¡Cuidado con las acciones estúpidas!

Los analistas de Wall Street esperan cifras imposibles en las ganancias corporativas para 2012; los gerentes de las compañías tienden a actuar incorrectamente al tratar de cumplir con las metas.
wall street expresiones  (Foto: CNN)
Geoff Colvin

Prepárate para un aumento de acciones estúpidas, erróneas o ilegales por parte de las empresas estadounidenses. La tendencia es inevitable. De hecho, hay muchas probabilidades de que ya estén en marcha. El problema es antiguo pero no lo hemos visto desde hace mucho tiempo, y la memoria es corta. Las expectativas de ganancias son increíblemente optimistas.

Las empresas y los analistas de Wall Street que las siguen están pronosticando aumentos en las ganancias que hacen lucir a Pollyanna como Nouriel Roubini, la cual no es una imagen agradable de contemplar.

A medida que los gerentes se esfuerzan desesperadamente por cumplir sus cifras imposibles, algunos se descarrilan. Y cuando la realidad los alcance, los inversionistas sufrirán. Lo vimos en 2006 y 2007, cuando los analistas esperaban que el auge económico global no terminara nunca. Lo vimos en una escala histórica en los últimos años de la década de los 90.

Ahora, los analistas y las empresas están proyectando que, después de haber aumentado a tasas superiores al 30% anual, el crecimiento de las ganancias se moderará - lo cual no es una revelación ni un golpe de inspiración dada la dañada economía de Estados Unidos, la desaceleración del crecimiento en Asia, y un cataclismo potencial en Europa. No obstante, incluso en ese ambiente hostil para las ganancias, los analistas y las empresas siguen pronosticando un fuerte crecimiento de dos dígitos en las utilidades del próximo año.

No tiene ningún sentido. Las ganancias de las empresas como porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB) están cerca de su punto más alto posterior a la Segunda Guerra Mundial -de alrededor de 10%- que fue alcanzado en la cima del boom pasado.

¿Realmente van a galopar más allá de ese nivel? Su promedio de la posguerra es de aproximadamente 6% del PIB. A largo plazo, las ganancias no pueden crecer más rápido que la economía. Por supuesto, algunas de esas utilidades provienen de regiones con un crecimiento más rápido que el Occidente en dificultades, pero eso ofrece poco consuelo.

El pronóstico del Banco Mundial de crecimiento del PIB mundial para 2012 es de 3.6%. Sin embargo, los analistas encuestados por Thomson Reuters esperan que las ganancias del S&P 500 crezcan 10% el próximo año.

No es que los analistas sean ignorantes. Es que están pronosticando ganancias para empresas individuales, no para todo el mercado, y todavía tienden a enamorarse de las empresas que están cubriendo. También siguen dependiendo en gran medida de la guía de esas empresas. Por lo que en muchas ocasiones se engañan con la creencia de que, incluso si la economía no va hacia ninguna parte, la compañía que están analizando superará todos los límites.

Y de vez en cuando estarán en lo cierto. El resultado es que, individualmente ellos piensan que están siendo razonables, pero colectivamente están locos.

Los gerentes son castigados severamente por no cumplir las expectativas, incluso las poco realistas, por lo que tratarán en mayor medida de alcanzar sus objetivos haciendo cosas que no deberían. Piensa en ellos dentro de estas tres categorías:

Estúpidos: La manera más fácil de lograr los objetivos de ganancias es reducir los gastos. El problema es que muchos de los gastos que los administradores recortan con más frecuencia -investigación y desarrollo, mercadotecnia y entrenamiento de los empleados- son sólo gastos conforme a las normas de contabilidad; aunque en realidad son inversiones que dan fruto más tarde. Desafortunadamente para los administradores, los inversores no están tan perdidos como ellos piensan. La investigación muestra que los mercados golpean a las acciones de compañías que reducen los costos actuales en formas que perjudican el rendimiento del mañana.

Engañosos: Peor que hacer recortes equivocados -porque son más difíciles de detectar- es hacer trampas con las normas de contabilidad. Piensa en las entidades de propósito especial de Enron, las cuales le permitieron aumentar sus ganancias a través de organizaciones en las que sólo poseía una participación del 3%.

Ilegales: Varios delitos federales pueden aumentar las ganancias de manera impresionante. HealthSouth (HLS) ajustó de manera fraudulenta sus estimaciones de cuánto recaudaría entre los clientes; cinco directores financieros fueron a la cárcel. Capitalizar los gastos hace que los costos desaparezcan como por arte de magia; eso es lo que WorldCom hizo a una escala más grande que cualquier otra empresa anterior o posterior.

Todos esos movimientos fueron cometidos por los administradores que trataban de satisfacer las expectativas de ganancias que no podían ser cumplidas de manera responsable. Las empresas podrían reducir la tentación al negarse a hacer pronósticos propios, pero para la mayoría, la posibilidad de recortar las expectativas públicamente es muy dolorosa.

Así que las expectativas continúan, y los gerentes siguen tratando de hacerles frente. Y lo que es más perjudicial, muchos inversionistas siguen creyendo en ellas; aún cuando, como ahora, claramente son sólo una fantasía.

Este artículo es de la edición del 16 de enero de 2012 de Fortune.

Ahora ve
Pese a Trump, las personas transgénero podrán enlistarse en el ejército de EU
No te pierdas
×