Mercados quieren ‘bailar’ más con la Fed

El deterioro en indicadores de EU alimenta la expectativa de nuevos estímulos monetarios: analistas; estiman que esa mayor liquidez hará que extranjeros demanden más bonos mexicanos y se apoye al...
dólares  (Foto: Photos to Go)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Los inversionistas internacionales ejercen cada vez una mayor presión para que los principales bancos centrales apliquen una nueva ronda de liquidez, advierten economistas.

Al menos esperan que la Reserva Federal (Fed) anuncie un nuevo QE3 (tercera ronda de alivio cuantitativo) o la continuación de la 'Operación Twist', que calme a los mercados ante el deterioro que muestran indicadores económicos de Estados Unidos y la creciente fragilidad en la zona euro.

Sin embargo, no es del todo seguro que la Fed decida implementar nuevas medidas dado el importante descenso a mínimos históricos observado en las tasas de bonos del Tesoro de los EU, destacan analistas de Accival.

Los inversionistas están entrando en pánico y arrojándose en tropel hacia la seguridad de los bonos estadounidenses, dicen. El rendimiento del bono del Tesoro a 10 años tocó otro mínimo récord, con tasas inferiores a 1.5%. Un rendimiento a ese nivel tan bajo era considerado "absoluta y totalmente inconcebible" hace apenas unos años.

Los principales bancos centrales del mundo pueden inyectar más liquidez al mercado, ante el deterioro en algunas variables económicas y la crisis que vive Europa, lo que permitirá tener un peso más fuerte, ya que "seguramente el tipo de cambio se va a regresar, porque hay que ver que esa liquidez se tiene que ubicar en algún lado", expone Salvador Orozco, subdirector de Estrategia de Renta Fija de Análisis Santander.

"Los inversionistas institucionales se están quejando sobre la falta de liquidez proporcionada por Wall Street y no está claro si esa falta de liquidez se debe a la imposición de la regla Volcker o si es el impacto de las nuevas tecnología de comercio electrónico", dice Walter Molano, economista en jefe de BCP Securities.

No obstante, considera que la baja parece ser más un problema de liquidez que una preocupación fundamental. "También podría ser una estratagema de los bancos para forzar a las autoridades monetarias a inyectar más liquidez y, dado el actual estado de cosas, nadie se quejará si la Fed anuncia el QE3, pero también podemos esperar otra ronda de de las operaciones de refinanciación a largo plazo (long-term refinancing operations o LTRO).

En los mercados se ha incrementado el grado de temor y el descuento de eventos poco favorables, agrega Rodolfo Campuzano, director de Análisis Económico de Invex Grupo Financiero. En un informe, destaca que no en balde las tasas de interés de largo plazo de los bonos considerados como seguros: Estados Unidos, Alemania, Reino Unido, Suiza, entre otros, han descendido violentamente.

Los bajos niveles de las tasas de interés tienen una justificación por tres vías: la debilidad económica, la certeza de que no habrá aumentos en las tasas de referencia de los bancos centrales y la búsqueda de refugio de muchos capitales.

En los mercados de bonos se percibe una fuerte dislocación con los participantes cada vez más renuentes a tomar riesgos, incluso en operaciones que normalmente son consideradas como seguras, indica.

"La percepción de que puede haber una deflación en la región tampoco hace nada por entusiasmar a quienes quieren anticipar que no habrá una etapa menos crítica. Lo único que impide a los mercados caer más es la esperanza de que la autoridades apliquen otra ronda de estímulos de corte monetario".

Sin embargo, Campuzano ve con preocupación el comentario generalizado de que esto sólo cambiaría momentáneamente las cosas, pero que si dichas medidas no han servido para instrumentar una recuperación, no tendrían por qué logarlo en esta ocasión.

Coincide con la idea y considera que se necesitará una intervención más violenta de las autoridades en el campo político para sacar a los mercados de esta adversa percepción y evitar la presencia de eventos que pudieran ser muy desestabilizadores.

Lamentablemente, esta ruta luce débil ante la inmovilidad que se nota entre muchos de los responsables políticos.

"Faltan más ajustes. Hacen falta definiciones en temas políticamente muy difíciles y el entorno es de debilidad económica. No podemos esperar buenos rendimientos y baja volatilidad ante tales circunstancias", dice Campuzano.

Molano, de BCP Securities, añade que los problemas en Europa son más preocupantes. El retroceso político en Grecia no es sorpresivo y el desencanto con la clase política es alto por lo que no es sorpresivo que el electorado lo rechace en las encuestas.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El hecho que los principales partidos propongan repudiar el acuerdo de deuda tampoco es sorpresa. La mayoría de la comunidad inversionista se ha retirado de Grecia hace mucho tiempo. Por tanto, la imposición de la economía griega no debe tener mucho impacto sobre el mercado; más bien, la preocupación que genera más presión es la caída del sistema bancario español, alerta.

"Dada la naturaleza politizada de sus primeros anuncios políticos, estaba claro que el equipo de Rajoy no era de tecnócratas. España continúa ignorando lo obvio, que necesita entrar en un severo proceso de ajuste y ni siquiera ha dado los primeros pasos", destaca.

Ahora ve
La primera tormenta invernal de la temporada cubre de nieve el norte de México
No te pierdas
×