Acreedores exigen más reformas a Grecia

El país está bajo presión ante las peticiones de ajustes adicionales al gasto y una reforma laboral; Atenas busca convencer que implementará las reformas a cambio de un canje de deuda.
Grecia  (Foto: Photos to go)
ATENAS (CNN) -

Grecia, al borde de la quiebra, continúa este martes las negociaciones con sus acreedores externos, a quienes intentaba convencer de que implementará los recortes al gasto y las reformas laborales exigidas a cambio de un canje de deuda y de un rescate necesario para evitar una caótica moratoria. En el marco de las negociaciones, el país está bajo presión para que haga un mayor esfuerzo con el fin de reducir la brecha de financiamiento causada por el deterioro de su economía y el descarrilamiento de su anterior plan de reformas.

Además de las impopulares medidas de austeridad que con regularidad generan protestas en las calles de Atenas, los acreedores de Grecia han exigido recortes adicionales al gasto público equivalentes al 1% del Producto Interno Bruto -poco más de 2,000 millones de euros- este año.

Estos recortes incluyen grandes reducciones en defensa y en salud.

Un importante banquero griego dijo que un acuerdo con los tenedores de bonos privados para reestructurar 200,000 millones de euros en deuda griega estaba bastante avanzado tras meses de negociaciones, pero que un entendimiento final dependía de que Atenas demostrara su compromiso de emprender reformas.

"El acuerdo de canje de deuda está listo, pero no se anunciará antes del fin de la semana y hasta que el Gobierno haga compromisos de reformas en temas laborales y el sistema de pensiones", dijo el banquero, que pidió no ser identificado.

"Al demorar el canje de deuda, los socios europeos están poniendo presión sobre el Gobierno y los líderes políticos para que hagan determinados compromisos", agregó.

El primer ministro heleno, Lucas Papademos, confirmó este martes que Grecia apuntaba a alcanzar un acuerdo definitivo sobre el canje de deuda para fines de esta semana, casi al mismo tiempo que espera concluir las negociaciones con sus prestamistas multilaterales para un segundo plan de rescate.

Papademos reconoció que el punto más difícil en las negociaciones con la llamada troika -formada por el Fondo Monetario Internacional, el Banco Central Europeo y la Unión Europea- giraba en torno a los recortes al gasto y a la reforma laboral.

La perspectiva de que haya elecciones tan pronto como en abril también ha complicado las conversaciones, ya que los líderes políticos del Gobierno de unidad nacional liderado por Papademos buscan distanciarse de las impopulares medidas de ajuste.

La tardanza de Atenas ha exasperado a muchos de los socios europeos, que dicen que el país debe comprometer las medidas acordadas más allá de quien gane los comicios.

Un ministro alemán llegó incluso a proponer que Grecia entregue el control de su política presupuestaria a instituciones externas en caso de no poder implementar las reformas, aunque Berlín ha moderado el tono tras la airada reacción de las autoridades griegas a la propuesta.

En un reflejo de las cosas que están en juego, el consejero de Gobierno del BCE Ewald Nowotny dijo que la permanencia de Atenas en la zona euro depende de su capacidad para implementar una serie de medidas.

"Yo esperaba que estas medidas fueran implementadas, pero uno no puede estar absolutamente seguro", declaró Nowotny a una radio austriaca.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El tiempo se está acabando para Grecia, que necesita concluir las negociaciones por su deuda y el plan de rescate a más tardar para mediados de febrero, para asegurarse nuevos fondos que le permitan evitar una cesación de pagos caótica cuando 14,500 millones de euros en bonos venzan en marzo.

 

Ahora ve
El relevo de Norberto Rivera es bien recibido por feligreses católicos mexicanos
No te pierdas
×