Reservas de crudo, lejos de ser solución

Expertos dicen que esos recursos deben utilizarse sólo en emergencias y no por un mercado nervioso; estiman que tomar esa decisión podría tener un efecto limitado en los precios de la gasolina.
gasolina carro  (Foto: Thinkstock)
Steve Hargreaves
NUEVA YORK -

A medida que las sanciones estadounidenses sobre Irán aumentan y los precios de la gasolina alcanzan niveles sin precedentes, es cada vez más probable que una liberación de petróleo de la Reserva Estratégica de Petróleo de Estados Unidos (SPR, por sus siglas en inglés) esté en proceso. Sin embargo, los analistas no están convencidos de que tocar la SPR sea una buena idea.

Funcionarios del Gobierno estadounidense dijeron el viernes que las reservas de la SPR fueron tomadas en cuenta cuando determinaron que los mercados de petróleo podían manejar la pérdida del petróleo iraní.

Incluso antes de que las sanciones más estrictas fueran dadas a conocer, se habló de que el Gobierno se había coludido con países europeos para realizar un retiro coordinado de reservas. Los rumores ya han impulsado ligeramente hacia abajo los precios mundiales del petróleo, aunque permanecen a más de 120 dólares por barril.

Sin embargo, los analistas se muestran escépticos acerca del impacto que tocar la SPR tendría sobre los precios.

Señalan que, en el pasado, este efecto ha sido pequeño y de corta duración. También dicen que las reservas están destinadas a cubrir eventos que produzcan una verdadera escasez de gasolina en las estaciones de servicio estadounidenses, como lo que podría suceder en un conflicto en toda regla con Irán. La SPR no fue diseñada para reducir los precios en un mercado nervioso.

"Solamente las interrupciones de suministro físicas ameritan un retiro", dijo Kevin Book, director administrativo de investigación de ClearView Energy Partners. El aumento en los precios del petróleo en el último par de meses es un signo de que las cosas con Irán podrían ponerse muy mal, y que "no debemos quemar nuestra red de seguridad de nuestros tanques de gas".

La reserva estadounidense se compone de aproximadamente 700 millones de barriles de petróleo almacenados en bóvedas de sal subterráneas en cuatro lugares a lo largo de la costa del Golfo de México, dos en Louisiana y dos en Texas. La cantidad de petróleo en la reserva equivale a alrededor de 80 días el valor de las importaciones estadounidenses.

Otros países desarrollados como Reino Unido, Japón y algunas naciones de Europa también mantienen pequeñas reservas estratégicas de petróleo. Las reservas de Estados Unidos están controladas por el Presidente, quien puede vender el petróleo o rellenar las existencias en cualquier momento.

Con los precios de la gasolina en aumento y las elecciones cada vez más cerca, ha existido presión sobre el presidente Barack Obama para que aproveche la reserva en busca de precios más bajos. El mes pasado, una coalición de legisladores demócratas escribió una carta al presidente instándolo a dicha venta.

Los republicanos generalmente se oponen a la idea, diciendo que las reservas de petróleo sólo deben ser utilizadas para una emergencia. Además, con el presidente sufriendo tantas críticas por el aumento en los precios de la gasolina -siete de cada diez estadounidenses dijeron que el alza de precios había ocasionado graves perjuicios para ellos y sus familias, según un reciente sondeo de CNN- un precio más bajo de la gasolina no ayudará a las posibilidades republicanas de cara a la elección.

Obama tocó la SPR el año pasado en respuesta a la guerra civil en Libia, que canceló el envío de unos 2 millones de barriles diarios de producción de petróleo. Antes de eso, fue utilizada para cubrir la interrupción del huracán Katrina en 2005. Clinton también la abrió un puñado de veces durante su mandato.

No está claro qué impacto tendría más petróleo de la SPR sobre los precios de la gasolina en estos momentos.

Aunque los precios mundiales del petróleo se han disparado, en Estados Unidos son relativamente más bajos debido a una superabundancia en la parte del Medio Oeste del país, hacia donde la mayor parte del crudo de la SPR probablemente fluiría.

Sin embargo, debido a que los precios de la gasolina estadounidense están vinculados al costo de los precios mundiales del crudo, que están superando en alrededor de 20 dólares al barril de crudo estadounidense, tocar la SPR podría no ayudar mucho en la bomba de la gasolinera.

Los analistas creen que la única forma en que los precios de la gasolina podrían ser reducidos -si es que eso es posible- es a través de una liberación coordinada de petróleo en Estados Unidos y otros países desarrollados.

Si se decide una liberación de las reservas, el Gobierno estadounidense probablemente culpará a una variedad de cortes de suministro petrolero en todo el mundo. Irán es el más grande -los analistas prevén que hasta un millón de barriles al día podrían perderse si las sanciones surten pleno efecto- pero también hay otros cortes que suman tal vez otro medio millón de barriles al día, en particular en Sudán, Yemen y Siria.

Sin embargo, los 1.5 millones de barriles de pérdida diaria de producción palidecen en comparación con lo que podría ocurrir en una emergencia real.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El estrecho de Ormuz, que Irán ha amenazado con cerrar, ve pasar 17 millones de barriles al día a través de sus aguas. Eso es una quinta parte de la producción mundial.

"La precaución es aún la palabra", dijo Daniel Yergin, presidente de IHS CERA y autor de The Quest: Energy, Security, and the Remaking of the Modern World, a un panel del Senado cuando se le preguntó acerca de la explotación de la SPR. "El sistema completo fue creado para hacer frente a las interrupciones, y existen muchas incertidumbres por delante".

Ahora ve
México, EU y Colombia dialogan para combatir en conjunto el consumo de drogas
No te pierdas
×