Grecia está en punto muerto

Las negociaciones de este domingo para lograr un Gobierno de coalición terminaron sin acuerdo; la izquierda radical se opone a mantener las medidas de austeridad exigidas por la UE y el FMI.
banderas grecia  (Foto: CNN)
ROMA (Notimex) -

Las negociaciones del presidente griego Karolos Papoulias con los líderes de los tres principales partidos políticos concluyeron sin un acuerdo sobre la formación de un Gobierno de coalición en Grecia y evitar nuevas elecciones. En un último intento por superar la crisis política, Papoulias convocó a una reunión a los líderes de Nueva Democracia (ND), Antonis Samaras, la coalición de la Izquierda Radical (SYRIZA), Alexis Tsipras, y del Partido Socialista (PASOK), Evangelos Venizelos.

El encuentro para definir al nuevo Gobierno terminó 90 minutos después de su inicio, sin que los líderes lograran concretar un acuerdo, debido en gran medida a la reiterada negativa del SYRIZA de aceptar las medidas de austeridad planteadas por ND y el PASOK.

A su salida del Palacio Presidencial ninguno de los líderes de los tres partidos se detuvo para hacer una declaración a los periodistas que esperaban, aunque Samaras dijo poco después que las negociaciones aún no han concluido.

Según un reporte de la edición electrónica del diario griego Ekathimerini,  el líder del conservador ND dijo que las discusiones continuarán. El partido ganó las elecciones legislativas de hace una semana.

Samaras confirmó que no se logró ningún acuerdo, pero que los tres partidos siguen firmes en continuar negociando y definir su posición para el nuevo Gobierno de coalición que cumpla con las exigencias del pueblo griego.

"Es una orden del pueblo cooperar y formar un Gobierno viable que dure hasta las elecciones europeas. Tiene que ser un Gobierno que sea más allá de personalidades específicas", indicó en alusión a la demanda popular de que se constituya un Gobierno que dure hasta 2014.

El PASOK y ND han sugerido que cooperan en un Gobierno de unidad con SYRIZA y el partido izquierdista más pequeño, el Izquierda Democrática (DIMAR), aunque la coalición de izquierdas rechaza la propuesta por los términos de los contratos de préstamo de Grecia.

La izquierda considera que con los resultado de las elecciones, en las que la coalición del PASOK y ND perdieron la mayoría en el Parlamento, los compromisos de Grecia con la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre el rescate deben examinarse.

La situación para la integración del nuevo Gobierno es crítica ante la postura de SYRIZA, que afirma que de ninguna manera se unirá a un Gobierno sin garantías para que se abandonen las medidas de austeridad aplicadas por ND y el PASOK.

En medio de la ira y el enorme descontento por las duras medidas de austeridad impuestas en el marco de un acuerdo de rescate del FMI y la UE, los votantes griegos favorecieron a la formación SYRIZA.

Esta coalición basó su campaña en una plataforma "antirescate" e insiste que el nuevo Gobierno debe cancelar las medidas de austeridad a las que Grecia ha tenido que comprometerse a cambio de la ayuda internacional.

El proyecto para ayudar a Grecia plantea dos años de duras medidas de austeridad establecidas a cambio de un rescate financiero internacional de 240,000 millones de euros (310,000 millones de dólares).

El líder de la Coalición de Izquierda Radical, Alexis Tsipras, reiteró este domingo que no participará en un Gobierno de coalición con socialdemócratas y conservadores y advirtió que no cedería a los chantajes y accedería a unirse a ND y el PASOK.

"Los partidos de la coalición han gobernado Grecia en los últimos dos años y aún continúan chantajeando al pueblo, pero los griegos no pueden ser chantajeados", advirtió Tsipras

La izquierda radical busca que el nuevo Gobierno defina la conveniencia de mantener a Grecia en el euro y forme un plan para retirarse de los memorándum firmados con la UE y el FMI sobre el rescate.

Sin embargo, Nueva Democracia y PASOK, que gobernaron en coalición en los últimos meses, aseguran que esto es innegociable y que Grecia debe cumplir con sus compromiso internacionales pactados por su rescate financiero.

La incertidumbre política ha alarmado a los acreedores internacionales que le han dado a Grecia miles de millones de euros en préstamos en los últimos dos años y ha puesto en serias dudas la permanencia del país en la unidad monetaria.

Ante las infructuosas negociaciones con Samaras, Tsipras y Venizelos, el presidente Papoulias tenía previsto reunirse este mismo domingo con otros dirigentes de partidos menores en un intento de buscar una solución que ponga fin a la crisis política.

Si los partidos no se ponen de acuerdo antes del próximo martes sobre la formación de un ejecutivo, se convocará nuevas elecciones en junio.

De acuerdo a un sondeo publicado este domingo por la edición dominical de To Vima, el 80% de los griegos desean que su país permanezca en el euro, mientras que sólo 13% apuesta por regresar al dracma.

Según los resultados de los comicios, Nueva Democracia obtuvo el 18.89% de los votos, equivalentes a 108 diputados, mientras que el PASOK se adjudicó el 13.20% de las papeletas, es decir, 41 legisladores.

De esta forma Nueva Democracia y PASOK, los únicos partidos políticos que apoyan el plan de rescate, se quedaron a dos escaños de los 151 que son necesarios para conseguir la mayoría absoluta en el Parlamento.

SYRIZA ha conseguido un histórico segundo lugar, ya que cuadriplica el resultado obtenido en los comicios legislativos de 2009, con el 16.76% de los sufragios y 52 escaños.

Con información de AP

Ahora ve
En 2018, los smartphones serán 10% más caros en México y te decimos por qué
No te pierdas
×