Bancarizar campañas para acotar al narco

El crimen organizado no tiene la capacidad de influir en la elección presidencial: especialista; Alejandro Hope considera que eliminar el dinero en efectivo ayudaría a blindar los comicios.
violencia narco  (Foto: Thinkstock.)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Los narcotraficantes no cuentan con la capacidad suficiente para influir en las elecciones federales en México, pero bancarizar los recursos que se manejan durante las campañas políticas acotaría la incursión del dinero proveniente del crimen organizado, considera el especialista en temas de seguridad pública, Alejandro Hope.

"Soy enemigo jurado del efectivo y habría que eliminarlo por completo de la economía mexicana, idealmente habría que tomar medidas para que no se maneje efectivo en campañas, en la medida que dejaría rastro el gasto y se tendría mayor control sobre los ingresos", dice el investigador del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

"Es preciso establecer controles uniformes para todos los partidos políticos, que eviten que el dinero ilegal sea infiltrado en las campañas", dijo en enero pasado el copresidente de la Asociación de Especialistas Certificados en Antilavado de Dinero Capítulo México (ACAMS por sus siglas en inglés), Ramón García Gibson.

El dirigente nacional del Partido Acción Nacional (PAN), Gustavo Madero, destacó que la intromisión de la delincuencia organizada en las elecciones no se puede ignorar; se vivió en Michoacán y en otros procesos. Las autoridades electorales y los partidos deben blindarse, advirtió en entrevista con CNNMéxico.

Para las elecciones federales los riesgos son relativamente menores, "porque un diputado federal, con la excepción de Julio César Godoy, no le sirve mucho a la delincuencia organizada y no tienen dinero para comprar un Presidente, no les alcanza", sentenció Hope.

Alejandro Hope advirtió que los riesgos se centran en las elecciones locales y así se ha visto en el pasado. "La mayor parte de las agresiones contra funcionarios públicos se han dado contra presidentes municipales y secretarios de Seguridad Pública Municipal".

El especialista cree que el riesgo de cooptación, intimidación y violencia abierta se da en las elecciones locales concurrentes, sobre todo porque hay algunos estados con fuerte presencia de organizaciones criminales, como es el caso de Jalisco o Nuevo León que en este año celebrarán elecciones locales.

El narco en la economía

En cuanto al efecto del narcotráfico sobre la economía, el experto menciona que existe un amplio debate sobre el impacto que tiene la inseguridad. Las estimaciones van de 1.5 hasta 15 puntos del Producto Interno Bruto (PIB), dependiendo de los parámetros que se elijan.

No obstante, destaca que para medir el impacto económico de la inseguridad, normalmente se calculan tres tipos de costo. El primero son los relacionados directamente a la seguridad. Esto es, lo que gasta el Estado en policías, fiscales, prisiones, etcétera.

"Ese gasto es de aproximadamente 10,000 y 12,000 millones de dólares, incluyendo a la Secretaría de Defensa Nacional (Sedena) y a la de Marina".

El segundo componente de costo son los relacionados con la salud. "Son años de vida saludable perdidos por homicidios o lesiones, pero también por daño psicológico. Hay algunas estimaciones al respecto que ha hecho el BID".

El tercero es el más complicado, y refiere a las medidas defensivas, es decir, lo que la gente hace o deja de hacer por la inseguridad: poner rejas y chapas en su casa, instalar sistemas de vigilancia, dejar de salir en la noche y modificar su vida cotidiana; a su juicio, quizás éste es el componente más grande de todos.

"En la mayor parte de las estimaciones representa  las dos terceras partes del costo total, pero es muy difícil de estimar porque es muy difícil controlar efectos y nosotros no tenemos estimaciones, pero me inclinaría por las cifras más bajas", agregó.

La violencia cede paulatinamente

Sin la delincuencia, probablemente la economía crecería más, opina el especialista. "Los costos directos de pérdidas de vidas humanas y lesiones es algo no trivial. Con un incremento de 9,000 a 25,000 homicidios dolosos en tres años, cualquiera que sea el precio que le pongamos a una vida humana claramente no es cero"; por ello, destaca que el gasto que se hace en materia de seguridad está justificado.

Sin embargo, el especialista subraya que "quizás ya llegamos a la cresta de la ola (de la violencia), sumado a que varias empresas ya se están adaptando. Hay un comportamiento adaptativo de muchas compañías que, por ejemplo, envían sus cargas por convoy en vez de que se trasladen tráileres solos, han instalado GPS en sus flotillas".

"Aunque estamos todavía en niveles elevados y va a tardar tiempo en reducirse, es probable que ya no veamos una expansión geométrica de la violencia como la que vimos en años pasados sobre todo entre 2008 y 2010".

Resaltó que el riesgo hacia adelante es que la forma más burda de extorsión -como la que se dio con el Casino Royal en Monterrey- se vaya volviendo más sofisticada, intrincada y difícil de combatir. "Es un escenario que hay que tener en mente, ese es un poco la evolución en Italia o la que se dio parcialmente en Rusia".

 

Ahora ve
El esperado octavo episodio de la saga ‘Star Wars’ llega a los cines del mundo
No te pierdas
×