S&P quiere ‘dialogar’ sobre regulación

Douglas Peterson, nuevo líder de la agencia afirma que hay un ambiente propicio para la negociación; respondió a rumores sobre la polémica rebaja de Europa y las nuevas reglas para las calificadoras.
standard and poors  (Foto: Cortesía Fortune)
Katie Benner

Cuando Douglas Peterson, el nuevo presidente de Standard & Poor's, habla acerca de su firma, repite las palabras calidad, integridad y experiencia una y otra vez.. "S&P se encuentra al borde de una tremenda oportunidad para crecer", dice Peterson, debido en gran parte trabajo producido por el equipo global de 1,300 analistas de la compañía.

"Una persona no hace grande a esta empresa. La calidad y el valor del trabajo fluye desde el equipo". A juicio de Peterson, S&P es un lugar emocionante para gente con mentalidad seria. Es difícil reconciliar la versión de Peterson de S&P, una división de McGraw-Hill, con la percepción popular de la empresa entre periodistas, políticos, legisladores y expertos del mercado.

S&P, junto con sus compañeras agencias de calificación Fitch y Moody's, fue ridiculizada por otorgar altas calificaciones crediticias a bonos hechos de hipotecas suprime (de alto riesgo). Este error de juicio ha sido utilizado desde entonces para desacreditar las opiniones emitidas por las agencias, incluyendo las recientes y destacadas rebajas en la deuda soberana de Estados Unidos y Europa. Innumerables editoriales han cuestionado si las regulaciones deben seguir usando las calificaciones como punto de referencia.

S&P y Moodys están siendo investigados por el papel que desempeñaron en la crisis financiera. Y los reguladores están trabajando duro tratando de crear nuevas reglas para estas empresas, las cuales podrían, entre otras cosas, dificultarles usar la primera enmienda para desviar demandas.

El desafío de Peterson será doble, el primero de ellos será evitar otro desastroso tropiezo en las calificaciones. Los cimientos para la primera tarea fueron colocados por el ex presidente de S&P, Deven Sharma, quien renunció en septiembre pasado. Sharma dirigió a la empresa durante el periodo más doloroso en sus 152 años de historia y revisó los criterios y las metodologías de la empresa. Peterson dice que la compañía no se desviará mucho del curso estratégico establecido por su predecesor.

Pero es generalmente aceptado dentro y fuera de la empresa que Peterson fue contratado para ayudar a pulir la imagen de S&P y reparar sus relaciones con reguladores y gobiernos.

El ex ejecutivo de Citigroup de 53 años de edad se hizo un nombre por sí mismo como un mediador exitoso. Más recientemente, ayudó a Citi a reparar sus relaciones con los reguladores en Japón, donde la reputación del banco había sido dañada por acusaciones de lavado de dinero. Peterson es un especialista en matemáticas de voz suave que luce como un imaginario hijo de Colin Firth y Anthony Edwards, y no es como muchos ejecutivos enérgicos de Wall Street. Durante nuestra reciente conversación en la sede de S&P en Manhattan, se mostró siempre optimista, amable y cortés. Es un graduado de Wharton, pero sin arrogancia. Da la impresión de ser un hombre razonable.

Pero la tarea que tiene por delante es mucho mayor que limpiar un desastre en una sucursal bancaria en Japón. Peterson está librando una guerra de opinión global en una empresa que es vilipendiada por políticos desde Tokio hasta París y Nueva York, y está haciendo todo lo posible por evitar una regulación que podría perjudicar el modelo de negocio de S&P. Y aunque realiza una firme defensa de su compañía, no está dispuesto o es incapaz de dar detalles acerca de cómo va a mejorar la reputación de la empresa.

Fortune se encontró con Peterson a su regreso de Davos, Suiza, donde asistió por primera vez al Foro Económico Mundial. A continuación se presentan extractos editados:

Mientras estuviste en Davos, ¿qué tipo de retroalimentación obtuviste acerca de S&P?

