Inseguridad ‘secuestra’ a IED en México

La agencia S&P advierte que la violencia puede disuadir a nuevos inversionistas de entrar al país; el flujo de capital foráneo está por debajo del máximo de 30,000 mdd alcanzando en 2007, señala.
inversionista  (Foto: Thinkstock.)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Pese a que no hay evidencia de que el crimen organizado afecte el crecimiento económico de México y la llegada de Inversión extranjera directa (IED), los problemas de inseguridad podrían disuadir a nuevos participantes de inyectar capital en el país, advierte la directora de calificaciones soberanas de Standard & Poor's (S&P), Lisa Schineller.

Las empresas que han operado en México a lo largo de los años siguen expandiéndose, como las compañías de automóviles y del sector aeroespacial, lo que refleja la efectividad de costos (los salarios y la proximidad con Estados Unidos) y los niveles favorables de productividad en estos sectores, destaca.

"Sin embargo, los problemas de seguridad podrían disuadir a nuevos participantes a entrar en México. Aunque el ritmo de la IED se ha recuperado desde su caída a 15,000 millones de dólares (mdd) en 2009, los flujos de entrada se encuentran en 20,000 millones, aún muy por debajo del máximo alcanzando de 30,000 millones en 2007", dijo la analista.

Además, agrega la analista de riesgo soberano de S&P, los flujos de entrada de la IED están batiendo récords en otros países de la región, como Brasil, Colombia y Perú, en el reporte "Diez preguntas clave de inversionistas: Elecciones en México y la calificación soberana", dijo.

Este jueves, la secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), Alicia Bárcena, dijo que para que México logre aumentar su captación de IDE, que cerró 2011 en 19,440 mdd,  debe establecer una política pública activa, con reglas claras y que resulte atractiva.

"Hay que ver cómo se tiene que lograr que la Inversión Extranjera Directa responda más a los objetivos sociales, económicos y productivos, y eso es justamente lo que tiene que definir la política pública activa. También debe tener una visión clara de las inversiones hacia el futuro y no cortoplacista", mencionó.

Lisa Schineller, de S&P, considera que desde su expectativa de calificación, "nos centramos en los riesgos que representan los mayores niveles de violencia para las tasas de crecimiento ya comparativamente bajas para México.

"No existe evidencia definitiva de que la violencia relacionada con el narcotráfico esté mermando la inversión y el crecimiento; sin embargo, consideramos que al menos representa un costo de oportunidad, que limita la posibilidad de alcanzar un crecimiento más robusto y pesa sobre las expectativas de inversión".

Esto incluiría no sólo el impacto de la violencia en el sector manufacturero, sino también en el turismo, tanto nacional como internacional, y en el sector de servicios.

Un riesgo geográfico más amplio para la inversión y el crecimiento, es la infiltración y la expansión de los cárteles en otras actividades delictivas, como la extorsión y el secuestro, y las percepciones de una mayor impunidad asociada con tales actividades.

Estas presiones parecen ser mayores para las empresas pequeñas y medianas en comparación con las grandes multinacionales que tienen una mayor capacidad para absorber los costos adicionales de seguridad, subraya la analista.

¿Por qué México no crece?

Con relación a por qué México no crece más, la directora de calificaciones soberanas de S&P, menciona que entre 2007 y 2011 el PIB real mexicano promedió 1.5%, menor que la mayoría de sus pares de mercados emergentes, mientras que en términos per cápita el crecimiento promedió 0.5%, menos que todos sus pares.

Al igual que el resto de América Latina, México se beneficiaría de una mejor educación e infraestructura y de la reducción de los niveles de informalidad en el mercado laboral (es decir, cuyos trabajadores están empleados fuera del marco regulatorio).

Resalta que la falta de una competencia más dinámica en la economía mexicana es un factor clave que pesa sobre el crecimiento. Los monopolios u oligopolios públicos y privados mantienen los costos altos en los sectores de telecomunicaciones, energía y servicios públicos.

Estos costos son especialmente onerosos para las pequeñas y medianas empresas, para quienes también ha sido más difícil lidiar con la mayor inseguridad pública. Esto refuerza el predominio de las grandes empresas en la economía formal.

Más competencia, incluso en un sector, podría dar mayor profundidad a la economía al demostrar un cambio en el actual estancamiento generado por los intereses concedidos, políticos y económicos.

Otro factor que considera que podría estar afectando la confianza y obstaculizando un panorama más dinámico es el hecho de que México no ha experimentado una transición política que incluya a una izquierda pragmática a nivel presidencial.

En Brasil, Chile, Perú y Uruguay, por ejemplo, la transición exitosa hacia un gobierno de izquierda pragmática marcó una diferencia importante en la confianza de los ciudadanos hacia el estado y en el mantenimiento de las reglas del juego.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

La mayor confianza en el gobierno a través de todos los partidos políticos en México podría facilitar planes de inversión más sólidos de los empresarios, como ha sucedido en otros lugares.

También indicó que la mayor inseguridad pública también representa un costo de oportunidad que probablemente contiene la posibilidad de alcanzar un crecimiento más robusto.

Ahora ve
Esta es la propuesta de gabinete de Andrés Manuel López Obrador
No te pierdas
×