La “timidez” de Bernanke, ¿frena a EU?

Laurence Ball critica que el jefe de la Fed no aplique medidas más audaces para reactivar al país; el experto asegura que Bernanke apoyaba la depreciación del dólar y un blanco inflacionario alto.
Ben Bernanke  (Foto: CNN)
Stephen Gandel

¿Estaría mejor Estados Unidos si Ben Bernanke se pareciera más a Simon Cowell? ¿Si el presidente de la Reserva Federal fuera más como ese extrovertido juez de la televisión? Un nuevo ensayo publicado esta semana por la National Bureau of Economic Research parece sugerir que sí.

El trabajo, elaborado por el profesor de economía Laurence Ball de la Universidad Johns Hopkins y que lleva por título ‘Bernanke and the Zero Bound', se cuestiona por qué la Reserva Federal estadounidense (Fed) no ha sido más agresiva en sus esfuerzos por reactivar la economía. Ball pasa lista a varias posibilidades, incluida la presión política y el hecho de que el país no ha registrado deflación. Pero al final, concluye en ésta: Bernanke es un tipo tímido.

¿Pero de verdad podemos achacar a su personalidad la ausencia de una tercera ronda de flexibilización cuantitativa (QE3)? Antes de que se uniera a la Fed, Bernanke escribió ampliamente sobre qué debería hacer el organismo para estimular la economía cuando las tasas de interés a corto plazo están a casi cero, como sucede ahora. De hecho, Bernanke era considerado un experto en la materia.

Ball señala que Bernanke abogaba por medidas tan drásticas como una agresiva depreciación del dólar, elevar las metas inflacionarias y aumentar los llamados recortes fiscales financiados con más dinero (money-financed tax cuts), que consiste en "imprimir" más moneda para que el resto de nosotros pueda pagar menos al Gobierno, algo que se considera fomenta la inflación. Ball cita un discurso pronunciado por Bernanke en el año 2000 donde amonesta a los banqueros centrales de Japón por no hacer más para reactivar la economía nipona.

Y a pesar de todo, Bernanke no ha intentado ninguna de estas estrategias al asumir la dirección de la Fed. El organismo, por ejemplo, adoptó en su más reciente reunión una tibia meta inflacionaria de 2%, en lugar del 4% o más que algunos economistas habían sugerido (Ken Rogoff de Harvard, entre otros). ¿Qué ocurrió pues? Ball admite que no lo sabe, pero piensa que la timidez de Bernanke pudo haber influido. 

A mediados de 2003, cuando las tasas de interés a corto plazo fueron rebajadas a 1%, los miembros de la Fed debatieron qué  más podría hacerse para estimular la economía. La gran mayoría se opuso a utilizar muchas de las políticas monetarias que Bernanke había apoyado en el pasado. Así, parece que las opiniones de Bernanke pronto se ajustaron y acomodaron a las del resto del grupo.

Vincent Reinhart, economista jefe para Estados Unidos de Morgan Stanley, no coincide con esa apreciación. Él era un importante economista de la Fed a mitad de la década del 2000, y Ball, en parte, atribuye a Reinhart el haber cambiado las ideas de Bernanke. Pero Reinhart sostiene que el cambio de Bernanke se debe más al intercambio de ideas que sostiene como economista y a lo que consideras realmente viable como un auténtico banquero central, que a cualquier influencia que él haya tenido sobre Bernanke. "¿Una persona tímida sería capaz de implementar toda esa colección de medidas durante la crisis financiera?" pregunta Reinhart. "Hay varios miembros del FOMC (Comité Federal del Mercado Abierto) que se cuestionarían ahora mismo si Bernanke no ha sido demasiado agresivo".

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Y en efecto, los mayores críticos han cuestionado si el titular de la Fed no ha ido demasiado lejos para avivar la inflación. Además, la reciente postura asumida por Bernanke y por la Fed respecto a que la economía continúa más débil de lo que aparenta sólo ha provocado más ira entre algunos economistas y republicanos. Lo que es más, Bernanke es el primer presidente de la Fed  en ofrecer de manera regular conferencias de prensa, algo que no se esperaría de una persona tímida. Empero, Ball piensa que el cambio en la postura de Bernanke -en torno a las medidas políticas necesarias para reactivar la economía- es radical y, en su opinión, desafortunado.

"No creo que Albert Einstein hubiera ido a una conferencia de física donde afirmaran que él no sabía del tema, y luego él hubiera estado de acuerdo. Pero en el caso de Bernanke eso es básicamente lo que pasó", apunta Ball.

Ahora ve
Gracias a la inteligencia artificial, la NASA descubre sistema de ocho planetas
No te pierdas
×