Inversionistas buscan bonos seguros

Las notas germanas y estadounidenses se han vuelto atractivas debido a los problemas de Europa; sin embargo, una salida griega de la eurozona dispararía las tasas de los bonos en estos países.
inversor  (Foto: Thinkstock)
Paul R. La Monica*

Los inversionistas ya han tenido suficiente de todo el lío en Europa. 

Siguen deshaciéndose de sus acciones: al día de hoy el S&P 500 ha bajado un 7.5% desde que tocó un máximo de 52 semanas en abril.

Están soltando sus posiciones en petróleo, oro y otras materias primas riesgosas. Están vendiendo acciones y bonos vinculados a problemáticas naciones europeas como España e Italia. (Si buscas un mal presagio, el rendimiento del bono español a 10 años se acercó al demoniaco 6.66% este miércoles.) Y en su lugar están abalanzándose sobre la supuesta seguridad de la mejor deuda del mundo desarrollado.

El rendimiento del bono del Tesoro estadounidense a 10 años alcanzó un mínimo histórico de 1.615% el miércoles por la tarde. Las notas a 10 años de Alemania, Suiza, Japón y Gran Bretaña también bajaron su rentabilidad. El rendimiento del bono alemán a 10 años cayó a 1.276% el miércoles, también un nuevo mínimo histórico.

En caso de que hayas olvidado las lecciones básicas de la renta fija, conviene recordar que los rendimientos caen cuando los precios suben. Así que los inversionistas están claramente entregados a una carrera loca hacia los pocos lugares que quedan en el mundo que ellos consideran seguros y salvos. Así que bien podríamos llamar a esta deuda del mundo desarrollado la "manta de seguridad" del mercado, ese objeto que disipa la sensación de ansiedad.

¿Pero cuánto más pueden bajar los rendimientos de los bonos, particularmente los estadounidenses y alemanes? La rentabilidad de las notas a 10 años de Japón y Suiza -que tienen dos de las divisas más fuertes del mundo, el yen y el franco- está por debajo del 1%. ¿Pero pueden realmente bajar tanto las tasas en Estados Unidos?

Brian Battle, director de trading en la firma Performance Trust Capital Partners, dice que el bono del Tesoro de 10 años probablemente podría descender a 1.5% en breve si hay más malas noticias sobre Europa. Todo lo que el mercado necesita para justificar una avalancha hacia las notas estadounidenses es "un titular alarmante".

No obstante, Battle no cree que el rendimiento de la nota a 10 años pueda bajar más que eso. "Es posible que el bono del Tesoro a 10 años llegue al 1%, pero no es probable. Las cosas tendrían que empeorar significativamente para que los rendimientos bajen mucho más. Antes de que suceda, probablemente ya habría una resolución en Europa", comentó. 

Battle añadió que es importante recordar que los inversionistas no están comprando bonos (alemanes y estadounidenses) porque les complazcan las perspectivas económicas de ambos países. 

"La gente está comprando bonos del Tesoro porque están denominados en dólares. No es que la gente está deseando un rendimiento de 1.65% para los próximos 10 años", advirtió. "Lo mismo aplica para Alemania. No estás huyendo del riesgo de tipo de cambio porque Alemania es parte del euro, pero los inversionistas están más cómodos buscando un refugio seguro en los activos alemanes". 

David Joy, principal estratega de mercado en la firma Ameriprise Financial, coincide. 

En su opinión, esta tendencia de comprar papeles seguros podría continuar "indefinidamente". Los rendimientos de las notas germanas y estadounidenses podrían continuar disminuyendo, afirma, hasta que exista la creencia real de que los problemas en el sur de Europa están realmente solventados. Y eso probablemente no ocurra en el corto plazo. 

De hecho, Joy piensa que las preocupaciones en torno a Europa están creando más temores de una desaceleración mundial y de una deflación, en oposición a una inflación. ¿Por qué? Recordemos otra vez las lecciones de renta fija: los rendimientos de los bonos a menudo son extremadamente bajos en un entorno deflacionario. Allí tenemos el ejemplo de Japón...en los últimos 15 años. 

"Hay una creciente sensación de que el mercado está más preocupado por la deflación que por la inflación. Así que incluso en mínimos históricos, los bonos soberanos de alta calidad son el único lugar real para estar en ese contexto", explica Joy. "Está el factor miedo. La posición por defecto es quitarte de en medio". 

Joy lleva razón. El índice de temor y codicia de CNNMoney (Fear & Greed Index) se ha establecido en la categoría "miedo extremo"  en las últimas semanas. 

Con todo, ¿qué ocurriría si los inversionistas deciden de repente que Estados Unidos y Alemania no son tan seguros? ¿Una caída del Tío Sam el precipicio fiscal a finales de este año provocaría un alza en los rendimientos de los bonos?  ¿O qué tal una salida griega de la zona euro que produzca un verdadero contagio en Europa que acarreara pérdidas masivas en los grandes bancos alemanes y estadounidenses? ¿No elevaría eso las tasas de los bonos? 

Tal vez. Pero un alza en los rendimientos de esos bonos tenidos como un refugio seguro parece menos probable que una continuación del status quo. Después de todo, la Reserva Federal (Fed) probablemente querría evitar una situación como la de 1994, cuando las tasas subieron rápidamente causando perjuicios económicos. 

En otras palabras, podemos confiar (para bien o para mal) en la Fed para impulsar las cosas con una tercera ronda de flexibilización cuantitativa (QE) si la economía estadounidense empeora. Una QE3 sería una señal para los inversionistas de que cada vez que los llamados ‘vigilantes de los bonos' vendían, la Fed estaba allí como comprador de último recurso. 

Por otro lado, los inversionistas tampoco pueden ignorar a otros gobiernos extranjeros. China y Japón continúan siendo grandes tenedores de la deuda del Tesoro. Hasta que eso cambie, no esperes que los rendimientos suban mucho. 

Sin embargo, las tasas no pueden permanecer así de bajas por siempre. Gene Needles, CEO de la firma de inversión American Beacon Advisors, indica que le sorprende que las tasas hayan descendido tanto en tan poco tiempo. 

Aun cuando Needles considera que los inversores seguirán nerviosos por Europa en el futuro inmediato, cree que las personas necesitan darse cuenta de que, en verdad, están perdiendo dinero lentamente con los bonos del Tesoro cuando se considera la tasa de inflación, incluso tan baja como está en este momento, es más alta que el rendimiento de las notas a 10 años. Needles dice que los inversionistas deberían buscar un ingreso estable en otra parte, por ejemplo en bonos corporativos de calidad o acciones que paguen dividendo. 

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"Quizás no sea una burbuja en el corto plazo, pero cuando la inflación finalmente suba, esto acabará mal. No muchos inversionistas han experimentado un mercado bajista en bonos. Son tan feos como los mercados bajistas en acciones", señala. "Los bonos son un lugar de estacionamiento y el parquímetro sigue contando".

*Paul R. La Monica es columnista de CNNMoney

Ahora ve
Alcalde de NY confirma que la explosión fue un intento de ataque terrorista
No te pierdas
×