Grecia enfrenta negociación clave

El Gobierno busca que los líderes políticos acepten las condiciones del rescate de 130,000 mde; Atenas debe asegurar el nuevo paquete de ayuda con Europa y evitar un caótico cese de pagos.
grecia  (Foto: CNN)
ATENAS (CNN) -

Los líderes políticos griegos enfrentan negociaciones cruciales este martes para asegurar un nuevo paquete internacional de rescate y evitar una caótica moratoria de deuda, en medio de las exigencias europeas de aceptar dolorosas reformas y de un paro nacional contra una mayor austeridad fiscal. El primer ministro Lucas Papademos estuvo negociando gran parte de la noche con sus financistas internacionales, la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional, hasta las cuatro de la madrugada hora local (0200 GMT), cuando el paro nacional estaba a punto de empezar, cerrar puertos y sitios turísticos e interrumpir el transporte público.

Papademos, un tecnócrata que llegó a encabezar el Gobierno griego a fines del año pasado, debe convencer a los líderes de los tres partidos de la coalición oficialista de que acepten las condiciones de la UE y el FMI para el rescate de 130,000 millones de euros (170,000 millones de dólares).

"Debemos encontrar una solución hoy", dijo un funcionario de Gobierno antes de las conversaciones de los líderes políticos, que comenzarán más tarde.

Con el futuro de Grecia en la zona euro cuestionado, la canciller alemana, Angela Merkel, dijo que el tiempo era de fundamental importancia en medio de los signos cada vez más evidentes de que las autoridades de la zona euro han perdido la paciencia.

Estas autoridades sostuvieron que el paquete completo debe ser concordado con Grecia y aprobado por la zona euro, el Banco Central Europeo y el FMI antes del 15 de febrero.

Esto podría dar tiempo para los complejos procedimientos legales envueltos en un acuerdo de canje de deuda, según el cual el valor de las tenencias de deuda griega en manos de inversionistas privados será reducido radicalmente.

De este modo, Atenas podrá conseguir fondos de rescate antes del 20 de marzo, cuando tiene que cumplir con enormes vencimientos de deuda o, en cambio, sufrir un caótico cese de pagos.

Merkel llamó a Atenas este lunes a que se decida rápido si acepta el acuerdo y sus condiciones para hacer más competitiva a la economía griega.

El ministro de Finanzas heleno, Evangelos Venizelos, dijo que las negociaciones con la "troika" de financistas -la Comisión Europea, el BCE y el FMI- no iban bien. "Desafortunadamente, las negociaciones están tan difíciles que tan pronto se cierra un capítulo, otro se abre", dijo tras reunirse con funcionarios de la troika el lunes en la noche.

Pero una fuente cercana a las negociaciones dijo que pese a la complejidad de las conversaciones, especialmente sobre las impopulares reformas laborales, Grecia y sus acreedores estaban haciendo avances.

"No estamos tan lejos uno del otro como estábamos antes", dijo el funcionario. Agregó que las dos partes estaban trabajando para finalizar el borrador del "memorando de entendimiento", o programa de políticas que Grecia debe acordar con el fin de conseguir el rescate.

Turistas en problemas

En la mañana del martes, el paro convocado por los sindicatos del sector público y privado ADEDY y GSEE comenzó a afectar, cerrando el principal puerto del país.

"No hay salida de buques desde el puerto de Piraeus esta mañana, como resultado de la huelga de marineros", dijo un oficial de guardacostas.

En el centro de Atenas, los turistas quedaron fuera de la Acrópolis y el transporte público estaba interrumpido durante la hora de mayor flujo en la mañana. Los hospitales estatales tenían un equipo mínimo de urgencia y los profesores, empleados bancarios y telefónicos se unieron a la medida.

Huelguistas se comenzaron a reunir en la plaza Syntagma de Atenas con gritos como "No a las condiciones laborales medievales, no agachen la cabeza, demuestren resistencia".

Policías antidisturbios tomaron posición en los alrededores del Parlamento, ubicado frente a la plaza Syntagma, ya que una serie de protestas del último tiempo se han vuelto violentas durante los casi tres años de crisis económica.

La policía comentó que cerca de 7,000 personas participaban de otra protesta convocada por los comunistas en otra plaza.

Los líderes de los partidos, que piensan en una posible elección general en abril, han evitado aceptar otro paquete de impopulares reducciones a los sueldos y las pensiones, recortes de empleos y medidas de recaudación de impuestos más estrictas.

Después de semanas de polemizar, una serie de grandes temas deben ser resueltos en las negociaciones del martes.

Grecia tiene que definir medidas de recorte de gastos valorados en 600 millones de euros este año, fuera del paquete total de austeridad de cerca de 3,300 millones de euros, dijo un funcionario gubernamental.

La troika también estaba exigiendo que los costos laborales de las empresas privadas sean reducidos en cerca de un quinto. Esto se realizaría reduciendo el salario mínimo hasta en 20% -una medida que rebajaría toda la escala salarial- al recortar los bonos de vacaciones o terminando con los acuerdos salariales colectivos de algunos industrias.

Los trabajadores del sector privado actualmente reciben bonos de Navidad, Semana Santa y de verano que representan hasta dos meses de sueldo, aunque tales beneficios se han reducido para el sector público.

La troika también quería que las pensiones complementarias fueran reducidas en cerca del 15% en promedio para hacer al sistema previsional viable financieramente, dijo el funcionario.

Jean-Claude Juncker, que lidera el grupo de ministros de Finanzas de la zona euro, respaldó un plan propuesto por Merkel y el presidente francés, Nicolas Sarkozy, de crear una cuenta de depósito especial en la cual Grecia haga pagos de intereses futuros, como manera de garantizar que los acreedores recibirán su pago.

Pero Juncker negó que el euro estuviera en peligro debido a la crisis de deuda. "El euro nos sobrevivirá a todos", dijo.

Los griegos observan el drama político con la misma exasperación que han mostrado durante la crisis de casi tres años del país, mezclada con el temor a las consecuencias de abandonar el euro.

"Estamos entre la espada y la pared. Estamos perdidos de cualquier manera, pero los líderes políticos tienen que ponerse de acuerdo", dijo Kosmas Georgiou, un inspector de empresas de 31 años. "Volver al dracma no es una opción, es un desastre", agregó.

"Ellos están demorando esto sólo para verse como héroes", afirmó.

Papademos dijo el domingo, después de cinco horas de negociaciones con los líderes políticos de la coalición, que habían acordado recortes y otras reformas equivalentes al 1.5% del Producto Interno Bruto de este año.

Sin embargo, dónde serán estos recortes es una discusión eterna y cada vez se propone un mecanismo distinto, donde los funcionarios de la troika calculan si con eso se llega a los ahorros que exigen.

 

Ahora ve
Nobel de la Paz 2017 advierte el peligro “de que alguien pierda los estribos”
No te pierdas
×