Básicamente todo el mundo tenía una pregunta o una idea acerca de S&P y, en general, se dividían en tres grupos. Algunas personas estaban muy bien informadas y eran reflexivas, y pensaban que las agencias de calificación habían jugado un papel constructivo al seguir su mandato, que consiste en proporcionar opiniones de crédito a futuro.

Hubo otros que no estaban conformes con las rebajas y querían compartir conmigo sus pensamientos acerca de por qué lo habíamos hecho demasiado tarde o por qué no debíamos hacer rebajas durante la crisis financiera.

Y había personas que estaban interesadas generalmente en el estado de los mercados y en la forma en que estaban siendo regulados. En las sesiones, a menudo escuché la pregunta, ¿qué significa esto para las agencias de calificación?

¿Sientes que S&P sigue estando bajo asedio en términos de opinión pública? Hay reguladores y políticos haciendo declaraciones casi todos los días de que nadie debería escuchar a las agencias de calificación nunca más.

Escuchamos de inversores y emisores que no valoran nuestras opiniones. Yo no hablo acerca de los políticos. No tengo ningún comentario al respecto.

Otra frase común es que las acciones de S&P sobre la deuda soberana europea no tienen sentido porque el mercado no respondió. ¿Qué piensas de la idea de que el mercado y las calificaciones deben estar alineados?

Ofrecemos una opinión sobre la reputación crediticia con base en datos, cifras e información que está disponible en ese momento. Nunca se ha dicho que seamos un sustituto para el entorno comercial o para la investigación de mercados. Nos fijamos en la capacidad y la voluntad de un prestatario para pagar. Eso es para lo que están diseñadas las calificaciones crediticias.

Sin embargo, la gente todavía duda de que S&P pueda ofrecer calificaciones de confianza.

Nos aseguramos de tener la más alta calidad en el trabajo que hacemos, y eso va a la raíz de nuestros criterios y metodología, nuestros proceso de trabajo y nuestra gente. Las personas son el factor diferenciador. No hacemos autos o aviones. El valor que creamos proviene de la calidad de nuestra gente y la calidad de nuestras metodologías.

¿Cómo competir con los bancos de inversión, que pagan mucho más, para conseguir personas con talento?

Una de las cosas más atractivas sobre el trabajo de S&P es la calidad de nuestro trabajo analítico. Si trabajas en un banco, la operación, la evaluación de crédito y los préstamos son los negocios principales. En nuestro caso, la actividad principal es el análisis, por lo cual atrae a personas que quieren estar en una empresa que es global, que abarca múltiples clases de activos, y que sólo hace trabajo analítico.

¿Qué te llevas de tus discusiones en Davos?

Un aprendizaje positivo fue que la gente tenía una comprensión firme de que las cosas tienen que hacerse y había un alto nivel de reconocimiento y comprensión acerca del impacto que esto puede tener en otras partes del mundo. Muchos países fuera de la zona euro están pidiendo velocidad, y todos entienden que este tipo de crisis -ya sea que te refieras a las crisis de los mercados emergentes o a la crisis de Estados Unidos de hace unos años- tiene que recibir resoluciones y soluciones.

Si no puedes fusionar la política monetaria y devaluar tu moneda, entonces, súbitamente, tienes que encontrar otras maneras de ser más competitivo o más integrado.

Así que, dentro de la zona euro hay mucha discusión sobre las diferencias culturales entre los países miembros y por qué la integración inicial no llegó tan lejos o tan rápido como se esperaba. Conciliar las diferencias culturales tiene que ser el siguiente nivel de integración, y lo que yo llamaría algunas de las barreras para una mayor integración fueron discutidas ampliamente, sobre todo cosas como actitudes diferentes acerca de las pensiones, la edad de jubilación, la atención médica, y lo que la gente le gusta llamar reforma estructural, es decir, impuestos y política fiscal.

¿Qué piensas de las propuestas de regulación para las agencias de calificación que están siendo lanzadas?

