‘Gastadores’, alivio para economía china

Para impulsar el consumo, China debe poner más dinero en las manos de la gente e instarla a comprar; una forma de hacerlo es reducir impuestos, dar estímulos directos y permitir el alza de salarios.
China consumidores  (Foto: AP)
Ciro Sanati

Los consumidores de China necesitan ponerse en acción y gastar si quieren que la nación evite un brusco aterrizaje económico. Pero para que eso suceda, el Gobierno chino debe establecer una serie de reformas para dar a los consumidores del país la confianza necesaria para dejar de ahorrar y salir a comprar.

Aunque la autoridad está tomando medidas en la dirección correcta, serán necesarios más esfuerzos para armar a los consumidores chinos con el poder adquisitivo necesario para evitar que el motor económico del país falle, amenazando con descarrilar la ya frágil recuperación económica en Occidente.

El mes pasado, el Gobierno chino sorprendió a economistas de todo el mundo al anunciar que el objetivo de crecimiento económico para 2012 sería sólo de 7.5%. Aunque lograrlo sería una hazaña increíble para una economía madura como Estados Unidos, es aterradoramente bajo para China. Después de todo, el país creció entre 9.2% y 14.2% en los últimos cinco años, la mayoría de ellos posteriores al estruendo de la crisis financiera global.

Desde que la meta fue reducida, operadores y administradores de fondos de Wall Street han estado cada vez más preocupados de que China pueda experimentar una corrección económica mucho más difícil, a la que se refieren como un 'aterrizaje brusco' económico.

No existe una definición de lo que constituiría un aterrizaje violento en comparación con un aterrizaje suave menos agudo, pero el consenso general parece creer que China tendría un aterrizaje brusco si su tasa anual de crecimiento económica fuera inferior a una tasa de entre 4% y 6%. Una vez más, estas altas tasas de crecimiento serían bienvenidas en economías más maduras, pero en China, serían un gran golpe para el plan maestro económico nacional.

Entonces, ¿cómo puede China prevenir un aterrizaje brusco? El Gobierno chino considera que finalmente necesita alejar su crecimiento económico de los volubles mercados de exportación y estimular el crecimiento económico interno a través del gasto creciente de los consumidores. China es una economía planificada, lo que significa que sus líderes tienen elaborados planes para dirigir la nación por un camino económico determinado.

La transición de ser una potencia exportadora a una economía impulsada por el consumidor no se producirá sino hasta dentro de algunos años, según los planes de crecimiento a largo plazo impuestos por Pekín. Pero la caída del 20% en las exportaciones chinas desde 2007 ha obligado a los planificadores centrales de la nación a avanzar en la línea de tiempo y enfocarse en el consumidor chino para llenar los vacíos económicos dejados por el débil crecimiento de las exportaciones.

El plan de Pekín para rellenar la brecha se enfoca en el aumento del gasto público. El gobierno chino autorizó una meta de déficit en el presupuesto fiscal del 2% del PIB para 2012, frente al 1% en 2011. El aumento del gasto será invertido en infraestructura, educación, vivienda social, seguridad social y salud.

El gasto deficitario tiene sus virtudes, pero el tamaño y el alcance del gasto aquí no parece ser suficiente para poner en marcha la economía china. Después de todo, el paquete especial de estímulo económico de 600,000 millones de dólares que el gobierno chino lanzó hace un par de años en el pico de la crisis financiera mundial ha tenido resultados mixtos.

El estímulo, pese a su gran tamaño, no pudo detener el declive en la tasa de crecimiento de la nación. Esto puede ser debido a que el rango de aplicación del gasto estaba dirigido a proyectos de inversión en activos fijos, como la construcción de un nuevo puerto o la mejora de una carretera, y no hacia el aumento del gasto del consumidor.

