Wall Street deja a Obama; va con Romney

Hasta abril, el sector financiero donó 8.5 mdd a la campaña del republicano a la presidencia; el discurso de Obama sobre la desigualdad del ingreso alejó a los banqueros de su campaña.
romney toro  (Foto: Cortesía CNNMoney.com)
Charles Riley

Se dice que no hay peor furia que la de una mujer despreciada... pero ¿qué pasa si el despechado es un titán de Wall Street?

Los financieros acaudalados han abandonado al presidente Barack Obama y vuelan en masa hacia Mitt Romney, entregando más donaciones a su campaña que cualquier otra industria, salvo el sector de los trabajadores jubilados (que no es realmente una industria).

Las personas que trabajan en la industria de los títulos valores y la inversión han donado a la campaña de Romney 8.5 millones de dólares (mdd) hasta finales de abril, de acuerdo con datos del Center for Responsive Politics.

Durante el mismo período, Obama ha recaudado solamente 3 mdd de los trabajadores de ese sector, y dicha industria es sólo la quinta mayor fuente de fondos.

"Básicamente abandonaron a Obama. Romney es un candidato mucho más amigable si eres un banquero", comenta John Dunbar, editor general de política en el Center for Public Integrity.

La actual falta amor de Wall Street se aparta de la norma en lo que respecta a la campaña de Obama. En 2008, el entonces senador Obama recaudó casi 16 mdd de Wall Street. Mientras que John McCain, el candidato republicano, recibió donaciones por un total de 9 mdd.

El cambio es evidente incluso dentro de empresas específicas. Los empleados de Goldman Sachs, que tradicionalmente han dado más dinero a los candidatos demócratas, esta vez han donado más a la campaña de Romney que cualquier otra firma.

Al mismo tiempo, los individuos asociados a Goldman han donado mucho menos a Obama en este ciclo electoral,  aun cuando en 2008 recibió del banco 1 mdd, o cuatro veces el monto recibido por McCain.

Goldman no es un caso aislado. Los seis primeros lugares en la lista de donantes de Romney pertenecen todos a entidades financieras, con Bank of America, JPMorgan Chase, Morgan Stanley, Credit Suisse y Citigroup detrás de Goldman.

En contraste, de las 20 principales organizaciones y compañías con donantes que han contribuido a la campaña de Obama, ninguna es un banco o una firma de inversión, según información del Center for Responsive Politics.

Las menguantes donaciones ponen de relieve los intensos sentimientos de insatisfacción que algunos en Wall Street sienten hacia la Casa Blanca, tanto en términos de la retórica usada como por las políticas aplicadas por el presidente.

"Wall Street ha asumido algo de culpa por la crisis financiera", señala Viveca Novak, del Center for Responsive Politics. "El resultado de ello ha sido una mayor supervisión y regulación, dos cosas que nunca son populares".

En los inicios de su presidencia, Obama criticó a los banqueros, los "peces gordos" que recibieron enormes bonificaciones durante la crisis financiera. Luego trabajó para que se aprobara una ley de reforma financiera que estipulaba ciertas restricciones a los bancos que algunos en la industria consideraron gravosas, especialmente la denominada regla Volcker, que limitaría cierto tipo de actividades de trading.

Después de un tiempo, cuando parecía que la relación entre las grandes compañías y la Casa Blanca empezaba a mejorar, nuevas grietas aparecieron cuando el presidente adoptó la retórica de la desigualdad del ingreso. Obama discutió la creciente brecha entre ricos y pobres en una serie de discursos importantes, incluyendo el último mensaje sobre el "Estado de la Unión".

Ahora que la campaña de las elecciones generales ha arrancado, Obama ha sido más específico en sus ataques contra Romney, y ha hecho mucho hincapié en la antigua carrera de Romney en Bain Capital.

Las palabras del presidente y los anuncios de la campaña no han presentado la profesión de Romney desde un ángulo favorecedor. El vicepresidente Joe Biden dijo la semana pasada que una carrera en una empresa de capital de inversión "no te cualifica más para ser presidente que la de un plomero".

En opinión de Dunbar, la escalada de esa retórica es una señal de que la Casa Blanca ha "tomado una decisión calculada" de "hacerle la guerra" a Romney por su vínculo con Bain. "Han decidido quemar el puente y perseguir a Wall Street. Han decidido confiar en el populismo".

La industria, sin lugar a dudas, no está disfrutando el desprecio del presidente.

En el mismo día en que Obama lanzó su campaña contra Mitt Romney y Bain Capital, el presidente asistió a un evento para recaudar fondos en la casa de Tony James, el presidente de la firma de capital privado Blackstone. Fortune informó que el presidente no se refirió específicamente al capital privado, y los asistentes, que pagaron 35,800 dólares por plato, tampoco preguntaron.

Pero dos personajes poderosos que están aún más cerca de la Casa Blanca, el ex zar del automóvil Steven Rattner, y el alcalde de Newark Cory Booker, han salido a defender la industria, complicándole las cosas al presidente.

Cuando la semana pasada se le preguntó a Obama por sus ataques de campaña contra Bain Capital, el mandatario se mostró más cauteloso, diciendo que allí hay "personas que hacen un buen trabajo en esa área" pero "su prioridad es maximizar los beneficios". Y agregó "Cuando uno es presidente, en oposición al director de una firma de capital privado, entonces tu trabajo no es simplemente maximizar las ganancias. Tu trabajo es averiguar la forma en que todos en el país tengan la misma oportunidad".

La falta de estima entre Wall Street y la Casa Blanca reduce drásticamente las probabilidades de que Obama sea capaz de igualar los fondos recaudados por Romney de los jugadores de la industria.

Sin embargo, dada la fuerte inversión que la Casa Blanca ha hecho en su juego ‘al nivel del suelo', la disminución de los fondos provenientes de Wall Street no necesariamente dejará a la campaña demócrata sin recursos. Muchos observadores todavía esperan que Obama recaude 1,000 mdd en el mes de noviembre.

Con todo, los ataques podrían ocasionar que un donante rico haga una contribución sustancial a los súper comités de acción política (los llamados PAC) de Romney, grupos que pueden aceptar y gastar dinero sin límites.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Un súper PAC a favor de Romney, Restore Our Future, ya ha recaudado más de 20 mdd de personas y entidades asociadas al mundo de la inversión y los valores.

El super PAC de Obama, Priorities USA Action, sólo ha recibido 218,500 dólares del mismo grupo.

Ahora ve
La boda entre el príncipe Enrique y Meghan Markle será el 19 de mayo
No te pierdas
×