Fannie y Freddie, lejos de la salvación

Las agencias hipotecarias estadounidenses siguen en problemas y enfrentan cambios de CEO; los analistas dicen que la solución para estas entidades es liberarlas del control gubernamental.
fannie mae  (Foto: AP)
Paul R. La Monica
NUEVA YORK -

Han pasado más de tres años desde que el entonces secretario del Tesoro de Estados Unidos, Henry Paulson, disparara su famosa 'bazuka' metafórica y el gobierno federal tomara el control de las agencias hipotecarias Fannie Mae y Freddie Mac.

Lamentablemente, Fannie y Freddie siguen siendo un motivo de preocupación y una fuente de vergüenza nacional en Estados Unidos.

La noche del martes, Fannie Mae informó que su presidente ejecutivo, Mike Williams, dejaría el cargo en algún momento de este año. Ello siguió a la noticia el año pasado de que el presidente ejecutivo de Freddie Mac, Ed Haldeman, también tenía planeado dejar el puesto.

El ex presidente ejecutivo de Fannie, Daniel Mudd y el ex presidente ejecutivo de Freddie, Richard Syron, han sido acusados de fraude por la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés).

Ambas agencias, que juegan un papel clave para ayudar a asegurar el financiamiento para propietarios de viviendas, han seguido acumulando considerables pérdidas financieras en los últimos años. Se estima que su plan de rescate finalmente costará a los contribuyentes 124,000 millones de dólares hasta el 2014.

Sin embargo, no se ha hecho mucho para tratar de mejorar a las dos empresas. Se abordó sorprendentemente poco acerca de la reforma actual de Fannie y Freddie en la Ley Dodd-Frank de Reforma a Wall Street, que entró en vigor en 2010.

Varios miembros del Congreso -entre ellos el ex senador Chris Dodd y el representante Barney Frank- han sido acusados de conflicto de intereses con respecto a Fannie y Freddie. Los legisladores han negado en repetidas ocasiones que esto haya jugado un papel importante en la falta de una nueva e importante normativa para Fannie y Freddie.

Pero el mayor problema es que el control gubernamental total de Fannie y Freddie convierte a estas agencias en herramientas legislativas convenientes para los miembros en ambos lados del pasillo.

Por ejemplo, el Congreso finalmente aceptó la prórroga temporal del recorte al impuesto sobre la nómina a finales del año pasado. Pero para ayudar a financiar eso, Fannie y Freddie fueron obligados por su supervisor, la Agencia Federal de Financiamiento de la Vivienda (FHFA, por sus siglas en inglés), a aumentar las tarifas que cobran a los prestamistas para garantizar nuevos préstamos.

"El problema es que Fannie y Freddie son la alcancía del Congreso. Lo que tendrá que suceder es que Fannie y Freddie deben ser retiradas de la tutela o esto no va a terminar", dijo Anthony Sanders, investigador senior del Centro Mercatus de la Universidad George Mason en Fairfax, Virginia.

"Cada vez que miras las noticias y ves a Freddie Mac o Fannie Mae en un titular, te estremeces por lo que el Congreso y la FHFA le van a pedir hacer ahora", agregó Sanders.

Otros argumentan que los políticos necesitan replantear la política de vivienda, en general.

Podría ser una herejía para un funcionario elegido sugerir que rentar es el nuevo sueño americano. Pero mientras la propiedad de la vivienda siga siendo presentada como el 'Olimpo' del éxito financiero y una meta para todos los estadounidenses, debemos esperar más de lo mismo de Fannie y Freddie.

"En un principio, Fannie y Freddie nacieron a partir de un objetivo sensato de crear más liquidez en el mercado de la vivienda. Pero acabaron comprometidas por razones políticas", dijo Joseph Mason, profesor del departamento de Finanzas de la Escuela de Negocios W.J. Ourso de la Universidad Estatal de Louisiana, en Baton Rouge.

"Nadie en Washington ha desistido de la propuesta populista de que todo el mundo debería poseer una casa. Hasta que eso cambie, nada cambiará en Fannie Mae y Freddie Mac", agregó.

Así que, ¿cuál es la solución para Fannie Mae y Freddie Mac? Tienen que ser desenganchadas de los beneficios del gobierno. En lugar de que la FHFA sea su amo, el libre mercado debería tomar ese puesto.

Sí, me doy cuenta de que eso significa pedir a las mismas personas que ayudaron a contribuir a la catástrofe financiera de 2008 que se involucren más de nuevo. Pero ésa es una alternativa mejor a que las cosas permanezcan igual.

"Uno esperaría que con el tiempo haya una mayor participación del sector privado en el negocio de la financiación hipotecaria. No va a suceder ahora, dado el estado del mercado, pero continuar usando a Fannie y Freddie para estimular la vivienda no es viable", dijo Brian Levitt, economista de OppenheimerFunds en Nueva York.

"Tenemos que darnos cuenta de que la manera en que funcionaban las cosas antes no va a funcionar en el futuro", añadió Levitt.

Exactamente. ¿Qué incentivo hay para un presidente ejecutivo brillante para venir a trabajar para Fannie o Freddie cuando el gobierno es el jefe supremo?

Para ser justos, Fannie Mae y Freddie Mac han limpiado sus balances un poco en los últimos años. No han cometido los mismos errores en lo que respecta a financiar riesgos de malos créditos como lo hicieron durante el auge de la vivienda.

Pero mientras los préstamos antiguos sigan siendo un problema, ¿quién querría liderar a Fannie o Freddie? Es un trabajo ingrato. Tanto Williams como Haldeman fueron criticados por sus salarios. ¿Quién necesita esa pena?

"Fannie y Freddie probablemente tendrán una puerta giratoria de presidentes ejecutivos durante un tiempo hasta que se haga algo de manera permanente para arreglarlas", dijo Sanders. "Los préstamos heredados están matando a Fannie y Freddie. Es una situación insostenible para los ejecutivos en estos momentos".

Pero no es tan insostenible para los políticos y los burócratas. Ése es el problema.

Ahora ve
Con Guillermo del Toro a la cabeza, así quedan las nominaciones a Globos de Oro
No te pierdas
×