Nigeria pide equilibrio en lucha por BM

La candidata nigeriana a presidir el organismo pidió un trato justo para las naciones emergentes; Ngozi Okonjo-Iweala dijo que de lo contrario, perderán el interés en cooperar en las instituciones.
ngozi okonjo  (Foto: CNN)
WASHINGTON (CNN) -

Los países emergentes deben recibir un trato justo en la carrera por liderar las instituciones financieras internacionales, o de lo contrario terminarán perdiendo el interés en cooperar para equilibrar la economía global, dijo una de las candidatas para presidir el Banco Mundial. "El equilibrio de poder en el mundo ha cambiado y los países de mercados emergentes están contribuyendo cada vez más al crecimiento global y necesitan que les den una voz en el manejo de las cosas. De lo contrario, perderán interés", afirmó la ministra de Finanzas de Nigeria, Ngozi Okonjo-Iweala.

La mujer, de 57 años, fue nominada el viernes por las potencias africanas de Nigeria, Sudáfrica y Angola para liderar el Banco Mundial cuando su actual presidente, Robert Zoellick, renuncie en junio.

Okonjo-Iweala compite con Jim Yong Kim, un coreano-estadounidense experto en salud pública apoyado por Estados Unidos, y con el ex ministro de Finanzas de Colombia, José Antonio Ocampo, quien habría sido nominado por Brasil.

Es la primera vez que hay más de un candidato para el puesto, que históricamente era asignado a un estadounidense bajo los acuerdos de Bretton Woods.

Okonjo-Iweala, una economista y diplomática respetada, retrató a esa tradición como un vestigio de una era pasada.

"No le pedimos a Estados Unidos que no compita, simplemente pedimos un campo de juego equilibrado, donde los candidatos puedan ser evaluados por sus méritos", sostuvo.

Ex directora gerente del Banco Mundial conocida por sus coloridos vestidos y adornos en el cabello, Okonjo-Iweala comparó su experiencia con la de Kim, que hizo una carrera combatiendo enfermedades en algunos de los países más pobres del mundo.

La mujer destacó su experiencia en manejar una de las mayores economías de África, junto con buenos antecedentes en ayudar dentro del Banco Mundial a países de Asia, África y Oriente Medio a buscar fondos en los mercados para financiar programas de desarrollo.

"No tengo que ir a aprender nada porque yo sé cómo funciona la institución y sé lo que hay que hacer para que funcione mejor y más rápido para los países en desarrollo", dijo.

El secretario del Tesoro estadounidense, Timothy Geithner, dijo a Reuters durante el fin de semana que confiaba en que Kim conseguiría el apoyo necesario para quedarse con el puesto.

Okonjo-Iweala reconoció que si Estados Unidos, que posee el mayor poder de voto dentro del Banco Mundial, y Europea se unen, su candidatura no tendría posibilidades. Sin embargo, confió en que el directorio de la institución honraría su promesa de un proceso abierto, basado en el mérito.

"No vamos a decir que ya estamos derrotados", dijo en diálogo telefónico desde Abuja. "Esperemos que las instituciones de Bretton Woods y sus accionistas mantengan su palabra", agregó.

La situación de la mujer en Nigeria es difícil. Tras dejar el Banco Mundial el año pasado, se convirtió en la principal arquitecta del plan económico del presidente nigeriano, Goodluck Jonathan.

Poco después de asumir el cargo, buscó implementar duras reformas, en línea con su fama de activista contra la corrupción. Una de sus primeras medidas fue eliminar los subsidios al combustible, decisión que generó tales protestas que el Gobierno tuvo que dar marcha atrás.

Ahora, sus oponentes la están atacando por su nominación al Banco Mundial, diciendo que su candidatura muestra falta de lealtad con su país y con su presidente.

El año pasado, Okonjo-Iweala fue una de las impulsoras de un plan para crear los llamados bonos diáspora para recaudar dinero de unos 23 millones de africanos que viven en el exterior y que poseen más de 30,000 millones de dólares en ahorros. El dinero recaudado ayudaría a los países africanos a financiar servicios esenciales para combatir la pobreza.

En Nigeria, se le atribuye el haber alcanzado un acuerdo con el Club de París en el 2005 para reducir en 30,000 millones de dólares la deuda del país, en el segundo mayor perdón de deuda que otorgó esa institución en toda su historia.

Si bien la principal misión del Banco Mundial es combatir la pobreza, la institución ha estado cada vez más activa en recomendar políticas a los países, más que sólo prestarles plata. Okonjo-Iweala dijo que el banco debía volverse más audaz en ese aspecto.

"Los países emergentes (...) necesitan que el banco sea un proveedor y un intermediario de conocimiento de un país a otro. Para hacer eso, necesitamos organizar a los expertos del banco de una manera mucho más inteligente y rápida", declaró.

 

Ahora ve
Los datos más curiosos sobre Netflix en México durante 2017
No te pierdas
×