El peso de la incertidumbre griega en EU

Estados Unidos enfrenta el riesgo de que la eurozona de desestabilice y afecte sus vínculos; si la crisis se contiene en Grecia, el peligro para la economía estadounidense sería menor.
grecia  (Foto: CNN)
Nin-Hai Tseng

Un curioso acontecimiento tuvo lugar la semana pasada en la actual crisis de la zona euro. Los ministros de Finanzas de los 17 países que usan el euro acordaron que necesitan desarrollar planes alternativos en caso de que la endeudada Grecia decida abandonar el euro. El tono fue inesperadamente audaz, debido a que los funcionarios en su mayoría habían guardado silencio acerca de una potencial salida griega para evitar que los mercados entraran en pánico.

Los inversores han elevado las apuestas que los días del euro en Grecia están contados. Ahora, mientras los europeos tratan de prepararse para lo que podría llegar a ser un desastre financiero, es difícil no preguntarse por qué no se habla tanto acerca de un plan de contingencia en Estados Unidos. Y más específicamente, acerca de lo que significaría para Estados Unidos una salida griega.

El próximo mes, Grecia celebrará elecciones que podrían definir o destruir su membresía en el euro. A juzgar por los vínculos comerciales y financieros entre Grecia y Estados Unidos, Grecia por sí sola posiblemente sea demasiado pequeña como para descarrilar la recuperación económica de Estados Unidos. Y como Shawn Tully de Fortune señaló hace poco, un retorno al dracma convertiría instantáneamente a Grecia en un destino baratísimo para los estadounidenses y turistas de todo el mundo.

En cuanto al comercio se refiere, los estadounidenses venden relativamente poco a los griegos. Sólo el 0.1% de las exportaciones estadounidenses va a Grecia y menos del 3% va a los cinco países periféricos de la eurozona combinados, de acuerdo con un reporte de investigación de Capital Economics. Incluso si una salida griega ajetrea a los mercados de la más amplia eurozona, las ventas estadounidenses hacia la zona no reducirían el crecimiento de Estados Unidos en gran medida. Sólo el 14% de las exportaciones son enviadas a la zona euro, por lo que incluso una fuerte caída del 5% en el Producto Interno Bruto a lo largo de la eurozona sólo restaría 0.2 puntos porcentuales al crecimiento de Estados Unidos en cada uno de los próximos dos años, según los economistas de Capital Economics, Paul Ashworth y Paul Dales.

Estas proyecciones podrían disipar algunos temores, pero los economistas reconocen que las mayores amenazas yacen en los vínculos financieros entre Grecia y Estados Unidos. La mayor preocupación es la incertidumbre que seguiría a una salida de Grecia. Si los inversores entran en pánico, provocando corridas bancarias y una ruptura desordenada del euro que incluya a grandes países con problemas de deuda como España o Italia, es casi seguro que la crisis se resentirá a través de todo el sistema financiero de Estados Unidos.

Los bancos estadounidenses han reducido su exposición a los países periféricos de la eurozona para ayudar a aliviar esa preocupación. Los activos en Grecia equivalen a sólo 0.3% del capital principal de los bancos estadounidenses, de acuerdo con Ashworth y Dales. Y en lo que respecta a los países periféricos combinados, los activos de los bancos estadounidenses constituyen un modesto 12% del capital principal.

Al contabilizar a la eurozona en su conjunto, los riesgos son mucho más grandes. La exposición de los bancos estadounidenses a la zona es significativa, representando alrededor del 60% del capital principal. Apenas el otoño pasado, la correduría de Bolsa MF Global se derrumbó después de las grandes apuestas sobre la deuda de la eurozona.

Además, el 20% de todos los préstamos realizados en Estados Unidos provienen de bancos europeos, que poseen cantidades considerables de deuda española y portuguesa. Si la salida de Grecia instiga una venta masiva de dichas deudas, por ejemplo, eso ciertamente afectaría la disposición de los bancos europeos de prestar.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"La llave del crédito en Estados Unidos podría volver a estrecharse", dice Mark Zandi, economista en jefe de Moody's Analytics. Y debido a que Europa es el mayor mercado de exportación de China, una significativa desaceleración en la economía china probablemente reduciría el crecimiento en Estados Unidos y el resto del mundo.

De hecho, hay varias formas en que las fichas de dominó pueden caer. Y mientras los europeos hablan sobre planes de contingencia, ¿que debería hacer Estados Unidos?

Ahora ve
Así fue el inicio de las precampañas de Anaya, López Obrador y Meade
No te pierdas
×