La solución a la crisis ‘huye’ de Europa

Autoridades del bloque pretenden una consolidación fiscal que vaya acompañada con el crecimiento; sin embargo, la abultada deuda de Grecia es aún un foco rojo para el bloque monetario.
euro billetes  (Foto: Thinkstock)
Ben Rooney
NUEVA YORK -

Los líderes de la Unión Europea celebran este lunes su primera cumbre del año. La buena noticia es que las condiciones en Italia y España están mejorando, no obstante, el destino de Grecia es incierto. La agenda oficial busca adoptar un enfoque equilibrado entre medidas fiscales más austeras para los países con niveles de endeudamiento insostenibles, y políticas que ayudarán a impulsar el crecimiento económico en las 17 naciones que comparten la moneda euro.

Se prevé que la economía de la eurozona sufrirá una recesión leve este año, toda vez que los gobiernos recortarán el gasto para equilibrar sus presupuestos. Pero demasiada austeridad también podría agravar la recesión. "No es una elección entre consolidación fiscal y crecimiento, necesitamos ambas", declaró el viernes José Manuel Durao Barroso, presidente de la Comisión Europea.

Esta última reunión del Consejo Europeo continúa una serie de cumbres sostenidas el año pasado por el liderazgo europeo a medida que la crisis de deuda en la región se intensificaba. Ahora que los costos del crédito para Italia y España se han relajado, las autoridades esperan atajar desafíos políticos y económicos más acuciantes. Sin embargo, las dificultades que Grecia está enfrentando al negociar su deuda con los acreedores han avivado los temores de una suspensión de pagos o default, y los inversionistas están cada vez más preocupados por Portugal, cuyos costos de crédito se dispararon a máximos históricos la semana pasada.

Se espera que el liderazgo de la eurozona apoye un tratado que aceleraría la implementación del Mecanismo Europeo de Estabilidad, una medida diseñada para fortalecer el ‘cortafuegos' financiero de la región, apuntó el jueves el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy.

Además, los líderes continuarán discutiendo los detalles de un pacto fiscal encaminado a reforzar la disciplina presupuestaria e intensificar los vínculos políticos. La esperanza es que ese convenio se firme en la próxima cumbre europea de marzo.

De acuerdo a Daniel Gros, director del  Centre for European Policy Studies en Bruselas, dicho pacto fiscal es "más que nada simbólico, pero será recibido como un gran avance". El acuerdo incluye normas jurídicamente vinculantes para un presupuesto equilibrado así como nuevas sanciones para los estados miembro que no cumplan con las reglas relacionadas al déficit. Pero queda por ver si el pacto será ejecutado con más agresividad que las existentes reglas presupuestarias. 

Entre tanto, Grecia y sus acreedores en el sector privado aún tienen que fijar los términos de un acuerdo para reducir la enorme carga de deuda del país. La reestructuración es una condición clave para el Gobierno de Atenas si quiere recibir más fondos de rescate y evitar en marzo un default que parece inevitable.

Los acreedores, por lo demás, no han convenido el monto de la pérdida o quita voluntaria que aceptarán sobre los bonos griegos como parte de un canje de deuda. Con todo, el Institute of International Finance, la entidad que representa al sector privado en esta negociación, dijo el sábado que las conversaciones avanzaban y que la próxima semana podría alcanzarse un acuerdo.

Las discusiones que sostiene Grecia con sus acreedores han despertado el temor en el mercado de bonos de que Portugal quizás busque un acuerdo similar para reducir su deuda pública. Al mismo tiempo, los costos del crédito para España e Italia han disminuido desde los niveles alarmantemente elevados registrados hace unas semanas. Ambas naciones han logrado vender bonos de corto plazo a inversionistas privados, lo que ha mitigado el recelo de que la crisis de deuda se estuviera propagando a miembros medulares de la zona euro.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Así mismo, el Banco Central Europeo ha lanzado un nuevo y agresivo programa de préstamos que busca prevenir una crisis crediticia en el sistema bancario. En diciembre, el Banco Central inyectó al sector bancario alrededor de 500,000 millones de euros en préstamos de largo plazo e implementará una segunda ronda en febrero.

Pese a las señales de progreso, los expertos indican que la última cumbre probablemente no ofrezca la solución comprensiva que las autoridades europeas han perseguido en las numerosas reuniones realizadas el año pasado. "Es demasiado optimista esperar una gran solución. Es más probable que decepcione si ocurre algo impredecible", anota Jennifer McKeown, economista de la firma londinense Capital Economics.

Ahora ve
EU está dispuesto a dialogar con Corea del Norte “sin condiciones previas”
No te pierdas
×