¿Mercados en auge? Difícil por ahora

La entrega de un segundo tramo de ayuda a Grecia no garantiza que se solucione su crisis: analistas; una elevada incertidumbre acecha a los mercados financieros por factores mundiales sin resolver.
inversionista estresado  (Foto: Thinkstock)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

La entrega del segundo tramo de ayuda a Grecia no garantizará que ese país salga de su crisis, ni que los mercados financieros retomen un crecimiento sostenido de mediano plazo, coinciden analistas.

"Al mundo le falta mucho para establecer condiciones que garanticen un mercado alcista, y este no lo es", destaca Rodolfo Campuzano, director de Análisis Económico de Invex Grupo Financiero.

La reciente alza en los mercados accionarios, apreciaciones de los tipos de cambio y menores presiones en las tasas no son más que manifestaciones de una nueva racha provocada por la acción de las autoridades y la disminución temporal del miedo, considera en un informe.

Como parte del acuerdo, que se discute este lunes en Bruselas, se espera que el Gobierno de Atenas mantenga una cuenta de garantía bloqueada (escrow account) con suficiente efectivo para cubrir de nueve a doce meses de su deuda. Si el saldo de dicha cuenta bancaria baja, el Gobierno será obligado a reasignar fondos.

De forma adicional, Grecia tendrá que implementar 24 medidas suplementarias antes de que finalice febrero, principalmente compromisos asumidos por el Gobierno que aún no ha cumplido. Previamente a la reunión del Eurogrupo, las autoridades de Atenas también anunciaron más medidas de austeridad. El Parlamento heleno ya aprobó un muy antipopular paquete de reducciones salariales, reformas al sistema de pensiones y a los despidos, y otras acciones para reducir el gasto.

Aunque para Arturo Espinoza, director de Servicios de Análisis de Análisis Santander, a pesar de la incertidumbre que existe actualmente en torno al tema de Grecia, el escenario más probable sigue siendo el de que Grecia recibirá el paquete de rescate de la Unión Europea y el FMI.

Esto permitirá desactivar uno de los principales factores de incertidumbre y deberá reflejarse en una extensión del alza de los mercados accionarios internacionales.

Aunque los mercados accionarios han acumulado alzas arriba de 20%, de los mínimos de noviembre a la fecha, no hay argumentos para pensar en un mercado que subirá por un tiempo mucho más amplio, agrega Campuzano, de Invex.

De hecho, considera que hay un alto grado de incertidumbre detrás de la tendencia del mercado de valores. Los retos potenciales para los mercados son muchos: la situación en Oriente Medio está lejos de ser estable; las economías de Asia, muy dependientes de China, ven una pequeña desaceleración en este año.

En Estados Unidos, la problemática fiscal está lejos de solucionarse y la crisis en Europa sigue caminando en medio de muchos episodios de fuerte nerviosismo que no terminarán mientras se aporten soluciones a problemas de corto plazo.

"En pocas palabras, si el riesgo de factores que descarrilen a los mercados estuvo presente desde temprano en 2011, no percibimos mucho su ausencia en 2012", advierte.

Grecia, el dolor de cabeza de Europa

La mayor parte de la Unión Europea quiere asegurarse de que Grecia no incumpla su pago de deuda a fin de no disparar los Credit Default Swaps (CDS). Por lo tanto, existe la posibilidad de que el Gobierno griego siga pagando estos instrumentos, menciona Walter Molano, economista en jefe de BCP Securities.

Sin embargo, "no todos los países europeos están tan comprometidos a ver a Atenas superar la crisis. Además de Holanda y Finlandia, Alemania parece haber tirado la toalla", destaca.

El Gobierno alemán está dividido en dos, con la canciller Angela Merkel impulsando la causa griega y el ministro de finanzas, Wolfgang Schäuble, abandonando la causa porque no tiene ninguna confianza en el Gobierno griego, y duda que cumpla con sus promesas.

Molano menciona que la situación con Grecia es tan delicada que los ministros de Finanzas de la eurozona obtuvieron recientemente una opinión legal sobre cuáles serían las consecuencias si la reestructuración de la deuda se cancelara después de su lanzamiento. La respuesta fue que ésta podría ser retirada sin ninguna repercusión, pero ese movimiento fue desaconsejado.

"Hay un sentimiento creciente de que Grecia ya no debería formar parte de la eurozona, y que la única solución es la expulsión y el incumplimiento desordenado. Claramente, el masivo recorte impuesto sobre el sector privado no es suficiente para devolver la solvencia al país".

El problema es que debe demasiado dinero a los acreedores oficiales que tienen preferencia sobre los tenedores de bonos del sector privado. Con una deuda total de 160% del PIB, casi la mitad de ella se adeuda a los acreedores oficiales, quienes no aceptarán ninguna reducción en el principal. Esto significa que la mayoría de la carga se desplaza hacia el sector privado.

Sin embargo, advierte que es solo la punta del iceberg. "Estabilizar la carga de la deuda del país en 120% del PIB, que todavía es un nivel insostenible de endeudamiento, requiere años de ajuste fiscal draconiano, un extenso programa de privatización y reformas económicas dolorosas, ninguna de las cuales es posible en el fragmentado marco político del país".

Sin embargo, una salida desordenada del euro podría ver a Grecia sumirse en el caos, con controles de capital, escasez de bienes, quiebras bancarias y malestar social masivo. También llevaría a una profunda devaluación de la moneda.

Ahora ve
México, EU y Colombia dialogan para combatir en conjunto el consumo de drogas
No te pierdas
×