Las propuestas son todavía muy amplias, lo cual tiene sentido ya que esta regulación es bastante nueva. Sobre la banca, están discutiendo acerca de Basilea III, pero no hay mucha más regulación que no haya sido incluida en Basilea I y II. El plan de solvencia para las aseguradoras también tuvo un predecesor. Respecto a la regulación de las agencias de calificación, hay mucho menos historia.

Mucho antes de que yo llegara a S&P, la empresa inició un diálogo muy sólido con los responsables políticos para ayudar a formular un nuevo enfoque hacia la integridad y la gestión de las agencias de calificación. Quiero continuar ese diálogo proactivo a medida que analizamos la forma que tendrá la industria de la calificación dentro de la industria de servicios financieros.

Una cosa en la que estoy enfocado son las regulaciones propuestas que afectan la independencia de las decisiones de calificación. Quiero que las agencias de calificación desarrollen, administren y sean responsables de sus procesos, no los reguladores. Creo que algunas propuestas en Europa colocarían potencialmente a esos reguladores en la aprobación de los procesos y metodologías de calificación, y las estamos analizando con cuidado.

¿Por qué dejaste la banca para dirigir una empresa de calificación crediticia?

Pasé la mayor parte de mi carrera como banquero internacional poniendo atención a los mercados mundiales. A medida que hay una mayor integración del comercio mundial con los flujos globales de capital, hay muchas oportunidades para el trabajo de las agencias de calificación - investigación, pronósticos y publicación de calificaciones- para crecer de manera global, junto con la inversión y los flujos de capital y comercio. Podemos crecer en Estados Unidos y Europa Occidental, a medida que los mercados evolucionan, menos personas dependen de los bancos para conseguir préstamos, y los mercados de capitales se expanden. Y podemos crecer en los mercados emergentes que ahora están empezando a desarrollar productos como fondos de pensiones y mercados de seguros con más inversores institucionales.

Un factor crítico de éxito para S&P es  proporcionar una cobertura global que tenga la misma consistencia, calidad e integridad, para que nuestras calificaciones e investigaciones puedan ser utilizadas como puntos de referencia.

A finales de este año, McGraw-Hill se dividirá, y S&P será la fuerza impulsora detrás de la recién creada división McGraw-Hill Markets. ¿Crees que eso representa aún más presión para S&P para tener un buen desempeño?

Yo no lo veo así. McGraw-Hill Markets será un conjunto muy atractivo de las empresas que tienen oportunidades de crecimiento sorprendentes.

Terry McGraw, el veterano líder de McGraw-Hill, dirigirá McGraw-Hill Markets. Él está cerca de la edad de jubilación. ¿Estás en línea para suceder a Terry McGraw?

Yo no pensaría en eso en ese sentido. Me contrataron para hacer mi papel en S&P. Tenemos mucho trabajo por hacer y muchas oportunidades. Es por eso que estoy aquí.

¿Has estado en contacto con Jana Partners, el fondo de cobertura activista que impulsó la división de McGraw-Hill?

No he hablado con Jana. El consejo de administración y la alta dirección decidieron dividir la compañía por razones estratégicas, y para aprovechar las oportunidades del mercado.

¿Cómo ayuda a S&P tu perspectiva, al provenir del sector bancario?

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

No se trata de una persona. Éste es un equipo. Lo que es más crítico, más importante y más impresionante es que el S&P tiene 1,300 analistas talentosos en 23 países que cubren cada clase de activos, cada industria, y cada región a través de una metodología sólida y completa. La calidad y el valor de S&P se deriva de ese equipo.

No verás un gran cambio en la empresa. Simplemente planeo tomar ventaja de estas oportunidades muy interesantes para el crecimiento. A pesar de que los mercados han estado difíciles en los últimos años, la dinámica global que mencioné antes -los crecientes mercados de capital, economías de mercado emergentes que necesitan desarrollar mercados de capitales- será buena para S&P.

Ahora ve
El papel que juega Corea del Sur en la histeria actual por el bitcoin
No te pierdas
×