Obama enfoca su campaña en la economía

El presidente no ha criticado a sus rivales republicanos, pero el vicepresidente Biden habla por él; Romney ha sido el mayor blanco de sus ataques en temas como el rescate automotriz y el presupuesto.
Obama Biden  (Foto: Cortesía CNNMoney)
Charles Riley
NUEVA YORK -

La campaña de reelección del Gobierno de Barack Obama ha comenzado recientemente a trazar líneas de batalla en torno a lo que probablemente será el tema más comentado hasta el 6 de noviembre: la economía.

La campaña ha enviado a Joe Biden a hablar sobre autos en Ohio, seguridad social y Medicare en Florida y manufactura en Iowa, tres puntos de referencia en tres estados indecisos.

El propio presidente Obama saltará a la palestra el martes.

Obama prestará especial atención al presupuesto del representante Paul Ryan, mientras hace eco de los grandes temas de equidad económica y responsabilidad compartida que delineó durante un discurso en Kansas el pasado otoño, y de nuevo en su discurso del Estado de la Unión en enero.

Y Obama volverá a abogar por la llamada Regla Buffett, que insta a imponer mayores impuestos a algunos de los estadounidenses más ricos. Hasta ahora, Obama ha sido moderado en sus críticas específicas hacia los candidatos republicanos.

"Todavía es temporada de elecciones primarias en el Partido Republicano, tomarán una decisión sobre quién será su candidato", dijo Obama a periodistas en una conferencia de prensa el lunes. "Les daré una tregua por ahora a los muchachos porque todavía están tratando de conseguir su nominación".

Biden ha sido más específico -y mordaz- refiriéndose a los aspirantes a la candidatura republicana por su nombre durante su gira por los estados indecisos, y atacándolos en todo, desde el plan de rescate automotriz hasta Medicare, la Seguridad Social, la política del impuesto de sociedades y el comercio.

El republicano Mitt Romney -ahora en la vía rápida hacia la nominación de su partido- ha recibido la mayor parte de la atención de Biden. En Ohio, el vicepresidente criticó el ex gobernador de Massachusetts por oponerse al rescate automotriz.

"Nuestros amigos en el otro lado... dijeron que pondríamos a las compañías automotrices 'bajo la tutela del Estado'", dijo Biden. "El gobernador Romney fue más directo: 'Dejen que Detroit vaya a la quiebra'"..

Por supuesto, la posición de Romney fue más matizada. El candidato abogó por una quiebra administrada al momento del rescate, y sigue insistiendo en que ése era el curso de acción ideal.

Pero la idea de que los fabricantes de automóviles en problemas habrían atraído la suficiente inversión privada como para mantenerse a flote ha sido recibida con escepticismo por parte de muchos expertos.

En un discurso ante los miembros de la United Auto Workers en Ohio, Biden dedicó algunos cientos de palabras para insertar esa idea en las cabezas.

"Cualquier experto honesto te dirá que en 2009 no había nadie haciendo fila para prestar a General Motors o a Chrysler ningún dinero o para prestar dinero a nadie, para el caso", dijo Biden. "Eso incluye a Bain Capital. Ellos no hacían fila para prestar dinero a nadie tampoco".

Desde entonces, General Motors ha reportado ganancias récord, y la Casa Blanca parece dispuesta a argumentar que sus esfuerzos fueron decisivos en el rescate de la industria - una línea directa de ataque contra Romney.

La vocera de Romney, Andrea Saul, dijo que el gobierno "ha hecho más por devastar la clase media que cualquier otro en la historia moderna". Citó el desempleo, los deprimidos valores de la vivienda y los altos precios de la gasolina.

"Con ese tipo de registro, no es ninguna sorpresa que la Casa Blanca de Obama haya procedido a atacar a un creador de empleo probado como Mitt Romney", añadió Saul.

En otros temas, la campaña de Obama-Biden ha estado atacando a Romney a través de Ryan, presidente de la comisión de presupuesto que ha apoyado públicamente a Romney. En Florida, Biden enfocó gran parte de su discurso al presupuesto de Ryan, y vinculó ese modelo a Romney en cada oportunidad disponible.

Biden también criticó a Romney por apoyar el plan de presupuesto de "recortar, limitar, y equilibrar" que estaba en boga entre los republicanos de la Cámara de Representantes el pasado verano.

"Romney apoya recortar, limitar, y equilibrar, lo cual es otra demostración de que no hay entendimiento entre el gobernador Romney y los líderes republicanos acerca de las cuestiones más importantes que enfrenta este país", dijo Biden. "Y ni siquiera el 'Etch a Sketch' ('borrón y cuenta nueva') de Romney puede cambiar eso".

Rick Santorum y Newt Gingrich, por su parte, han atraído sólo ataques secundario de la Casa Blanca en las últimas semanas.

Cuando todavía faltan meses para el día de la elección, quizás la variable más grande en la ecuación retórica de la campaña es la propia economía.

Los principales índices bursátiles tuvieron un gran avance en el primer trimestre y la tasa de desempleo bajó a 8.3%. Está programado que otra lectura sea emitida el viernes.

Una continuación en la tendencia del desempleo sería una buena noticia para la Casa Blanca. Pero hay razones para pensar que la recuperación no es tan fuerte como las sólidas cifras de empleo indican.

El crecimiento económico, por ejemplo, sigue estando retrasado. Si el crecimiento se desacelera en el segundo semestre del año, como hizo en 2010, la Casa Blanca estaría en una posición difícil.

Ahora ve
El mundo está “perdiendo la batalla” contra el cambio climático, alerta Macron
No te pierdas
×