Corrupción le ‘roba’ atractivo a México

El país cayó del sitio 8 al 12 en la preferencia de firmas extranjeras que buscan crecer, dice PwC; para los CEO encuestados, la principal fuente de riesgo es el limitado crecimiento económico.
corrupcion  (Foto: Thinkstock)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Los sobornos y la corrupción fueron factores que sacaron a México de la lista de los 10 mejores países en los que las empresas internacionales buscarían oportunidades para crecer, al caer del sitio 8 al 12, revela la Encuesta Global de CEO de la firma de consultoría PwC.

"El hecho de que solo 45 de 1,258 CEO a nivel mundial haya mencionado a México entre los tres principales destinos para crecer, tiene que ser interpretado como una mala noticia, ya que en la encuesta anterior fueron más de 70 los CEO interesados en nuestro país", dijo Leopoldo Eggers, analista y editor de la encuesta.

Recientemente, uno de los casos más sonados de corrupción lo protagonizó la filial mexicana de la minorista Wal-Mart, quien de acuerdo con una investigación de The New York Times, habría destinado al menos 24 millones de dólares para sobornar a funcionarios de México para aumentar su dominio en el mercado.

El tema corrupción es un inhibidor de la inversión extranjera a cualquier país y "hace que hayamos bajado de este octavo lugar a la décimo segunda posición en esta encuesta que se aplicó a finales de 2011, con relación al 2010", agregó Luis Gerardo Díaz, socio de Mercadotecnia y Desarrollo de nuevos Negocios de PwC, tras presentar los resultados de la quinceava edición de la encuesta.

De acuerdo con los resultados de la encuesta, el principal riesgo que percibe el 80% de los CEO a nivel global, el 74% de los que operan en los BRIC -Brasil, Rusia, India y China- y el 73% de los mexicanos, es el "pobre" crecimiento económico.

La segunda fuente de riesgo para los CEO a nivel global, proviene de los desequilibrios fiscales de los gobiernos en los que operan sus empresas (66%), no así para los CEO de México (69%), y de los BRIC (64%), a quienes les preocupa más la volatilidad de las tasas cambiarias.

El tercer riesgo para los CEO a nivel global tiene que ver con la inestabilidad de los mercados de capital (64%), y para los CEO de los BRIC, con la inflación (59%).

En cambio, para los mexicanos, el tercero de los riesgos ya no proviene de los fundamentales macroeconómicos, sino del ámbito político y cultural: "los sobornos y la corrupción" (64%).

Para los CEO de México, los riesgos relacionados con la sobrerregulación (47%), el déficit fiscal del gobierno (41%) y la inflación (25%), tienen una relevancia mucho menor de la que asumen los CEO globales y de los BRIC. En contraparte, para los CEO globales el riesgo de la corrupción es el menos relevante (34%).

El perfil de las respuestas de los CEO de México -y de los BRIC- refleja un avance en lo que toca al buen manejo fiscal y monetario de sus respectivos gobiernos, pero también resulta indicativo de las asignaturas pendientes que hay que completar.

Leopoldo Eggers, analista y editor de la encuesta, destaca que la combinación de diversos factores son los que han hecho a México perder atractivo, "pero entre los CEOS mexicanos hay esa idea de esperar muchos años a que el país despegue, mientras otras economías están haciendo sus reformas estructurales y dan más facilidades a la inversión".

Aclaró que la inversión extranjera directa se ha mantenido sin cambio, y no disminuye, pero tampoco aumenta, con lo que "se pierde el potencial el crecimiento que podría observarse" y consideró primordial atender la corrupción en México.

Asimismo, aseveró que la corrupción no es problema exclusivo de México. "Brasil se encuentra a la par de nosotros y esa percepción es la misma para India, China, Rusia. Es un problema que se está agudizando en el ámbito mundial, pero más en los mercados emergentes, y es un factor que afecta a las empresas. A Wal-Mart creo que ya le costó algo".

Los CEO a nivel global están menos confiados que hace un año en cuanto a la posibilidad de cumplir con las metas de crecimiento de sus empresas en el corto y en el mediano plazo.

Esta baja en su confianza se debe a la percepción de que los problemas que enfrenta la economía mundial, y que son la causa de la incertidumbre y de la volatilidad no se van a resolver en el mediano plazo.

Los CEO saben que la solución a la crisis de deuda europea será un proceso que llevará tiempo, y que si bien la economía de Estados Unidos ha mostrado cierta fortaleza en los últimos dos años, tarde o temprano tendrá que emprender "la estrategia de salida" para resolver el sobreendeudamiento y los grandes desequilibrios fiscales que tiene el Gobierno del vecino país.

La caída en la confianza de los CEO refleja también su desencanto con respecto a la posibilidad de que las grandes economías emergentes (China, India, Rusia y Brasil) puedan convertirse en los nuevos polos de desarrollo y crecimiento que la economía mundial necesita.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Aunque por ahora estas naciones se mantienen como un target importante en las estrategias geográficas de los CEO, las noticias de la desaceleración de la economía China, y la evidencia de sobrecalentamiento en Rusia y Brasil ya están encendiendo nuevas luces amarillas en los horizontes de mediano plazo.

Obviamente, existen diferencias regionales en la confianza de los CEO. Los mexicanos son optimistas en el corto plazo, pero el entusiasmo se diluye en el mediano plazo, ante la sombra ominosa del ajuste fiscal en Estados Unidos y por la falta de reformas estructurales y su impacto en la competitividad de algunos sectores industriales, como en el caso de la industria petroquímica.

Ahora ve
Sin el TLCAN, los estadounidenses tendrían que pagar más por estos productos
No te pierdas
×