más bajas y fijas sobre una base más amplia."

Incluso la comisión fiscal del presidente Barack Obama, que se ganó el aplauso de ambas bancadas legislativas, planeó reducir los impuestos que pagan los individuos y eliminar las deducciones especiales y las lagunas fiscales. Bajo ese plan, la tasa más alta pagada por individuos hubiera caído de 35% a 23%.

En cuanto a los impuestos que pagan las corporaciones, Romney pide tasas más altas que sus competidores. La carga impositiva propuesta por Romney de 25% supone una reducción menos agresiva que la propuesta por Gingrich (que quiere dejarla en 12.5%), por Perry (20%), por Rick Santorum (17.5%) o por Ron Paul (15%).

Andrea Saul, una vocera del comité de campaña de Romney, dice que las políticas económicas del republicano son un "proyecto para gobernar, que incluye recortes dramáticos al gasto para reducir el déficit y políticas fiscales para favorecer el crecimiento."

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Grover Norquist, presidente del grupo de defensa del contribuyente Americans for Tax Reform, dijo a fines del año pasado que el plan de Romney estaba "bien" pero advirtió que estaba a la zaga de sus rivales. "Creo que Romney planteó su plan muy pronto, y necesita actualizarlo para ponerse al día con el rumbo que el debate está tomando," dijo Norquist a la prensa.

No obstante, ahora que Romney ha salido vencedor en la asamblea electoral de Iowa, tal vez no necesite cambiar o explicar sus políticas fiscales con más detalle. "Si vas ganando el juego, hay muchos incentivos para dejar correr el reloj y esperar el silbatazo final", comenta Mitchell.

Ahora ve
Ricardo Monreal deja la delegación Cuauhtémoc para apoyar a López Obrador
No te pierdas
×