El pacto hipotecario en EU genera dudas

Sólo una fracción de los 11 millones de propietarios se beneficiarán del acuerdo de 26,000 mdd; el pacto apoya únicamente a los deudores de los cinco principales acreedores en EU.
hipoteca  (Foto: AP)
Les Christie

A medida que se conocen más detalles sobre el cuantioso acuerdo hipotecario de 26,000 millones de dólares (mdd) entre los cinco mayores prestamistas estadounidenses y los fiscales generales de los estados, un creciente número de deudores ha concluido que el convenio hará poco, si acaso, para ayudarlos. Los impulsores del acuerdo conciliatorio sostienen que alrededor de un millón de propietarios que deben más de lo que sus casas valen verán una disminución en su saldo hipotecario mediante reducciones del principal (adeudo excluyendo intereses), y que otros 750,000 propietarios podrán refinanciar sus préstamos con tasas de interés más bajas.

Sin embargo, esa es sólo una fracción de los 11 millones de propietarios que actualmente tienen hipotecas ‘underwater' (donde el valor de la deuda es superior al valor de la casa), según estimaciones de CoreLogic. Y es también una mera porción de los 3.5 millones de personas que perdieron su vivienda por embargo en los últimos cuatro años.

"El impacto (del acuerdo) será pequeño," dictamina el economista jefe de Moody's Analytics, Mark Zandi.

Las reducciones del principal, por lo demás, sólo aplicarán a ciertos deudores que tienen hipotecas en manos de los cinco principales acreedores: Bank of America, CitiBank, Wells Fargo, JP Morgan Chase y Ally Financial.

Los prestatarios que tienen hipotecas de Fannie Mae o Freddie Mac -casi la mitad del mercado hipotecario- no tendrán esa ayuda. Los créditos asegurados por la Administración Federal de la Vivienda (FHA, por sus siglas en inglés) tampoco serán elegibles.

"Si se le ofrece a un grupo, debería ofrecérseles a todos. Cuando contraté mi hipoteca, tuve que aceptar el programa que estaba disponible para mí en ese momento, que resultó ser el de la FHA. Es muy frustrante, porque mi préstamo es con Bank of America, pero como está acogido al programa FHA no hay nada que ellos puedan ofrecerme en términos de reducción del principal," se queja Stacy Ovendale de Seattle, quien dice que su vivienda ha perdido casi el 50% de su valor.

Edward DeMarco, director de la Federal Housing Finance Agency, que supervisa a las aseguradoras hipotecarias Fannie Mae y Freddie Mac, indica que él no permitirá que las agencias reduzcan el saldo del préstamo del deudor porque es injusto para los contribuyentes, y no es un método mejor que otros para prevenir las ejecuciones, como lo son rebajar las tasas de interés, extender los plazos de amortización o aplazar los pagos.

Para Cat Gouldman, otra propietaria, el acuerdo es injusto. Su hipoteca, como la mayoría de los préstamos, no está en poder de los acreedores originales, fueron vendidos a Fannie o Freddie. Y los deudores no tienen opción cuando sus préstamos son vendidos. De hecho, la hipoteca de Gouldman ha pasado por varias manos. Primero, fue vendida a Wells Fargo, luego a IndyMac, y después fue adquirida por Fannie. Su casa ha perdido cerca de la mitad de su valor, y le disgusta no poder acceder a la reducción del principal que otros deudores recibirán.

"Este no es el mensaje correcto que debe enviar el Gobierno federal. ¿Acaso los propietarios entran a los bancos pidiendo que su préstamo sea respaldado por Fannie Mae? No lo creo," afirma.

Por otro lado, algunos deudores pueden calificar para reducciones mayores a las de otros. Bank of America, por ejemplo, ha dicho que recortará los saldos de las hipotecas en una media de 100,000 dólares o más para alrededor de 200,000 propietarios. El objetivo, de acuerdo al banco, es reducir el monto adeudado sobre la casa para que coincida al 100% con el valor actual que tenga en el mercado.

En tanto, se espera que los otros cuatro bancos, CitiBank, Wells Fargo, JP Morgan Chase y Ally Financial, reduzcan el principal de los deudores que califiquen en el rango del 115% y 125% del valor de sus hogares, un porcentaje que se traduciría en una media de unos 20,000 dólares.

La verdadera injusticia para los propietarios que adquirieron su vivienda de una forma responsable y pagaron religiosamente, es que sus impuestos están financiando los programas gubernamentales de prevención de embargos, para que los deudores irresponsables obtengan beneficios, como los que ofrece el acuerdo citado.

"¿Así que estas personas con hipotecas underwater sí reciben una ayuda de los bancos, y los que trabajamos duro como nosotros, no?" cuestiona Karthik Subramanian, de Aurora, Ill.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"Lo que yo creo que es injusto, es que las personas que no sobrehipotecaron sus casas, que pagaron puntualmente sus hipotecas, que no pidieron prestado más de lo que podían costear, incluso si el banco los animaba a hacerlo, las personas que tuvieron sentido común y han hecho lo correcto... se quedan con todo el peso sobre sus espaldas", critica también Jamie Smith, habitante de Sonoita, Arizona.

El acuerdo, pues, no podrá ayudar a bastantes deudores como para darle un respiro al mercado de la vivienda, donde los precios de las casas continúan bajando y las bajas ventas siguen amenazando la frágil recuperación económica, advierte Zandi.

Ahora ve
La Casa Blanca se niega a investigar a Donald Trump por acoso sexual
No te pierdas
×