Inflación resiste a peso débil: Banxico

El efecto de la depreciación del tipo de cambio en los precios es moderado, dice el Banco Central; advierte que la economía transita hacia un entorno externo menos positivo para el crecimiento.
Agustin Carstens  (Foto: (Archivo)
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El Banco de México (Banxico) aseguró que la reciente caída del peso tendría un efecto moderado sobre la inflación, ya que la depreciación de la moneda estaría comenzando a revertirse, de la mano de los sólidos fundamentos de la economía.

"Bajo estas condiciones, es de esperarse que en la fase actual del ciclo económico el traspaso de una depreciación sobre los precios internos sea moderado", dijo la entidad monetaria al publicar su programa monetario del 2012.

En un escenario que se caracteriza por una brecha del producto aún negativa y por condiciones de holgura en el mercado de trabajo, los incentivos de los agentes económicos para ajustar sus precios son menores, lo que también estaría contribuyendo a un reducido efecto sobre la inflación.

En el informe, el banco central mexicano destacó que recientemente la economía mexicana ha venido transitando hacia un entorno externo menos favorable para el crecimiento, debido a la desaceleración en el ritmo de actividad económica global.

El costo de ajuste a este nuevo entorno será menor en la medida en que se mantenga una depreciación del tipo de cambio real.

No obstante, el aumento en el precio relativo de las mercancías respecto de los servicios se espera se vea reflejado solamente en un aumento temporal en la inflación de las mercancías.

Por consiguiente, la autoridad monetaria se mantendrá atenta a que las expectativas de inflación se mantengan bien ancladas y que el proceso de formación de precios en la economía no se vea contaminado.

Sin embargo, Banxico no prevé una contaminación del proceso de formación de precios en la economía ante los diversos choques de oferta que han tenido lugar recientemente (precios de productos agropecuarios y ajuste del tipo de cambio).

La credibilidad de la política monetaria que ha venido reforzando el banco central mexicano no puede darse por sentada, por lo cual, reiteró que es indispensable que la autoridad monetaria mantenga su compromiso por alcanzar el objetivo permanente de 3% de inflación.

En caso de que se identifique un deterioro en el comportamiento de los determinantes de la inflación, tales como la brecha del producto, los precios públicos, los precios de los granos y otras materias primas, o bien que se detecte una diferencia sostenida de las expectativas de inflación que sea incongruente con el proceso de convergencia a la meta permanente de 3%, el Instituto Central ajustará su política monetaria mediante su objetivo para la Tasa de Interés Interbancaria a un día. De esta forma, el Banco de México cumplirá con el mandato constitucional de procurar la estabilidad del poder adquisitivo de la moneda.

Aunado a lo anterior, otro factor que es importante para asegurar un entorno de inflación baja y estable en el mediano y largo plazo es el funcionamiento ordenado del sistema financiero.

La presencia de desbalances económicos o financieros puede afectar desfavorablemente a las actividades productivas mediante un efecto riqueza que perturbe la demanda agregada y, por consiguiente, la dinámica de la inflación.

Es por ello que para alcanzar y mantener la estabilidad de precios, la conducción de la política monetaria requiere de un horizonte de tiempo lo suficientemente amplio en el que sea factible identificar los riesgos implícitos asociados con la evolución de variables financieras, como los agregados crediticios e indicadores de solvencia financiera.

Consideró que es fundamental tener en cuenta que la complementariedad existente entre la estabilidad de precios y la estabilidad financiera. La crisis de 2008 en los países desarrollados ha destacado que el instrumento de política monetaria pierde eficacia en periodos de disrupciones generalizadas al sistema financiero.

Debido a ello, destacó que la política monetaria debe ser congruente con una política macro-prudencial con el propósito de prevenir situaciones que puedan poner en riesgo el funcionamiento ordenado del sistema financiero nacional, así como la evolución de la actividad económica y de la inflación. Asimismo, lo anterior es primordial para facilitar la respuesta oportuna de las autoridades financieras ante posibles contingencias.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Con información de Reuters

 

Ahora ve
Estos ‘huevos revueltos’ son preparados sin huevos
No te pierdas
×