Gas natural: El futuro de la energía

El experto Daniel Yergin prevé que este hidrocarburo será la base para generar electricidad; sin embargo, admite que su auge también afectará el desarrollo de la energía eólica y solar.
shale gas  (Foto: AP)
Brian Dumaine

Daniel Yergin, autor del best seller The Quest: Energy, Security, and the Remaking of the Modern World, es uno de los pensadores más importantes del mundo acerca de la energía y sus implicaciones. Recibió un Premio Pulitzer por su libro anterior The Prize: The Epic Quest for Oil, Money, and Power. Yergin es presidente y fundador de IHS Cambridge Energy Research Associates, está en el consejo asesor de la Secretaría de Energía de Estados Unidos, y presidió la Fuerza de Trabajo de Investigación y Desarrollo Estratégico de Energía del Departamento de Energía de Estados Unidos. Habló recientemente con Brian Dumaine sobre el papel que el gas natural desempeñará en el futuro energético de Estados Unidos.

La tecnología de fractura hidráulica ha dado a Estados Unidos un suministro de 100 años de gas natural barato. ¿Cuál es su impacto en la energía nuclear, eólica, solar y a base de carbón?

El gas natural de bajo costo está transformando las bases económicas de la competencia en la generación de energía eléctrica en las plantas de carbón de Estados Unidos que hoy en día generan más del 40% de nuestra electricidad. Sin embargo, la construcción de plantas de carbón está a punto de estancarse: en primer lugar, por razones ambientales y, segundo, porque los fundamentos económicos del gas natural son muy convincentes. Está siendo defendido por muchos ambientalistas como un buen sustituto para el carbón porque es más limpio y emite alrededor del 50% menos de dióxido de carbono que el carbón.

La energía nuclear genera actualmente un 20% de nuestra electricidad, pero las plantas se están haciendo viejas y necesitan ser reemplazadas. ¿Qué las va a reemplazar?

Sólo algunas pocas plantas nucleares están siendo construidas en Estados Unidos en estos momentos. Los aspectos económicos de la construcción nuclear son un reto: es mucho más cara que el gas natural.

¿La preocupación no es ahora que el gas natural barato pueda también desplazar a la energía eólica y solar?

Sí. El debate se enfoca en si el gas natural es un combustible puente para ganar tiempo mientras son desarrolladas energías renovables o si será en sí misma una fuente permanente y principal de electricidad.

¿Tú qué piensas?

Durante el año pasado, el debate se ha movido más allá de la idea del gas como un combustible puente hacia lo que el gas significa para la manufactura y la creación de empleo en Estados Unidos y cómo hará que el país sea más competitivo a nivel mundial como exportador de energía. El discurso del Estado de la Unión del presidente (estadounidense Barack Obama) fue notable en la forma en que envolvió el boom del shale gas en sus políticas económicas y en la creación de empleo.

Creo que el gas natural en los próximos años va a ser el combustible por defecto para la nueva generación eléctrica. La demanda de energía subirá entre 15% y 20% en Estados Unidos durante esta década a causa de la creciente electrificación de nuestra sociedad. Todo, desde las iPads hasta los autos eléctricos de Nissan Leafs; los servicios públicos necesitarán una fuente confiable de combustible en un volumen suficiente para satisfacer esa demanda, y el gas natural se ajusta mejor a esa descripción.

¿Y eso hará feliz a la comunidad ambiental?

Bueno, el gas natural puede ser un hidrocarburo relativamente limpio, pero sigue siendo un hidrocarburo.

¿Así que la energía eólica y solar tendrán dificultades para competir?

Recuerda que la energía eólica y solar representan sólo el 3% de nuestra energía eléctrica, mientras que el gas natural representa el 23%, y su participación va a subir rápidamente. La mayor parte de ese 3% es eólica. El gas natural tiene un nuevo papel como socio de las energías renovables, suministrando energía cuando el viento no sopla y el sol no brilla.

¿Crecerá el uso de la energía solar?

La energía solar sigue siendo menos del 1% de la generación eléctrica de de Estados Unidos y, a pesar de que sus costos han bajado dramáticamente, aún deben bajar mucho más. La energía solar es generalmente mucho más cara que el carbón y el gas natural.

Hay que recordar que la energía es un negocio enorme y con alto gasto de capital, y se necesita mucho tiempo para que las nuevas tecnologías crezcan. La euforia que emerge de Silicon Valley cuando ves cuán rápidamente Twitter o YouTube pueden surgir no se aplica a la industria energética.

A nivel mundial, las inversiones solares y eólicas han ido creciendo alrededor de 30% por año. ¿Qué podría retrasar la adopción de la energía eólica y solar?

Bueno, existe incertidumbre política. En Estados Unidos, los créditos fiscales para la energía eólica expirarán a finales de este año, y no está claro si serán renovados. Además, la austeridad económica actual en los países desarrollados también ralentizará la adopción. España e Italia, que fueron los primeros en adoptar las energías renovables, fueron golpeados por la crisis de la eurozona y han reducido su adopción.

¿Acaso la catástrofe de Fukushima no hizo reconsiderar a algunos países sus proyectos nucleares? Ésa es una buena noticia para las energías renovables, ¿verdad?

Alemania ha decidido suspender las actividades en sus centrales nucleares y está haciendo una gran apuesta sobre su economía acerca de cuán rápido pueden ser desarrolladas las energías renovables, en particular, la energía eólica marina. En Japón, 53 de los 54 reactores nucleares cerrarán, y la nación debate la viabilidad de las energías renovables.

La buena noticia es que el punto de partida básico para la industria de la energía eléctrica es la diversificación. Puede que no sepas lo que deparará el futuro, cómo cambiarán los precios, qué políticas van a cambiar, así que lo más inteligente es tener una cartera diversificada que incluya la energía eólica y solar. Algunos en Estados Unidos se muestran escépticos acerca del gas natural, ya que históricamente hemos visto grandes oscilaciones de precios. Muchos expertos piensan que es diferente esta vez, pero aquellos que hemos vivido a través de los ciclos de precios volátiles sabemos que los precios van a cambiar.

¿Qué pasa con China? Está en camino de instalar una impresionante planta de energía solar de cinco gigavatios este año.

Las necesidades de energía cada vez mayores de países en desarrollo como China e India darán un impulso a las energías renovables. China necesita tanta energía como pueda obtener. En los últimos cinco años, China ha creado en realidad una segunda China: ha duplicado su infraestructura energética. Es inaudito. State Grid, la principal firma de servicio público del país, está invirtiendo 50,000 millones de dólares al año. China necesita energía nuclear, solar, eólica y de carbón. China realmente tiene una estrategia de todos estos tipos de energía mencionados, porque la energía es crucial para su crecimiento.

¿Así que eres cautelosamente optimista acerca de las energías renovables?

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Sí. Aunque su participación es pequeña, las energías renovables en la última década se han convertido en un gran negocio mundial, y éste será mucho más grande hacia el final de la década.

Este artículo es de la edición del 30 de abril de 2012 de Fortune.

Ahora ve
El demócrata Doug Jones vence al candidato de Trump al Senado de Alabama
No te pierdas
×