Grecia busca evitar la bancarrota

Los inspectores internacionales pretenden reducir el gasto y aumentar los ingresos de Atenas; el Gobierno griego busca que se condone el 50% de la deuda helena.
grecia  (Foto: AP)
ATENAS (AP) -

Grecia reanudó este martes las negociaciones con los inspectores internacionales de su deuda en una carrera contra reloj para evitar la bancarrota, lo que podría ocasionar una reacción en cadena que destruya a la postre el euro. Los inspectores de la deuda -cuyos directores son esperados el viernes en Atenas tras la preparación por adelantado de sus equipos técnicos- encaran una tarea formidable: tienen que encontrar nuevas formas de reducir el gasto público y aumentar los ingresos en un país que parece inmune a las reformas fundamentales.

Entretanto, unos 10,000 manifestantes participaron de actos en el centro de Atenas contra posibles reducciones de sueldos en el sector privado, afectado por la recesión. Las protestas afectaron el transporte público y otros servicios. Los sindicatos de periodistas declararon una huelga de 48 horas.

La Policía dijo que un agente de la división antiterrorista vestido de paisano fue golpeado por una treintena de manifestantes que lo despojaron de su arma. Fue el único acto de violencia registrado.

Presionados por el gobierno, sindicatos y cámaras empresariales deben iniciar conversaciones el miércoles sobre la reducción de costos laborales. Algunos miembros del equipo de inspección de deudas iniciaron las conversaciones este martes, en tanto se aguarda el arribo de sus jefes el viernes.

En cuanto a los inspectores de la deuda, además de identificar los incumplimientos ocurridos desde su anterior visita en diciembre, deberán elaborar un plan detallado de gastos para los próximos dos años si Atenas quiere recibir otros 130,000 millones de euros (166,000 millones de dólares) en créditos de rescate.

Esos créditos fueron prometidos en octubre, tras ser obvio que un primer plan de ayuda de 110,000 millones de euros otorgado en mayo de 2010 fue insuficiente.

Los inspectores del Fondo Monetario Internacional y el Banco Central Europeo y la Comisión Europea no son los únicos extranjeros que llegaron a la capital esta semana.

Mientras examinan los libros de contabilidad griegos, el gobierno de Atenas está enfrascado igualmente en una batalla para convencer a los bancos y los tenedores de bonos privados que condonen el 50% de la deuda soberana griega que poseen mediante un canje de bonos de menos valor nominal, menores intereses y un plazo de vencimiento mayor.

Al mismo tiempo, el presidente del equipo de la Unión Europea para analizar la situación de Grecia se encuentra también en Atenas, empeñado en reducir la cuantiosa burocracia oficial, mejorar el cobro de impuestos y comenzar los estancados proyectos de infraestructura.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Para el gobierno griego, la situación no puede ser más delicada. El país debe pagar 14,500 millones de dólares en bonos que vencen en marzo, aunque no tiene dinero para ello. Las negociaciones con los tenedores de bonos sobre el canje deben concluir el 30 de enero, cuando los líderes europeos se reunirán en Bruselas para analizar lo acordado.

Las negociaciones sobre el canje de bonos con el Instituto de Finanzas Internacionales, que representa a los tenedores de esas obligaciones, quedaron atascadas el viernes

Ahora ve
El esperado octavo episodio de la saga ‘Star Wars’ llega a los cines del mundo
No te pierdas
×