Peso mexicano, rodeado de ‘nubarrones’

La crisis europea y Grecia pueden llevar el tipo de cambio a 15 pesos por dólar, según analistas; las elecciones en México también afectan a la moneda nacional, advierte Alfredo Coutiño, de Moody’s.
peso tormenta  (Foto: Especial)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El deterioro constante de la situación económica en Europa ha borrado el optimismo en torno a un mayor crecimiento económico en Estados Unidos y China, y puede llevar al tipo de cambio a cotizar en 15 pesos por dólar en las próximas semanas, dicen economistas.

A este entorno de incertidumbre, que ha exacerbado el temor de los inversionistas se suma Grecia, pero también México. Dos países totalmente opuestos, con economías distintas, pero con un factor en común: las elecciones.

La volatilidad en los mercados financieros arreciará si gana el partido izquierdista griego SYRIZA, que se opone al plan de rescate del país, considerado fundamental para la permanencia de Grecia en la zona euro, advierten los especialistas.

"Aunque las elecciones en Grecia serán un evento decisivo para el futuro de la eurozona, la realidad es que ya se está dando una importante fuga de capitales de países como España, ante el temor de un contagio financiero de grandes proporciones", indica Mario Correa, economista en jefe de Scotiabank México.

En tanto, el ambiente político electoral en el país mueve a los mercados financieros en México, advierte Alfredo Coutiño, director para América Latina de Moody's Analytics, aunque aclara que en este momento no ha sido un factor preponderante en la depreciación del peso frente al dólar.

Depreciación de más de 20%

En los últimos 12 meses el tipo de cambio de 48 horas a la venta se ha depreciado 24.80%, al pasar de 11.4995 pesos por dólar el 2 de mayo de 2011 (que ha sido la cotización mínima que observa desde la crisis de Lehman Brothers) a 14.3520 pesos a la venta el 1 de junio pasado.

Sin embargo, durante mayo del presente año el movimiento del peso ha sido más evidente, ya que tan sólo en ese mes la depreciación fue de 10.13%. El 24 de mayo anterior, el Banco de México (Banxico) activó por primera vez en el año una subasta por 400 millones de dólares. En esa ocasión vendió al mercado 258 millones y una semana después 107 millones de dólares, cuando el tipo de cambio Fix rebasó más de 2% de depreciación.

"La baja demanda por la divisa estadounidense puede reflejar que las presiones sobre el peso podrían moderarse a corto plazo por el hecho de que no se han vendido las subastas de 400 millones de dólares diarios", indica Coutiño de Moody's Analytics.

El tema de la crisis europea será importante para los mercados financieros, agrega Salvador Orozco, subdirector de Estrategia de Renta Fija de Análisis Santander. Hay varios eventos relevantes, dice, iniciando con la reunión del Banco Central Europeo (BCE), la discusión sobre si el fondo de rescate puede o no prestar dinero a los bancos de la región y las elecciones en Grecia.

Considera que en un entorno de elevada tensión, sin duda el tipo de cambio podría llegar a 15 pesos, y destaca que el movimiento de 2008 fue muy parecido a lo que se vive ahora: "una depreciación del peso que realmente se ha exacerbado por el tema europeo".

Ante ello, estima que los principales bancos centrales pueden inyectar más liquidez al mercado, y eso permitirá tener un peso más fuerte. "Seguramente el tipo de cambio se va a regresar, porque hay que ver que esa liquidez se tiene que ubicar en algún lado".

Las últimas cifras económicas aumentaron el nerviosismo en los mercados. La baja creación de empleos en Estados Unidos y la desaceleración en los índices manufactureros en Asia y Europa por debajo de 50 puntos implican contracción en la actividad manufacturera a nivel mundial, y son señales de que hay menos confianza y que el mercado mismo podría restringirse en cuanto al consumo, añade Mario Copca, analista de CI Banco.

"Creemos que el mercado debe asimilar toda la información que ha salido en los últimos días, tanto factores políticos como económicos, y vendrá un periodo en espera de más información para tener una nueva reacción".

