Grecia se juega su futuro el lunes

Tras varios retrasos, el Eurogrupo dice que todo está listo para decidir sobre el siguiente rescate; en tanto, el gabinete griego evalúa cómo aplicar la austeridad exigida por la UE y el FMI.
bandera griega dos  (Foto: AP)
ATENAS (Agencias) -

El Gabinete de Grecia aborda este sábado formas de aplicar la austeridad exigida por la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), mientras parece acercarse a recibir un rescate de 130,000 millones de euros. Tras meses de negociaciones, a menudo ásperas, aumentan las esperanzas griegas de que los ministros de Finanzas de la zona del euro aprobarán el lunes el rescate que Atenas necesita para evitar la moratoria el próximo mes, cuando vencen enormes pagos de deuda.

Jean-Claude Juncker, presidente del Eurogrupo y quien presidirá la reunión del lunes en Bruselas, dijo que todo está listo para que la decisión sea por fin tomada, después de dos aplazamientos en las últimas dos semanas.

Los socios del euro han recibido "fuertes garantías" de los líderes de los partidos de la coalición gubernamental de que llevarán adelante el programa de austeridad griego, incluso después de las elecciones de abril, y una "lista detallada de acciones prioritarias, con un calendario para su aplicación", para ahorrar los 325 millones de euros que faltaban a Atenas.

Además, Juncker indicó que la troika (formada por la Comisión Europea, el BCE y el FMI) finalizó su análisis de la sostenibilidad de la deuda griega.

El gabinete griego discute este sábado la implementación del paquete de rescate que exige recortes en empleos, salarios y pensiones además de las medidas que ya han afectado los estándares de vida de muchos griegos, informó la oficina del primer ministro, Lucas Papademos, a través de un comunicado.

Como parte del encuentro, el gabinete acordó lanzar un canje de deuda con acreedores privados el 8 de marzo, con el objetivo de completarlo el 11 del mismo mes, dijo un funcionario del Gobierno.

El canje debería estar acompañado por el programa de rescate de 130,000 millones de euros al que Atenas espera acceder cuando los ministros de Finanzas de la zona del euro se reúnan, lo que significa que los acreedores asumirán una reducción del 70% en el valor real de sus tenencias de bonos.

El gabinete debe aprobar medidas que provocaron disturbios en las calles de Atenas el fin de semana pasado, antes de abordar un presupuesto suplementario previsto para ser enviado al Parlamento la próxima semana.

"Los griegos han hecho todo lo que pueden y estamos determinados a honrar nuestros compromisos", dijo el ministro de Orden Público, Christos Papoutsis.

Muchos funcionarios de la UE permanecen profundamente escépticos sobre la voluntad de Atenas para asumir las reformas.

El viernes, la canciller alemana, Angela Merkel, el primer ministro italiano, Mario Monti, y Papademos expresaron optimismo sobre un acuerdo griego durante una conferencia telefónica, dijo la oficina de Monti en un comunicado.

Sin embargo Jean-Claude Juncker dejó en claro que aún se necesita un urgente trabajo a fin de contar con un programa para dejar a la deuda de Grecia en niveles sostenibles.

Sin alcanzar la meta

Lo que está en juego es la meta de bajar la deuda (equivalente al 160% de la producción económica griega anual) a una cifra más manejable (120% hacia 2020).

"Todas las discusiones que sostendré (...) hasta el domingo por la noche tratarán de mover la cifra más cercana a la meta", dijo Juncker a periodistas.

Por el momento, funcionarios de la UE y el FMI creen que la meta, que asume que Grecia tendrá un superávit presupuestario el próximo año (excluyendo el enorme costo de sus deudas) no será alcanzada.

En el principal escenario de un análisis por la Comisión Europea, el Banco Central Europeo (BCE) y el FMI, la deuda helena caerá a sólo el 129% del PIB en 2020, dijo un funcionario.

Por lo tanto la eurozona busca modificar el acuerdo negociado por varios meses con los acreedores privados, bajo el cual aceptan un recorte de cerca de 70% en el valor real de sus tenencias de bonos griegos.

Altos funcionarios de la eurozona se reunirán el domingo para discutir el análisis y encontrar maneras de llevar la deuda más cerca de la meta de 120% antes de que los ministros de Finanzas se reúnan el lunes.

"Si se hace una serie de cosas, se puede llevar el 129 más cerca de 120", dijo un funcionario de la eurozona familiarizado con el documento.

¿Verá la luz?

La decisión sobre el nuevo rescate griego se ha retrasado desde octubre de 2011 debido a la tardanza del Gobierno de Atenas en poner en marcha todas las medidas exigidas por sus acreedores internacionales, que incluyen privatizaciones, aumentos de impuestos, despidos de funcionarios públicos, recortes en salarios y pensiones.

"El problema es que cada vez nos imponen nuevas condiciones", argumentó el ministro de Finanzas griego, Evangelos Venizelos, la semana pasada, cuando el Eurogrupo decidió cancelar una reunión extraordinaria prevista para desbloquear la ayuda.

Días antes, el titular alemán, Wolfgang Schauble, había afirmado al diario Die Welt que la zona del euro está hoy "mejor preparada" para una quiebra de Grecia que dos años antes.

No obstante, las autoridades europeas insisten que esa opción no está siendo contemplada y que a Grecia no le resta más que aplicar las medidas acordadas con la troika si quiere evitar un escenario "devastador para la sociedad griega, la zona del euro y más allá", según resumió el comisario de Asuntos Económicos, Olli Rehn.

Lo cierto es que a los socios del euro les cuesta confiar en las promesas griegas, tanto que estarían planteando liberar el segundo rescate de manera parcelada, de acuerdo con fuentes diplomáticas de la agencia Notimex.

El objetivo sería evitar la bancarrota inmediata del país y, a la vez, guardar cartas para presionar al Gobierno heleno a seguir cumpliendo el plan de austeridad más allá de las próximas elecciones.

Con información de Reuters y Notimex

Ahora ve
Nobel de la Paz 2017 advierte el peligro “de que alguien pierda los estribos”
No te pierdas
×