¿Puede Hollande coincidir con Merkel?

El presidente electo de Francia no rompería con el ‘status quo’ con Alemania, opinan expertos; el impacto en los mercados será moderado, ya que el triunfo del socialista se había previsto.
merkozy hollande  (Foto: Especial)
Ben Rooney
NUEVA YORK (CNNMoney) -

La elección del domingo del socialista Francois Hollande como presidente de Francia plantea interrogantes sobre el futuro de la austeridad en toda Europa.

Francia y Alemania, las dos principales economías de la eurozona, han trabajado en estrecha colaboración durante los casi tres años de crisis de deuda europea. El presidente francés Nicolas Sarkozy, quien reconoció su derrota ante Hollande el domingo, mantenía estrechos vínculos con la canciller alemana Angela Merkel, cardinal defensora de la austeridad.

Hollande, en cambio, basó su campaña en la necesidad de centrarse más en el crecimiento económico y menos en la reducción del gasto gubernamental para disminuir la deuda pública. Atacó a Sarkozy por sus resultados económicos, llamándolo "el presidente de los ricos".

Esto ha convertido a Hollande en un símbolo del distanciamiento de la política europea respecto a la austeridad, que ha sido la principal prescripción política para la crisis de deuda en la zona euro. De igual forma, ha planteado preocupaciones en torno a que Hollande no se entendería bien con Merkel.

En especial, Hollande ha dicho que renegociaría el "pacto fiscal" que los líderes de la eurozona firmaron a finales del año pasado. Ha señalado que el pacto debería incluir una "dimensión del crecimiento" además de medidas para fortalecer la disciplina fiscal.

Y aunque bien podría darse una "fricción inicial con Merkel", Hollande finalmente formará su propio vínculo con la mandataria alemana, opina Antonio Barroso, analista de la firma de análisis político Eurasia Group.

"Hollande es muy pragmático", indica Barroso. "Él sabe que Alemania es su socio más importante. Ellos tendrán que acordar una solución para la crisis".

Lo que es más, no hay tanta diferencia entre muchas de las políticas que enarbolaban ambos candidatos. Tanto Sarkozy como Hollande se comprometieron a equilibrar el presupuesto de la nación, aunque difieren en materia de impuestos.

"Al final del día, no hay un gran alejamiento del status quo", expresa Barroso.

Sin embargo, la elección tomó lugar en un momento en que la economía francesa se ​​ha desacelerado y la eurozona parece encaminarse hacia una recesión. Numerosos economistas dicen que el énfasis en la austeridad sólo ha empeorado más la situación.

"En este contexto, existe un fuerte movimiento para reevaluar las medidas de austeridad desde un ángulo que busca un mayor crecimiento", explica Jeffrey Bergstrand, profesor de finanzas de la Universidad de Notre Dame y ex economista de la Reserva Federal. "Francia bajo Hollande jugaría un papel mucho más dominante, al que tendría que responder Alemania".

Hollande no es el único político de la zona euro que pide más políticas orientadas al crecimiento. Mario Monti en Italia y Mariano Rajoy, el primer ministro de España, han sugerido que la austeridad por sí sola no es la solución a la crisis de deuda.

Mientras tanto, en Grecia, los votantes parecen estar debilitando a la coalición gobernante, preguntando cómo será implementado el programa de austeridad en un país atribulado como el suyo. Los griegos han estado viviendo en austeridad desde hace años y la economía helena está en una profunda recesión.

Empero, el debate entre la austeridad y el crecimiento es una "falsa disyuntiva," explica Nicolas Véron, ex asesor del ministro francés del Trabajo quien ahora se desempeña como investigador visitante en el Peterson Institute for International Economics.

"Hollande ha venido diciendo que quiere crecimiento y no austeridad. Pero cuando nos fijamos en las posibilidades políticas, el alcance es muy limitado. No hay espacio para el estímulo en Francia", advierte Véron.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

A pesar de la incertidumbre, muchos inversionistas dicen que la reacción inmediata en los mercados financieros será nula. La victoria de Hollande ha sido "tomada en cuenta" por los mercados financieros desde hace algún tiempo, según los analistas de divisas de Brown Brothers Harriman. "Pero el probable impacto en el mercado evolucionará a medida que él revele más sobre sus posturas políticas", escribieron los analistas en una nota a clientes.

Algo que les preocupa a los inversionistas es que Hollande pueda aumentar el gasto público, lo que podría poner en entredicho la calificación crediticia de Francia. El año pasado, Standard & Poor's despojó a Francia su impoluta nota AAA.

Ahora ve
Diego Luna y Gael García convocan a diálogo nacional sobre seguridad ciudadana
No te pierdas
×