Los ‘cuervos’ exhiben al Vaticano

Los filtradores de documentos ponen en aprietos a una Santa Sede urgida de transparencia financiera; el escándalo llega cuando la iglesia trata de acabar con su fama de ser un paraíso fiscal.
pope  (Foto: CNN)
CIUDAD DEL VATICANO (Agencias) -

La investigación del Vaticano sobre el origen de la filtración de documentos secretos resultó en la detención del mayordomo del Papa, aunque la investigación sigue abierta para desenmascarar a todos los participantes en un escándalo que ha puesto en una incómoda posición a la Santa Sede al sacar a la luz luchas, rencillas intestinas y corrupción en la cúpula de la jerarquía católica. La detención del mayordomo Paolo Gabriele, uno de los pocos miembros del equipo personal del Papa, ha sumido a la Santa Sede en el caos precisamente cuando intenta demostrar a la comunidad internacional la seriedad de su compromiso de cumplir las normas internacionales de transparencia financiera.

El caso comenzó con la publicación el pasado fin de semana de un libro sobre los documentos vaticanos filtrados, entre ellos la correspondencia, notas y cartas al Papa y su secretario privado.

El jueves llegó a un punto culminante con el cese del presidente del banco del Vaticano y la confirmación el sábado de que el mayordomo personal del papa Benedicto XVI fue la presunta persona que filtró los documentos a la prensa italiana.

"De haber sido una obra de ficción escrita habría sido increíble. Ningún editor permitiría eso en una novela", dijo Carl Anderson, miembro del consejo de administración del banco del Vaticano que contribuyó a la situación con su moción de censura contra su presidente, Ettore Gotti Tedeschi.

El banco, llamado Instituto para las Obras Religiosas, emitió una punzante acusación contra Gotti Tedeschi en una carta obtenida el sábado por The Associated Press.

En el texto, el banco explicó sus razones para el cese de Gotti Tedeschi: en repetidas ocasiones dejó de asistir a las reuniones del consejo, no cumplió sus deberes, no defendió adecuadamente al banco, enfrentó a los empleados entre sí e hizo gala de una "conducta persona progresivamente errática".

También Gotti Tedeschi fue acusado por el consejo de filtrar documentos secretos. El memorando del banco dijo que "no brindó una explicación formal para la diseminación de documentos" cuyo último paradero conocido apuntaba a él.

El escándalo del "Vatileaks" ha sido motivo de bochorno para la Santa Sede en momentos en que trata de mostrar a la comunidad financiera mundial que ha dado vuelta a la página y se ha deshecho de su reputación de ser un paraíso fiscal.

Documentos vaticanos filtrados a la prensa en los últimos meses han socavado ese esfuerzo, ya que exhiben presunta corrupción en las finanzas del Vaticano y una lucha interna sobre los esfuerzos de la Santa Sede para cumplir con las normas internacionales para combatir el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo.

Paolo Gabriele, de 46 años de edad, fue arrestado el miércoles en posesión ilícita de material reservado. Conocido como "Paoleto", actualmente se encuentra recluido en una celda de seguridad de cuatro metros por cuatro ubicada al interior del cuartel de la Gendarmería Vaticana. Allí pasó las últimas cuatro noches, dedicando gran parte de su tiempo a la oración.

Según informó la víspera el portavoz de la Sede Apostólica, Federico Lombardi, el imputado ya eligió a dos abogados de confianza que lo representarán ante los tribunales vaticanos donde deberá responder por el delito de "robo agravado".

Aunque la prensa italiana ha especulado sobre la posibilidad que el camarero sea incriminado por violación de la correspondencia de un jefe de Estado o por atentado contra la seguridad del Estado, actos que contemplan penas de hasta 30 años de cárcel.

También en las últimas horas se ha reforzado la hipótesis de un verdadero complot contra el Papa, en el cual estarían involucrados otros empleados de la Santa Sede.

Esto porque la detención de Gabriele fue confirmada luego del descubrimiento, en su casa ubicada en territorio vaticano, de una "mole" de informes confidenciales, varias cajas junto a las cuales fueron encontrados equipos de fotografía y fotocopia de documentos.

Y aunque todavía no se han verificado otras detenciones, Lombardi no descartó esa posibilidad advirtiendo que "si es necesario ejecutar otros actos, se ejecutarán".

Según publicó el diario italiano La República, entre los "cuervos" (responsables de la filtración de documentos) estaría una joven mujer, casada, que presta servicio en el Palacio Apostólico y que no teme ser incriminada, porque su ciudadanía es italiana.

Agregó que la mujer, que presta servicio al pontífice desde la época de Juan Pablo II y no responde al secretario de Estado del Vaticano, Tarcisio Bertone, habría acompañado en marzo pasado a Benedicto XVI en su viaje a México y Cuba.

La Comisión de Cardenales responsable de identificar a los "cuervos" (se habla de unos 20 en total, distribuidos en diversas oficinas papales) trabaja en estrecho contacto con la Gendarmería Vaticana.

Encabezada por el purpurado español Julián Herranz, miembro de la prelatura apostólica del Opus Dei y ex presidente del Pontificio Consejo para los Textos Legislativos, la comisión está compuesta también por Joseph Tomko y Salvatore De Gregori.

Mientras tanto en El Vaticano crece el estupor y la incredulidad por la traición de Paolo Gabriele, quien trabajaba en los apartamentos papales desde 2006 luego de haber prestado servicio en la Prefectura de la Casa Pontificia.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Algunas fuentes han sugerido la posibilidad de que se trate de un "chivo expiatorio" porque siempre fue conocido como una persona devota, fiel al Papa y que nunca despertó sospecha.

Con información de AP y Notimex

Ahora ve
Estados Unidos revoca el marco normativo de la “neutralidad” de internet
No te pierdas
×