G20 urge a apuntalar rescates para la UE

Se buscan acuerdos entre países miembros para fortalecer esquemas de ayuda, dice Gerardo Rodríguez; el subsecretario de Hacienda reconoce que la crisis ha empeorado el balance de riesgos para México.
regordosa  (Foto: Alex H.O)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El G20 demanda que todos los países miembros aporten recursos para capitalizar los diversos esquemas de apoyo a la deuda soberana europea, una crisis que cada día se complica más, pero el plan ha enfrentado obstáculos de Estados Unidos y otras naciones.

"Estamos en una etapa muy temprana todavía de las discusiones, pero esperamos que eventualmente podamos avanzar en la dirección en la que Europa efectivamente contribuya con recursos adicionales a sus esquemas y eso abra la puerta para que otros países no europeos miembros del G20 también puedan contribuir con mayores recursos con el FMI", dice el subsecretario de Hacienda, Gerardo Rodríguez.

Lo anterior, como parte de los esfuerzos que México coordinará luego de haber asumido la presidencia del grupo de las 20 naciones más industrializadas del mundo (G20) durante 2012.

Se reconoce la necesidad de apuntar no solo al Fondo Monetario Internacional (FMI), sino también al fondo permanente de rescate a la eurozona, dice el funcionario en entrevista con Grupo Expansión, y existe el compromiso del G20 de abordar la discusión de manera paralela tanto para Europa como para el organismo financiero internacional.

Sin embargo, EU ha dicho que no tiene la intención de buscar fondos adicionales para el FMI, mientras que la canciller alemana Angela Merkel advirtió que su país no tiene recursos infinitos para seguir ayudando a otras naciones europeas y en Davos restó importancia a la creciente urgencia de los 17 países de la eurozona para que amplíen sus reservas de contingencia.

El FMI busca reforzar su capital en 600,000 millones de dólares para ayudar a los países con problemas por la crisis de deuda de la zona euro, pero algunas naciones insisten en que primero Europa debe hacer más para apoyar a sus complicados miembros.

En la reunión de viceministros y subgobernadores, -que se llevó a cabo en la capital mexicana el 19 y 20 de enero pasados y fue la primera de la presidencia del G20 en manos de México- se acordó avanzar en paralelo la discusión de Europa y del FMI "idealmente con la idea de poder llegar a buen término con ambas discusiones y que resulte en un apuntalamiento adicional tanto del FMI como de los esquemas europeos".

"El G20 tiene la responsabilidad y el compromiso de asegurarse que los esquemas de apoyo para la deuda soberana estén debidamente capitalizados, debidamente dotados de los recursos y de las herramientas que necesitan", afirma Rodríguez Regordosa.

Empeora balance de riesgos

El subsecretario de Hacienda reconoce que la situación en Europa cada día se complica más, sobre todo "en la parte de la actividad económica y las previsiones de crecimiento de han revisado a la baja", aunque destaca que algunas de las medidas adicionales que han estado tomando desde diciembre "han ayudado a reducir el nivel de estrés en los mercados financieros, en particular la participación del Banco Central Europeo en los esquemas de financiamiento para los bancos".

En su opinión, esta medida ha permitido reducir este ambiente de incertidumbre "y se ha sentido en los distintos mercados tanto de crédito como de capital y en los tipos de cambio. En México lo hemos visto con el peso que ha pasado de 13.80 a casi a 13 pesos, que es un reflejo también de que los fundamentales que empiezan a surtir efecto en este entorno de menor incertidumbre por el tema europeo".

No obstante, Rodríguez Regordosa dice que el entorno todavía es muy complejo, pero hay un nivel conciencia y compromiso tanto de Europa como de otras regiones de que se necesita hacer más y es ahí donde el G20 se vuelve un instrumento relevante.

Para México, estima un crecimiento de 3.5% en 2012. "Es una previsión realista que recoge la última información que existe, pero por la situación de Europa el balance de riesgos de nuestras previsiones ha venido empeorando en las última semanas" y estima que la expansión del PIB durante 2011 habría sido de 4%.

G20 no apoya impuestos a operaciones financieras

La propuesta europea de aplicar impuestos a transacciones financieras no ha encontrado eco entre los países del G20, asevera el subsecretario de Hacienda, y solo algunos países lo seguirán discutiendo, seguramente a nivel de la Comisión Europea.

"No es un tema relevante en nuestra agenda del G20, es apenas una propuesta de la Comisión Europea que tiene apoyo de ciertos países a nivel de Europa, pero no tiene el apoyo de algunos otros países".

Explica que pretendían que la medida se adoptara de manera generalizada, "porque es la forma en la que se minimiza la erosión de este tipo de impuestos en el tiempo. Creemos que es una mala idea sobre todo para economías emergentes que tenemos una agenda pendiente, todavía importante, en materia de inclusión financiera".

Considera que es un contrasentido el querer hacer un cargo a los usuarios de los sistemas financieros cuando hay un porcentaje importante de la población que se tiene que incorporar a estos servicios.

"Es una reacción tal vez con algún ángulo político en Europa tratar de imponerle esto a los bancos, pero quien lo paga son los usuarios, los consumidores de los productos y servicios financieros", menciona Rodríguez Regordosa.

"La evidencia empírica muestra, y hay ejemplos sobre todo en Latinoamérica, que la capacidad recaudatoria de estos impuestos se erosiona rápidamente porque los intermediarios están buscando la forma de darle la vuelta y lo que sí provoca es una desintermediación de los sistemas financieros. Son consecuencias indeseables para una economía como la nuestra".

Esquemas de fortalecimiento

En materia de regulación financiera, y para fortalecer los esquemas de financiamiento, en los trabajos que llevará a cabo el G20 se analizarán diversos temas, y entre ellos la supervisión y regulación serán clave.

"Está por ejemplo toda la parte de derivados fuera de mostrador (over the counter) para que puedan empezar a operar en mercados organizados y de manera estandarizada; si no es posible, que al menos entreguen información de forma tal que las autoridades tengan claridad de todo el tipo de operaciones de derivados que se están haciendo alrededor del mundo", agrega el funcionario.

La agenda se va desahogando en el Consejo de Estabilidad Financiera en Basilea. "Muchos de estos componentes ya tienen acuerdos puntuales y otros se están desarrollando, así que durante 2012 habrá una fase de implementación de todo esto que opera de manera conjunta con las nuevas reglas, tanto de liquidez y capital, que acordó el comité de Basilea y tienen una fase de introducción a lo largo de los siguientes años".

Ahora ve
Esta es la propuesta de gabinete de Andrés Manuel López Obrador
No te pierdas
×