Presupuesto confronta a Congreso de EU

Los republicanos propondrán un recorte en el gasto de la Cámara de Representantes para 2013; los desacuerdos con los demócratas podrían crear el riesgo de un cierre gubernamental en otoño.
congreso eu  (Foto: Thinkstock)
Jeanne Sahadi
NUEVA YORK -

Los legisladores estadounidenses no concluirán muchas decisiones financieras antes de las elecciones de noviembre. Pero están a punto de involucrarse en otra pelea que podría generar el riesgo de un cierre del Gobierno en el otoño.

Eso se sumaría al huracán económico que se prevé que golpee justo después del 6 de noviembre. Es entonces cuando el fallido Congreso debe decidir qué hacer respecto a la expiración de los recortes fiscales impuestos por el Gobierno de George W. Bush y el 'doc fix' de Medicare (un método para controlar los gastos en servicios de médicos), en la víspera de recortes profundos y automáticos al gasto que nadie quiere.

Sin embargo, durante esta semana, la atención se enfocará en la propuesta republicana de presupuesto para la Cámara de Representantes para 2013, difundida por el Presidente de Presupuesto de la Cámara, Paul Ryan.

Los demócratas se han quejado de antemano, porque se espera que la facción republicana en la Cámara de Representantes proponga una cifra de ingresos totales por debajo del tope de 1.047 billones en gastos discrecionales acordado en la Ley de Control del Presupuesto, el acuerdo alcanzado el verano pasado como parte del compromiso del techo de la deuda.

Sin embargo, la Ley de Control de Presupuesto también requiere que se logre una 'separación' de 1.2 billones en reducción del déficit a través de recortes de gastos y ahorros de intereses durante más de 9 años.

Si esos recortes son asignados uniformemente a través de esos años, el tope en el gasto discrecional para 2013 se acercará a los 950,000 millones de dólares.

Así que si el presupuesto de Ryan propone 950,000 millones de dólares como un tope y al mismo tiempo cancela la 'separación', podría argumentarse que está en consonancia con el acuerdo.

En cualquier caso, los republicanos sostienen que pueden proponer un tope debajo del nivel del 1.047 billones de dólares, porque eso simplemente representa el límite máximo para el gasto discrecional, no un nivel que el Congreso deba gastar totalmente.

De hecho, no hay nada en la ley que les impida proponer algo más bajo, dijo el experto en presupuesto Stan Collender, quien alguna vez fue miembro del personal demócrata en el Capitolio.

Pero que puedan hacerlo no significa que deban hacerlo, dijo Collender en una columna reciente en Roll Call.

Hacer eso garantizaría que el Senado rechace la resolución sobre el presupuesto aprobada por la Cámara de Representantes.

Y eso aumentaría las probabilidades de que el Congreso termine aprobando otra medida temporal para mantener el gasto del gobierno abierto después de 1 de octubre, el inicio del nuevo año fiscal, o que se arriesgue a sufrir un cierre un mes antes de las elecciones.

La lucha contra los costos de salud: Otra manzana de la discordia será el modo en que los republicanos manejen los más de 500,000 millones de dólares en recortes de gastos de Defensa en el marco de la 'separación'. Se espera que traten de minimizar esos recortes y encuentren ahorros en otra parte.

Un área de ahorro puede ser el gasto en programas de ayuda social. Se espera que Ryan incluya una propuesta de reforma a Medicare en el presupuesto. Los detalles no son conocidos, pero Ryan ha apoyado una serie de planes así en el pasado.

El año pasado, él propuso convertir Medicare en lo que los demócratas burlonamente llamaron programa de 'vales' y que Ryan llamó un 'modelo de apoyo de alta calidad'.

Los adultos mayores elegirían su propio plan de salud de una lista aprobada por Medicare de aseguradoras privadas y recibirían un subsidio promedio de 8,000 dólares por parte del gobierno para pagar ese plan. El subsidio sería ajustado respecto a la inflación, así como respecto a la condición de salud, edad e ingresos del beneficiario.

La Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO, por sus siglas en inglés) dijo que el plan de Ryan reduciría en gran medida las obligaciones del gobierno y mejoraría el balance federal. Pero lo lograría al aumentar la cantidad que los adultos mayores pagan por el cuidado de su salud, y al aumentar su riesgo financiero si es que los costos de atención médica crecieran más rápido de lo previsto.

Ryan también propuso un plan con el senador demócrata Ron Wyden. Es más flexible, y da a los adultos mayores la opción de quedarse con el tradicional plan de tarifa por servicio de Medicare u optar por un plan privado aprobado por Medicare. En cualquier caso, los adultos mayores recibirían un subsidio del gobierno para ayudar a pagar cualquiera de las opciones.

Los adultos mayores de bajos ingresos recibirían más ayuda que los ricos. Y los que tienen las mayores necesidades de salud tendrían la garantía de una cobertura asequible, de acuerdo con una ficha informativa del plan.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

La reforma de Medicare es siempre un tema políticamente difícil, así que hay pocas esperanzas de que ambos lados del Congreso unan fuerzas y acuerden una reforma bipartidista en un año electoral.

Pero es un tema que no podrán ignorar durante demasiado tiempo. En la próxima década, la Oficina de Presupuesto del Congreso estima que la inscripción en Medicare crecerá en un tercio y que el gasto por persona inscrita aumentará en un 50%.

Ahora ve
La compra de Fox y otras predicciones acertadas de ‘Los Simpson’
No te pierdas
×