Hasta los monumentos se roban en GB

Ante el alza de precios del sector, la ola de robo de metales ‘arrastra’ a estatuas y obras de arte; iglesias, el sistema de trenes y hasta hospitales han sido presa de los ladrones.
Cobre  (Foto: Thinkstock)
LONDRES (CNN) -

La estatua de bronce de Alfred Salter estuvo por años en un banco a la orilla del río Támesis, en un homenaje al médico que dedicó su vida a un distrito de Londres otrora famoso por sus niveles de pobreza y enfermedades. El banco está ahora vacío, pues la figura fue víctima de una ola de robos de metales que está afectando a Gran Bretaña y amenaza a obras de arte e infraestructura debido a que los ladrones buscan capitalizar los crecientes precios del sector.

En búsqueda del metal, los delincuentes han agregado a sus objetivos placas conmemorativas y obras de arte. Según la Policía, los materiales hurtados le cuestan a Gran Bretaña cientos de millones de libras por año.

"Fue una inspiración para mucha gente y un incansable activista contra la injusticia social, por eso es una vergüenza que los ladrones se hayan llevado su homenaje", dijo Johanna Crawshaw, el último familiar vivo de Salter, que prometió duplicar una recompensa local por información que lleve a recuperar la estatua.

Los carteles de recompensa están pegados por todo Bermondsey, en donde antes existía un barrio bajo junto al río descrito por Charles Dickens en Oliver Twist, ubicado en el municipio londinense de Southwark.

El distrito también fue testigo de otro robo en diciembre, en un parque público donde sólo quedan dos trozos de una valiosa obra de la reconocida escultora británica Barbara Hepworth.

Las iglesias han informado el robo de memoriales de guerra hechos de metal y el periódico británico Jewish Chronicle reportó el hurto de un memorial de bronce conmemorativo de las víctimas del Holocausto.

En Gales, el Hospital Universitario Llandough se vio forzado a posponer más de 80 operaciones en diciembre, entre ellas a pacientes con cáncer, después de que uno de sus generadores fue robado.

¿Crimen  de austeridad?

El robo de cables de cobre de las vías ferroviarias ha causado miles de horas de retrasos en todo el país, mientras que el hurto de cables de electricidad deja a miles de hogares en la oscuridad.

Algunos desventurados ladrones han muerto intentando robar cables eléctricos.

Desde enero de 2009, el precio de este tipo de cobre se ha más que duplicado en la Bolsa de Metales de Londres (LME, por su sigla en inglés).

Chatarreros contactados por la agencia de noticias Reuters dijeron que pagan unas 3.50 libras (5.50 dólares) por un kilo del metal, dependiendo de la calidad y el precio en el mercado ese día.

Algunos medios han calificado al robo como un oportunista "crimen de austeridad" en un momento de dificultades económicas, pero la Policía apunta cada vez más a redes de crimen organizado usando técnicas sofisticadas.

Proteger al metal de los ladrones es especialmente difícil en las áreas rurales, donde la Policía es usualmente poca.

La iglesia de la localidad de Haworth, en Yorkshire, donde las hermanas escritoras Charlotte y Emily Bronte están sepultadas, lanzó un pedido para financiar el arreglo de su techo, cuyo mal estado empeoró por los repetidos robos.

"Es un problema en la Inglaterra rural. Estas personas tienen rienda suelta para no ser detectadas. Tenemos una presencia policial muy pequeña. Nuestro equipo de vigilancia barrial es fabuloso, pero (...) somos una presa fácil", dijo John Huxley, presidente del Consejo Parroquial de Haworth.

Una gran parte de la industria del desguace de metales, que mueve unos 5,000 millones de libras por año, se basa en dinero en efectivo, convirtiéndola en ideal para hacer dinero rápido sin dejar un rastro en papel.

El Parlamento evalúa un proyecto que podría endurecer las leyes para el comercio con metales, incluyendo el fin de las operaciones en efectivo, y darle mayores poderes a la Policía y la Justicia para cerrar locales sospechosos.

La Asociación Británica de Reciclaje de Metal afirma que un sistema sin dinero en efectivo llevará al negocio a depósitos ilegales.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Entre tanto, el Consejo de Southwark lleva adelante un arriesgado proyecto de 165 piezas de arte público en el barrio, y podría usar cámaras en circuito cerrado para controlar las más valiosas o colocarlas en depósito hasta que puedan ser exhibidas sin peligro.

Dos estatuas ya en depósito son las de la hija de Salter y su gato. La estatua de Salter, que se podía ver desde el Puente de Londres, lo mostraba saludando con la mano a su hija en tiempos más felices, antes de que ella muriera de escarlatina a los nueve años.

Ahora ve
La vaquita marina, el negocio de la extinción
No te pierdas
×