Crisis de espectro, el nuevo mal en EU

La industria móvil se está quedando sin las ondas necesarias para dar servicios de voz e Internet; el problema causará que las tarifas telefónicas sean más caras y la velocidad de la red sea lenta.
antena radio  (Foto: Thinkstock)
David Goldman
NUEVA YORK -

La industria estadounidense de telefonía móvil se está quedando sin las ondas de radio necesarias para proporcionar servicios de voz, texto e Internet a sus clientes.

El problema, conocido como la 'crisis del espectro', amenaza con aumentar el número de llamadas cortadas, disminuir las velocidades de transmisión de datos y aumentar los precios por el servicio de telefonía celular para los clientes. También reducirá gradualmente el número de operadores inalámbricos en el país y creará una profunda división financiera entre las empresas que tienen la capacidad y las que no la tienen.

Hay soluciones posibles, pero ninguna es barata, fácil de implementar o integrar. Y no hay correcciones importantes en el panorama.

Estados Unidos todavía tiene un ligero excedente de espectro en este momento. Pero con su actual tasa de crecimiento, ese excedente se convertirá en un déficit posiblemente el próximo año, según estimaciones de la Comisión Federal de Comunicaciones estadounidense (FCC por sus siglas en inglés).

"El tráfico de red es cada vez mayor, lo cual aumenta la demanda de banda ancha móvil", dice un funcionario de la oficina inalámbrica de la FCC. "Los operadores están haciendo cosas para compensar el aumento en la demanda. Podrán arreglárselas durante los próximos dos años, pero la demanda inevitablemente superará el espectro disponible".

A medida que las ventas de teléfonos inteligen tes y tablets se disparan, el consumo de servicios inalámbricos de Internet por parte de los clientes se ha disparado. El problema es que el espectro inalámbrico -la infraestructura invisible sobre la que viajan todas las transmisiones inalámbricas- es un recurso finito. Exactamente cuándo llegará a su tope, es el tema de un intenso debate, pero casi todos en la industria están de acuerdo en que la crisis se acerca.

¿Cómo se llegó a este punto?

Un catalizador es la forma en que el Gobierno estadounidense asignó el espectro. Las bandas en las que operan las compañías de telefonía móvil están divididas en pequeños trozos a través de los distintos mercados, lo cual fue útil para incrementar la competencia en la década de 1990.

Pero la naturaleza divida del espectro de los proveedores de servicios inalámbricos ha demostrado ser problemática cuando se trata de canalizar nuevas tecnologías como la banda ancha 4G de alta velocidad, que requiere más ancho de banda para ofrecer velocidades más rápidas. Las franjas más grandes de espectro continuo proporcionan cantidades mayores grandes de ancho de banda.

Otro factor que contribuye es que las televisoras y las agencias gubernamentales como la NASA y el Departamento de Defensa estadounidense operan en algunas de las mejores partes del espectro; ondas de radio de relativa baja frecuencia que pueden viajar largas distancias y penetrar en los edificios.

También existe un lote de empresas, como Dish Network, que tienen grandes asignaciones de espectro, pero actualmente no lo están usando . Dish está explorando sus opciones, ya sea para usar o vender su espectro. Un grupo de compañías de cable con el espacio no utilizado recientemente llegó a un acuerdo por 3,600 millones de dólares para vender sus participaciones a Verizon, en un acuerdo que enfrenta un fuerte escrutinio regulatorio.

Sin embargo, el principal impulsor de la crisis de espectro es la sed insaciable de los consumidores por los servicios de correo electrónico, y aplicaciones, en particular video, en sus dispositivos móviles, en cualquier lugar y a cualquier hora.

El tráfico mundial de datos móviles aumenta casi el doble cada año, y seguirá haciéndolo por lo menos hasta 2016, de acuerdo con el Mobile Visual Networking Index de Cisco, el estudio anual más completo de la industria.

El iPhone, por ejemplo, utiliza 24 veces más espectro que un celular pasado de moda, y la iPad utiliza 122 veces más, de acuerdo con la FCC. AT&T dice que el tráfico de datos inalámbricos en su red ha crecido 20,000% desde que el iPhone hizo su debut en 2007.

"Nos metimos en esto principalmente porque la tecnología y la demanda explotaron a un ritmo que nadie había anticipado", dice Rory Altman, director de consultoría tecnológica de Altman & Vilandrie.

La crisis del espacio no es un problema intrínsecamente estadounidense, pero sus efectos se magnifican allí, ya que Estados Unidos tiene una enorme población de usuarios conectados. Este país sirve a más del doble de clientes por megahertz de espectro que Japón y México, las naciones más limitadas en ese aspecto.

Cuando el espectro es insuficiente, el servicio se degrada considerablemente: las llamadas se cortan y las velocidades de datos son más lentas.

Ése es un escenario de pesadilla para los proveedores de servicios inalámbricos. Para evitarlo, están buscando debajo de las piedras para encontrar espectro sobrante.

Han tratado de limitar el uso de datos de los clientes al designar topes, estrangulando las velocidades y aumentando los precios.

Operadores como Verizon, AT&T, Sprint, T-Mobile, MetroPCS y Leap han estado gastando miles de millones de dólares para hacer un uso más eficiente del espacio que operan, y han gastado miles de millones de dólares más para conseguir nuevo espectro. También han tratado de fusionarse entre sí para consolidar recursos.

La FCC también ha estado trabajando para liberar más espectro para los operadores inalámbricos. El Congreso estadounidense alcanzó un acuerdo tentativo la semana pasada, al aprobar subastas voluntarias que permitan que las licencias de espectro de las televisoras sean reasignadas para el uso de banda ancha inalámbrica.

http://www.cnnexpansion.com/media/2012/02/21/grafica-espectro.gif

Sin embargo, la liberación de más espectro no será suficiente por sí sola para resolver el problema.

"No hay una solución única que permita abordar todas las necesidades de la industria inalámbrica", dice Dan Hays, socio de PricewaterhouseCoopers que se especializa en temas de telecomunicaciones.

La buena noticia es que hay formas de ganar tiempo. Existen varios enfoques innovadores en desarrollo, y hay una cantidad decente de espectro por ahí que podría ser entregado a posesión de los operadores.

La mala noticia es que ninguna de las soluciones son rápidas y todas son caras. Para que la situación mejore, los operadores -y por lo tanto, sus clientes- tendrán que pagar más.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Mientras tanto, las cosas probablemente empeoren para los usuarios de teléfonos celulares antes de mejorar.

"Durante un tiempo, no notaremos los cambios en la calidad del servicio, pero eventualmente, a medida que los dispositivos mejoren y usen más datos, comenzaremos a darnos cuenta", dice Altman. "Los consumidores lo notarán, y la carga recaerá sobre los operadores para que lo solucionen".

Ahora ve
¿Cuánto cuesta reparar los daños que dejan los incendios en EE.UU.?
No te pierdas
×