Banca en México busca ganarle a Basilea

Se emitirán obligaciones subordinadas antes de que entre en vigor la regla en 2013: Credit Suisse; con ello se reforzaría el capital de las instituciones y en 10 años se convertirán en acciones.
bolsa mexicana otro angulo  (Foto: Notimex)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Antes de que el acuerdo Basilea III entre en vigor en 2013, las instituciones de crédito en México podrían aprovechar este último año para emitir obligaciones subordinadas, con lo que reforzarían sus niveles de capital, indicó el director general de Credit Suisse México, Héctor Grisi.

Basilea III estableció una serie de requisitos que permitirán a los bancos que las obligaciones subordinadas que emitan computen como capital. Entre dichos requisitos destacó que no existan promesas de recompra por parte de los bancos, que tengan una duración mínima y, en general, aseguren que serán recursos que estarán ahí si la institución los necesita para enfrentar eventuales problemas de solvencia.

Tras comentar la reciente emisión de obligaciones subordinadas por 150 millones de dólares por parte del Grupo Financiero MIFEL, su presidente Daniel Becker mencionó que esta operación "no pone en un adecuado posicionamiento para la regulación de Basilea III y con esta estructura nuestro índice de capital llega cercano a 18%".

Los bancos que emitan obligaciones subordinadas (deuda) deberán convertirlas en acciones en un plazo de diez años a partir de que entre en vigor la regulación financiera internacional, dijo en marzo pasado Carlos Serrano Herrera, vicepresidente de Política Regulatoria de la Comisión Nacional Bancaria y de valores (CNBV).

Grisi también consideró que "no es descabellado que un grupo de estas características y de este tamaño explore la posibilidad de hacerse público, esos recursos para capital se utilizarían básicamente para doblar en los próximos 24 a 30 meses el tamaño del banco sin perder dos cosas de vista: el modelo del negocio y la calidad de la originación del valor del crédito".

El 10 de mayo pasado, Banca MIFEL colocó deuda en los mercados internacionales por 150 millones de dólares, misma que fue liderada por Credit Suisse. La emisión de obligaciones subordinadas fue a una tasa de 9.75% anual, con vencimiento en 2022 y tratamiento de capital (TIER 2).

Recientemente, el banco logró una inyección de capital por parte de la Corporación Financiera Internacional (IFC por sus siglas en inglés), el brazo financiero del Banco Mundial, por 25 millones de dólares, así como de otro grupo de inversionistas que aportó 15 millones de dólares adicionales.

"Esta estructura que hicimos -que fue para TIER 2- se pudo efectuar porque hubo una inyección de capital cercana a los 40 millones de dólares; parte de ella fue del IFC -que se quedó con cerca de 11 a 11.5% del grupo, más otro grupo de inversionistas mexicanos", agregó Becker.

Puntualizó que con ello "no solo se ensanchó el cuasi capital, sino que hubo otro aumento de capital", lo que los lleva a un monto regulatorio cercano a 4,500 millones de pesos y da la base de inversiones para los siguientes cuatro a cinco años.

Con esta nueva estructura, y en términos de capital, MIFEL se convierte en el doceavo banco del sistema mexicano y, de acuerdo con su modelo de negocios, le da hasta cinco años de crecimiento sin disminuir su índice de capital en menos de 13 o 14%, asumiendo que el banco tiene retornos sobre el capital de alrededor de 15% o más.

Colocar en Bolsa, el siguiente objetivo

El uso de los recursos en esta etapa aplica 100% para capital y luego empieza a tener una degradación, por eso es una estructura a 10 años, explicó. "Pensamos que la adecuada utilización de este cuasi capital, sumado a las proyecciones de utilidades, será suficiente para los próximos cuatro o cinco años y en algún momento del tiempo se evaluará hacer una emisión pública en la Bolsa, si las condiciones en los mercados están dadas".

Sobre la degradación de capital, el director general de Credit Suisse México, Héctor Grisi, precisó que con Basilea III estas estructuras van a perder 10% por año a partir de 2013; a partir del quinto año irán perdiendo 20% de lo que se contabiliza como capital.

"El promedio de la utilización del capital es cinco años; entonces, la utilización del capital nos serviría como computo de capital por cinco años más y esperamos que en este lapso tengamos los recursos y la estructura suficientes para luego de hacer esta emisión ver cómo están las cosas y cuál es el siguiente paso", agregó Becker.

El presidente de la institución precisó que a finales de 2014 sería una fecha tentativa para colocar. "Hay muchas variables exógenas que no podemos controlar, pero si las condiciones del entorno nacional e internacional lo permiten, sería una posibilidad".

Actualmente hay alrededor de siete bancos que tienen obligaciones subordinadas. "Tan no es una decisión fundamental, que son pocos bancos. En muchos países, las obligaciones subordinadas representan entre 60 o 70% del capital total; en México, el capital pagado de las utilidades retenidas es 90% de todo lo que se computa y 10% son obligaciones subordinadas", señaló la CNBV.

Ahora ve
Errores que cuestionan la reputación de Apple, la marca más valiosa del mundo?
No te pierdas
×