Negociador sale de Atenas

El representante de los acreedores privados dejó la ciudad, aún no hay acuerdo de canje de deuda; las conversaciones con el Gobierno se mantienen, precisó el Instituto Internacional de Finanzas.
Grecia  (Foto: AP)
LONDRES, ATENAS (Agencias) -

El representante de los acreedores privados de Grecia salió de Atenas este sábado, sin tener un acuerdo sobre un plan de canje de deuda, vital para evitar una moratoria desordenada. El primer ministro Lucas Papademos y el ministro de Hacienda, Evangelos Venizelos, se habían reunido con Charles Dallara durante más de cuatro horas el viernes, y las conversaciones se prolongaron más allá de la medianoche.

La agencia de noticias Reuters indicó que las conversaciones continuarían telefónicamente durante este fin de semana, según fuentes consultadas, pero que es poco probable que se logre un acuerdo antes de la semana próxima, mientras Atenas corre contra el reloj para lograr un trato.

Las fuentes de Reuters dijeron que se alcanzó un gran progreso sobre los detalles del plan durante las negociaciones entre Atenas y Charles Dallara, quien también funge como jefe del Instituto Internacional de Finanzas (IIF), pero que cualquier pacto requiere la aprobación del Fondo Monetario Internacional (FMI) y de los países de la zona euro, que insisten en un recorte sustancial de la carga de deuda.

Más tarde este sábado, el IIF informó que las conversaciones continuaban y que la salida de Atenas de su director era un evento previsto y que no fue inesperada.

Charles Dallara "tenía compromisos personales pendientes" fuera de Grecia, dijo el IIF en un comunicado.

Funcionarios del Gobierno griego dijeron el viernes por la noche que se esperaba que las negociaciones de Atenas continuaran el sábado.

"Las conversaciones continúan. Un equipo de expertos que representan el comité directivo permanece en Atenas y estará trabajando con funcionarios del Gobierno en muchos aspectos (de la deuda de ese país en manos de inversionistas extranjeros)", dijo el organismo en el comunicado.

El FMI y los países de la Unión Europea (UE), y en particular el líder del bloque, Alemania, quieren asegurarse que el acuerdo haga que las desordenadas finanzas griegas regresen a un camino sostenible antes de aprobar un nuevo rescate por 130,000 millones de euros, que además es crucial para evitar un default desordenado.

El FMI insiste en que el acuerdo debe garantizar que la carga de deuda de Grecia sea reducida a 120% de su PIB para 2020, desde el actual 160%, tal como fue acordado en una cumbre de la UE en octubre.

El prestamista ha advertido que ese objetivo es complicado porque las perspectivas económicas de Grecia se han deteriorado desde entonces.

"Las cosas están complicadas, nos estamos acercando a las cifras, pero sigue habiendo trabajo por delante. Las discusiones se mantendrán por teléfono durante este fin de semana, pero es poco probable que se logre un acuerdo antes de la semana próxima, si llega a haber acuerdo", dijo una fuente.

Una reunión prevista para el lunes entre ministros de Finanzas de la zona del euro será vital para las negociaciones sobre el canje de deuda.

"El resultado en términos de lograr el objetivo deuda-PIB dependerá de cómo se construya el análisis de sostenibilidad de deuda, que no es una ciencia exacta, sino más bien una especie de arte", dijo a Reuters una fuente de alto nivel de la UE.

Deterioro de panorama

Un nuevo análisis de sostenibilidad de deuda de Grecia podría estar listo antes de la reunión del lunes del Grupo Euro, o para mediados de semana, agregó la fuente.

El IIF dijo el viernes que se estaban acomodando los elementos del acuerdo.

"Ahora es el momento de actuar con decisión y tomar la oportunidad de finalizar este acuerdo histórico y contribuir a la estabilidad económica de Grecia, el área euro y la economía mundial", indicó.

La declaración parecía dirigirse a los prestamistas oficiales de Grecia, la UE y el FMI, que han tenido un duro regateo sobre las negociaciones.

Además parece insistir en que el acuerdo debe reducir sustancialmente la deuda de Grecia, dijeron fuentes en Atenas.

Los tenedores privados de bonos probablemente asuman un recorte de un 65 a un 70% de sus tenencias.

Los nuevos bonos griegos tendrían un vencimiento de 30 años y un cupón progresivo, o tasa de interés, con un promedio de 4%, dijo a Reuters otro funcionario bancario cercano a las negociaciones.

Se formaría un incentivo en efectivo de 15% con bonos de vencimientos cortos del fondo de rescate temporal de Europa, la Facilidad de Estabilidad Financiera Europea (EFSF), dijeron a Reuters dos fuentes.

Las discusiones sobre el cupón han sostenido las negociaciones mientras Grecia se apura en lograr un acuerdo, lo que aumenta la posibilidad de un desastroso default cuando Atenas enfrente 14,500 millones de euros (18,500 millones de dólares) en pago de bonos en marzo.

Con información de Reuters y AP

Ahora ve
La primera tormenta invernal de la temporada cubre de nieve el norte de México
No te pierdas
×