Copca indica que como consecuencia de un empeoramiento en la situación financiera de España o una derrota del partido conservador en Grecia, o datos que impliquen un deterioro en la actividad económica de EU y la poca capacidad de reacción de los bancos centrales, pueden presionar al peso hacia niveles de 15 por dólar y "estamos cerca de ver lo peor de esta crisis, que prevemos es temporal".

Coutiño, de Moody's Analytics, agrega que el problema en Grecia se sigue extendiendo y "quizás es más fuerte que antes, porque ahora la probabilidad de que realmente se derrumbe la economía griega es mayor; dado que el tipo de cambio ha llegado arriba de 14.50 en los últimos días, la probabilidad de que alcance los 15 pesos existe y tiene mucho que ver con la aversión al riesgo".

Es un factor que pudiera tener cierta temporalidad, dice, y esa presión podría bajar en el momento en que haya señales positivas de un posible acuerdo entre el gobierno potencial y autoridades griegas.

El peso en la inflación

Un factor que preocupa a las autoridades monetarias es el efecto de la depreciación del tipo de cambio en la inflación, conocido como pass-through. El tema para ver una contaminación del peso en los precios es cuánto dura la moneda en un nivel elevado.

"Si se mantiene por más tiempo sobre estos niveles (arriba de 14 pesos o hasta 15 pesos) sí creo que tendrá impacto sobre la inflación", indica Orozco, de Análisis Santander. "Es contradictorio decir en cuánto se va a ubicar cuando traemos un estimado de 12.50 pesos por dólar para el cierre de año o habrá quienes traigan incluso 13 pesos".

En otros momentos, agrega, se ha visto que el impacto es mínimo, pero si se sigue depreciando o se queda ahí por alguna razón -porque los mercados europeos siguen deprimidos o EU está en situación complicada-, seguramente puede haber un impacto en la inflación.

No espera que sea tan elevado como para que Banxico suba su tasa de interés, "pero sí va a ser un tema que hay que seguir en los próximos meses, de mantenerse sobre estos niveles en los siguientes dos o tres meses".

Mario Copca, de CI Banco, tampoco espera un efecto importante sobre la inflación. "Llevamos un mes con una depreciación constante del peso y para ver un contagio hacia precios sería necesaria una depreciación sostenida por más de tres meses. De momento no creo que haya un contagio importante, será bastante moderado y será temporal, ni creo que haya efecto importante hacia la economía".

El traspaso a la inflación no debe traducirse en temor si la depreciación del peso confirma que es solo una presión temporal, agrega Coutiño, de Moody's Analytics.

"Si vemos un peso en 15 y baja a 14, no debería tener un efecto sobre la inflación, o sería mínimo; en la medida en que el peso se sostenga arriba de 14.50 por varias semanas o meses podría haber un traspaso a la inflación definitivamente, pero se espera que sea transitorio porque prácticamente en 15 días vamos a saber qué pasó con la elección griega".

El peso y las elecciones

La encuesta que ubicó al candidato de la izquierda, Andrés Manuel López Obrador, cuatro puntos abajo del aspirante del PRI a la Presidencia de México, Enrique Peña Nieto, tuvo un efecto sobre la depreciación del peso el jueves 31 de mayo, aunque no fue el factor principal, coinciden los economistas de CI Banco y Moody's Analytics.

"Las cuestiones políticas en México podrían tomar un peso cada vez mayor (conforme se acerquen las votaciones); no obstante, hasta hoy el efecto ha sido marginal, bastante moderado y no le daría tanta ponderación", precisa Copca, quien estima que tras la depreciación del peso del jueves pasado quizá un 20% puede ser atribuido a ese factor, "por eso terminamos más debilitados".

Este domingo, el director general de Standard & Poor's México, Víctor Herrera, advirtió que el tipo de cambio podría presionarse aún más si se presenta un proceso electoral con poca diferencia entre candidatos a la presidencia de México, como sucedió hace seis años.

Lo anterior contribuiría, junto con la incertidumbre sobre la crisis europea, a ver un peso más depreciado frente al dólar en niveles mayores a los registrados en los últimos días, coincidió.