El dinero extra que el Gobierno prevé invertir en programas sociales podría mejorar la vida del ciudadano chino promedio, pero no necesariamente ayudará a impulsar el crecimiento económico; al menos no a los niveles necesarios para cubrir la brecha dejada por el descenso en las exportaciones. Lo que China necesita es dar poder a su base de consumidores y ahorrar en bienestar social.

El gasto del consumidor constituye la mayor parte de la actividad económica en las economías maduras, más notablemente en Estados Unidos, en la que representa alrededor del 70% de la economía. La muy criticada sociedad de consumo estadounidense no sólo ha soportado la economía estadounidense durante años, sino que también ayudó a impulsar la tasa de crecimiento de China al absorber una gran parte de sus exportaciones.

Pero ahora, los consumidores estadounidenses están gastados, por lo que no se puede contar con ellos para absorber más productos chinos. Mientras tanto, el malestar económico en Europa significa que los consumidores europeos tampoco pueden ayudar a absorber el excedente de productos chinos. Esta obligación recae ahora en el consumidor chino, cuyo gasto comprende sólo el 44% del PIB del país.

Para facultar al consumidor chino, Beijing tiene que poner más dinero en los bolsillos de la gente y hacer que se sienta lo suficientemente cómoda como para gastarlo. Una manera de hacer esto es hacer que los productos sean más baratos, al bajar impuestos como el impuesto nacional del IVA del 17%.

El IVA tiene un impacto negativo en el gasto del consumidor, ya que básicamente grava a la gente por comprar. La reducción o eliminación del IVA, junto con varios otros impuestos sobre el consumo estatales y locales, tendría un impacto positivo directo e inmediato en el gasto del consumidor.

El país también debe buscar una manera de evitar que los consumidores chinos gasten dinero en el extranjero. Los consumidores chinos gastaron casi 50 millones de dólares el año pasado en el extranjero, cifra que aumentó 66% desde 2010, de acuerdo con China UnionPay, el emisor de tarjetas de crédito más grande del país. Las ventas generales minoristas en China crecieron 17% durante el mismo lapso, un alza mucho menor que el crecimiento en el gasto exterior.

Los chinos están viajando más que nunca, pero una de las principales razones es porque quieren ir a comprar bienes que, o no pueden conseguir en China o que son demasiado caros debido a los altos impuestos y derechos de importación.

Los precios de los bienes de lujo en China son alrededor de 50% más altos que en Estados Unidos y 72% más altos que en Francia, según el Ministerio de Comercio de China. La Asociación Mundial del Lujo estima que el consumidor chino representó alrededor del 62% de todas las ventas de lujo en Europa el año pasado. Irónicamente, gran parte de lo que están comprando fue fabricado originalmente en China.

Pero no son sólo los chinos adinerados que compran bolsos Prada quienes deben ser atacados aquí. El mercado de consumo chino podría recibir un enorme impulso con sólo una fracción de crecimiento en el gasto por parte de los alrededor de 1,000 millones de chinos que viven con salarios bajos. El gobierno chino podría considerar enviar cheques de estímulo como Estados Unidos hizo durante su última recesión para dar un impulso temporal al gasto de los consumidores.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Para una solución a largo plazo, el gobierno debe permitir que los salarios aumenten lentamente en todo el país o, posiblemente, establecer un salario mínimo para que más personas puedan permitirse el lujo de comprar las cosas que han estado fabricando durante todos estos años. Por supuesto, estas políticas deben ser equilibradas y graduales para garantizar que las ganancias en el gasto de los consumidores no sean devoradas por la inflación.

En última instancia, los chinos necesitan sentirse cómodos al gastar para ayudar a China a avanzar hacia la siguiente fase de crecimiento económico. Las mejoras en el sistema nacional de seguridad social harían mucho para facilitar a los chinos gastar más y ahorrar menos. El efecto neto podría ser un fuerte incremento en la actividad económica, lo cual podría ayudar a China a evitar cualquier tipo de aterrizaje, ya sea brusco o suave.

Ahora ve
Policía investiga explosión cerca de terminal de autobuses de Manhattan
No te pierdas
×