S&P advierte volatilidad por AMLO

Si remonta en las encuestas los mercados podrían padecer de nerviosismo, dice la calificadora; inversionistas confían en las propuestas de los candidatos pero más en las del PRI y el PAN, indica.
amlo lopez  (Foto: Notimex)
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

La volatilidad en los mercados financieros se incrementaría si el candidato de la Coalición Movimiento Progresista, Andrés Manuel López Obrador, sube rápidamente en las encuestas, advierte la calificadora de riesgo crediticio Standard and Poor´s (S&P).

"Si el candidato del PRD, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) pasara de la tercera a la segunda posición y subiera de manera considerable en las encuestas, podríamos esperar un incremento en la volatilidad en el mercado", dice Lisa M. Schineller.

En el análisis "Diez preguntas clave de inversionistas: Elecciones en México y la calificación soberana", la analista para México de S&P agrega que "esto, a pesar del cambio en la retórica de López Obrador más hacia el centro, dada la falta de un historial de gobierno del PRD a nivel nacional en combinación con la persistente memoria negativa de su comportamiento desafiante tras el resultado de la elección de 2006".

Además, dice que los inversionistas parecen tener confianza en las políticas generales que los principales candidatos abanderan, en particular las del candidato que los inversionistas parecen tener confianza, las del candidato que encabeza las encuestas, Enrique Peña Nieto del PRI, así como las de quien ocupa la segunda posición, Josefina Vázquez Mota del PAN.

Contrario a la experiencia histórica, el mercado ha expresado poca preocupación sobre las elecciones en México por varias razones. En primer lugar, explica, se encuentra el estable y predecible marco de políticas de México y la ausencia de grandes desequilibrios económicos, sobre todo en comparación con las economías avanzadas que experimentan actualmente crisis soberanas y bancarias.

Standard & Poor's es la mayor firma calificadora de riesgo crediticio del mundo con presencia en 23 países con el propósito, dice, de proveer información a los inversionistas que desean para su toma de decisiones. Considera que las elecciones presidenciales tienen implicaciones para las calificaciones de México. "Las políticas que el nuevo gobierno pudiera implementar, para bien o para mal, podrían tener implicaciones para las calificaciones de México".

La calificación soberana mexicana mantiene una perspectiva estable, dado que bajo el escenario base de S&P no prevé un deterioro ni grandes avances a través del ciclo político de 2012 o en el siguiente sexenio.

Un amplio consenso para mantener la inflación y los déficits en niveles bajos, y un marco institucional con un enfoque a la política fiscal basado en reglas y la existencia de un banco central formalmente independiente, además de otras instituciones, limitan las posibilidades de que se presente un deterioro de las políticas.

Al mismo tiempo, los fuertes poderes fácticos y la necesidad de obtener apoyo entre los partidos, en particular para la aprobación de legislaciones constitucionales o controvertidas, han frenado el impulso de las reformas.

"Prevemos que esto continúe limitando el potencial de políticas que han estado avanzando en México, aunque a un ritmo lento y gradual. Por supuesto, los cambios inesperados en las políticas para bien o para mal podrían tener implicaciones sobre las calificaciones".

De acuerdo a algunas encuestas López Obrador se disputa la segunda posición en la intención del voto, mientras que Peña Nieto encabeza las preferencias hasta el momento.

¿Sube o baja calificación soberana?

Los inversionistas también cuestionan, según el análisis, a qué llevaría a México a un alza o baja en la calificación de México después de las elecciones. Lisa M. Schineller expone que señales políticas más concretas de la nueva administración, así como su capacidad para hacer avanzar legislaciones en el Congreso, probablemente serán los elementos en que nos enfoquemos después de las elecciones.

"Es probable que Peña Nieto tenga la base legislativa más fuerte, pero el PRI no es homogéneo y probablemente algunas facciones impedirían una negociación fácil dentro del partido, incluso en un escenario donde el PRI tenga la mayoría en el Congreso. Vázquez Mota y López Obrador definitivamente afrontarían un reto mayor en la negociación entre las líneas de partidos, ya sea en una coalición o con el PRI".

Por lo tanto, es probable que la misma necesidad de negociar y de hacer compromisos que ha caracterizado a México durante la última década continúe durante los próximos seis años. Si bien los expertos afirman que todo el mundo sabe lo que hay que hacer para mejorar las condiciones de vida en México, los aspectos polémicos de diversas propuestas de reforma -que se refieren a la competencia, el petróleo, los impuestos, la mano de obra y la política- han tenido avances limitados en varias administraciones.

"Podríamos subir nuestras calificaciones de México si percibiéramos perspectivas más fuertes de crecimiento y finanzas públicas en el medio plazo. Por ejemplo, esto podría ocurrir si la próxima administración pone en práctica políticas que fortalezcan la base de ingresos no petroleros del gobierno general (central y local) o que alienten una mayor inversión interna".

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"Podríamos bajar las calificaciones si la inversión y las expectativas de crecimiento de México de mediano plazo se deterioraran más en comparación con las de sus pares. Esto podría afectar el perfil de la deuda del gobierno de México y sus balances fiscales, y debilitaría el respaldo público para el marco actual de las políticas fiscales y monetarias", indica la analista de S&P.

S&P califica a varias entidades gobernadas por el PRI como Coahuila, Estado de México, Nuevo León y Puebla, entre otras.  

Ahora ve
Te decimos qué es la neutralidad en la red y por qué debe importarte
No te pierdas
×