A su vez, Salvador Orozco, de Análisis Santander, resalta que se ha visto una actividad constante por parte de inversionistas extranjeros en el mercado de deuda mexicano. Buena parte de los bonos M en México están en manos de extranjeros y hay emisiones en las que tienen hasta el 75%.

Los factores más importantes detrás del peso han sido el problema griego, España y la posible salida de Grecia de la eurozona. Es lo que ha golpeado prácticamente a todas las monedas del mundo: Brasil o Chile no tienen elecciones y sus monedas se han depreciado, expone Coutiño.

El segundo factor en orden de importancia, indica, es lo que está pasando con la economía de EU, que está dando señales de que la recuperación se apaga y confirma las sospechas de la Fed de hace un mes, cuando dijo que posiblemente la recuperación se modera y que eso levanta la probabilidad de una nueva flexibilización monetaria en los próximos meses.

Pero un tercer factor lo atribuye a la parte política. "Creo que se equivocan quienes dicen que las elecciones en México no van a generar ruido. México tiene una historia política y las declaraciones de campaña que no sean bien recibidas por los mercados o los inversionistas se verán reflejadas en variables financieras", afirma Coutiño, de Moody's Analytics.

"No me extrañaría que la efervescencia política esté detrás de lo que le está pasando al peso, aunque lo pondría en tercer lugar. Creo que la aparición de la encuesta no es el factor importante del movimiento depreciatorio de la moneda, tiene que ver más con el factor externo, pero no es descartable que algunos inversionistas hayan visto en esos resultados una razón para empezar a proteger sus inversiones y empezar a cambiarse a dólares, no necesariamente salir del país".

En el marco de las elecciones presidenciales de 2006, el tipo de cambio mantuvo una cotización por debajo de 10.80 pesos por dólar durante los primeros cuatro meses del año, con movimientos ocasionales que lo llevaron ligeramente arriba de 11 pesos.

Encuestas que en ese entonces daban como ganador a López Obrador llevaron al peso a cotizar a cerca de 11.50 pesos por dólar cerca de las elecciones, presión que disminuyó una vez pasados los comicios de julio de 2006.

"Sí hubo movimientos en los mercados financieros (en 2006) cada vez que el discurso político arreciaba y se hacían pronunciamientos más en términos de limitar al libre mercado en el país. En ese sentido, la posibilidad de que alguno de los candidatos esté ganando preferencia de los votantes y posiblemente un discurso más radical que se pudiera presentar en el futuro definitivamente sí va a mover a las variables financieras del país", expone Coutiño.

Sin embargo, aclara que más allá de quien gane, los mercados esperan que se avancen o se detengan las reformas estructurales de acuerdo con la eventual conformación del Congreso de la Unión.

Además, "el hecho de que uno sea más amigable con el libre mercado no implica sorpresa, sino que todo va a seguir como está y que posiblemente el movimiento de las variables financieras sea hacia señales más positivas en el futuro, mientras que el otro candidato que plantea medidas que quizá no son del completo parecer de los inversionistas pudiera generar movimientos en las variables financieras en el otro sentido".

¿Qué esperar a futuro con el peso?

Los economistas consideran que la presión que registran los mercados financieros no es proveniente de México. Es el mundo el que está complicado, y es una apuesta difícil decir que se va a resolver rápidamente.

En lo que coinciden es en que la volatilidad se mantendrá en las próximas semanas. La única forma de que el peso se pueda apreciar rápido es que haya una respuesta pronta de la UE, que Grecia no salga de la eurozona y que haya apoyo para la banca europea.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"Se necesitan todos los esfuerzos para sacar adelante el tema europeo y se requiere de voluntad política, y nosotros lo que hemos estado recomendado es cautela y nos ha funcionado", opina Orozco, de Análisis Santander.

"Lo que pasa ahora en las variables financieras en el país tiene menos que ver con lo que dicen las encuestas de preferencias electorales que lo que pasa en el exterior, en Europa. Entre las monedas de América Latina el peso es la que más se ha depreciado, le sigue el real brasileño, y la razón es que México está más atado a EU, donde se están divulgando cifras desilusionantes", señala Coutiño.

Ahora ve
¿Cuánto cuesta reparar los daños que dejan los incendios en EE.UU.?
No te pierdas
×