Obama presiona al Congreso por JPMorgan

El presidente de EU exige medidas más fuertes para evitar prácticas que arriesguen la economía; critica a los congresistas republicanos y a los bancos por dilatar la reforma de Wall Street.
JPmorgan19  (Foto: CNN)
WASHINGTON (Agencias) -

Las pérdidas del banco JPMorgan Chase demuestran la necesidad de que el Congreso de Estados Unidos adopte medidas más contundentes en el sistema regulador para evitar que Wall Street vuelva a repetir las prácticas que condujeron a la recesión de 2008, afirmó este sábado Barack Obama. "Sin una reforma de Wall Street, podríamos habernos visto en una situación en la que, una vez más, los contribuyentes hubiesen tenido que acudir al rescate de Wall Street debido a sus errores. Tenemos que concluir la tarea de adoptar esta reforma y estas normas", dijo el presidente de Estados Unidos en su alocución semanal por radio e Internet.

Los 2,000 millones de dólares en pérdidas reportadas por el mayor banco de Estados Unidos (de su capital) hicieron que algunos legisladores demócratas pidieran endurecer el control regulador de las grandes instituciones financieras.

Obama quiere que los bancos e instituciones financieras aumenten sus reservas de capital en caso de pérdidas y eliminen las compensaciones a los ejecutivos que fracasen empresarialmente.

Aclaró que las instituciones financieras "que no engañan a sus clientes o que no hacen arriesgadas apuestas que podrían dañar el conjunto de la economía" nada tienen que temer con las reformas.

"Sí desanimarán a los bancos e instituciones financieras a efectuar arriesgadas apuestas con el dinero asegurado por el contribuyente. Y les animará a hacer cosas que ayuden a la economía, como dar créditos a los emprendedores con buenas ideas, a las familias de clase media que quieren adquirir una vivienda y a los estudiantes que desean ir a la universidad", agregó el mandatario.

Una de las propuestas prohibiría a los bancos invertir en Bolsa con capital y en beneficio propio, una práctica llamada negociación en propiedad, como la designó el ex presidente de la Reserva Federal Paul Volcker. La medida ha sido criticada tanto por los bancos como sus detractores, que la consideran insuficiente.

Obama fustigó los esfuerzos de republicanos en el Congreso, así como los bancos para dilatar la reforma de Wall Street, retirarle el apoyo financiero y desmantelarla.

"No podemos permitirnos regresar a una era de regulaciones débiles y poca supervisión, en la que el exceso de riesgos corridos en Wall Street y la falta de supervisión básica en Washington casi destruyeron nuestra economía", dijo.

El mandatario hizo un recuento de las acciones que su Gobierno tomó los últimos tres años para responder a una crisis "histórica" ocasionada por la irresponsabilidad de algunos en Wall Street "que usaron nuestro sistema financiero como si fuese un casino".

"Ese comportamiento no sólo casi destruyó el sistema financiero, sino que le costó a nuestra economía millones de empleos, perjudicó a las familias de la clase media, y dejó a los contribuyentes cargando el muerto", agregó.

Obama dijo que pese a los avances logrados en este frente, la necesidad de esta reforma se mantiene como una urgente asignatura para salvaguardar a la economía estadounidense de futuras crisis de este alcance.

Aunque JP Morgan pudo absorber la pérdida, Obama recordó que no todos los bancos cuentan con esa capacidad y sin la reforma "podríamos habernos encontrado con que los contribuyentes estuvieran nuevamente pagando por los errores cometidos en Wall Street".

"Por eso es que es tan importante que los miembros del Congreso apoyen la reforma, y no luchen en contra de ella", dijo Obama.

El presidente demócrata busca ser reelegido el 6 de noviembre y quiere mostrar que está dispuesto a tomar una postura firme contra los excesos cometidos en Wall Street, aunque sin mostrarse en contra de la inversión.

La recesión económica de la que está saliendo Estados Unidos hizo que el Gobierno tuviera que rescatar a algunas de las mayores instituciones financieras, y generó fuertes pérdidas de empleos, quiebras de empresas y ejecuciones hipotecarias.

La ley de supervisión financiera Dodd-Frank promulgada en respuesta a la crisis financiera incluía la legislación Volcker, que prohíbe que los bancos realicen apuestas especulativas en beneficio propio, pero la norma incluye una exención sobre operaciones hechas para cubrir riesgos.

Obama dijo que apoyaba las fuerzas del libre mercado y que se necesitaba implementar algunas salvaguardias para garantizar un juego justo.

En la respuesta republicana, el senador Ron Johnson culpó a la mayoría demócrata en la cámara alta, bajo la presidencia del líder Harry Reid, por el estancamiento legislativo durante sus 16 meses en el Congreso.

Tras destacar que el Senado no ha aprobado un presupuesto en tres años, Johnson dijo que los republicanos en la Cámara de Representantes han cumplido su responsabilidad al aprobar un plan presupuestario, contrario a los demócratas en el Senado.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

La semana pasada el Senado rechazó por 99-0 un presupuesto ofrecido por los republicanos y basado en la propuesta hecha por Obama en febrero. Otros cuatro planes presupuestarios fueron igualmente rechazados.

Con información de AP, Notimex y Reuters

Ahora ve
Sierra Leona vende ‘el diamante de la paz’ en 6.5 millones de dólares
No te pierdas
×