¿Qué opciones le quedan a la Fed?

El Banco Central podría anunciar más estímulos ante la presión por las débiles cifras de EU; expertos afirman que la Fed no debe intervenir sino estar atenta a la crisis en la eurozona.
ben bernanke  (Foto: Cortesía CNNMoney.com)
Paul R. La Monica*

¿Una QE3 o tercera ronda de flexibilización cuantitativa? ¿Una Operación Twist 2? Sin duda habrá más presión sobre la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) para que anuncie sin demora una nueva ronda de estímulos tras el desolador informe nacional sobre el empleo, publicado el viernes pasado.

Las acciones se desplomaron. El rendimiento del bono del Tesoro a 10 años tocó otro mínimo récord, con tasas inferiores al 1.5%. Un rendimiento a ese nivel tan bajo era considerado "absoluta y totalmente inconcebible" hace apenas unos años.

Los inversionistas están entrando en pánico y arrojándose en tropel hacia la seguridad de los bonos estadounidenses. Nuestro nuevo ‘índice de temor y codicia' (Fear & Greed Index), que sondea una combinación de factores como la volatilidad del mercado, la fortaleza de los precios bursátiles y la demanda de bonos refugio y bonos basura, alcanzó un nuevo mínimo este viernes en lo que va del año, situándose en 9.

Así las cosas, tal vez el  presidente de la Fed, Ben Bernanke, tenga que actuar. Pero la Fed ya ha acometido dos rondas de la llamada flexibilización cuantitativa o QE, comprando miles de millones de dólares en bonos del Tesoro para ayudar a mantener bajas las tasas a largo plazo. (Tengan en mente que la tasa de referencia a corto plazo ha estado en casi cero desde diciembre de 2008 y la Fed se ha comprometido a conservar las tasas "excepcionalmente bajas" hasta el año 2014.)

La Fed también ha estado canjeando bonos a corto plazo por bonos a largo plazo, la denominada Operación Twist. Pero el ‘twist' expira a finales de junio y todos los ojos estarán puestos en la Fed cuando su comité de política se reúna el 19 y 20 de junio, para ver si el organismo ofrece alguna pista sobre ampliar la operación Twist o hará algo más drástico como una QE3.

¿Pero comprar más bonos es realmente la respuesta para los problemas de la economía? No.

"La flexibilización cuantitativa ha proporcionado liquidez al mercado. Y la Fed no tiene muchas opciones razonables en este momento", apunta Alan McKnight, director de estrategia de inversión global en Balentine. "Ya casi han pasado cuatro años de Lehman y nuestro crecimiento ha sido anémico a pesar de todo el estímulo monetario".

La Fed tiene dos mandatos: intentar alcanzar el pleno empleo y mantener los precios estables. Mantener contento a Wall Street es quizás el tercer mandato no oficial. Y seamos honestos, en este momento esa sería la única utilidad de una QE3.

"No estoy seguro de lo que lograremos con más política monetaria", indica Keith Hembre, principal economista de Nuveen Asset Management. "Las acciones de la Fed han afectado claramente a los mercados financieros, pero todavía tenemos esta tendencia subyacente de debilidad en el empleo y en el crecimiento económico".

En opinión de Hembre, lo mejor que puede hacer la Fed es quedarse quieta y esperar a que haya más datos. Todavía no está claro si la reciente caída en el mercado laboral es el comienzo de una mayor desaceleración o es algo transitorio como el verano pasado.

"Este último reporte del empleo es obviamente una decepción, pero no es una razón para pulsar el botón del pánico. Existe el riesgo de consecuencias negativas, como el aumento de la inflación, si la Reserva Federal continúa extendiendo la política monetaria", advierte Hembre.

Leslie Barbi, jefa de renta fija en la firma neoyorquina RS Investments, está de acuerdo. Ella cree que extender la operación Twist o anunciar una nueva QE3 sería probablemente un error. Lo mejor que el mercado puede esperar es que Bernanke y otros miembros de la Fed continúen hablando sobre apuntalar la economía... pero sin apretar el gatillo.

"La Fed no va a sacar algo de su chistera nada más porque los datos del empleo son malos. No veo por qué habría de actuar ahora. Las tasas no necesitan bajar aún más", señala.

Entonces, ¿qué debería hacer la Fed? Barbi piensa que Bernanke tiene que estar listo para intervenir si los problemas de Europa conducen a una crisis bancaria como la que desencadenó la quiebra de Lehman en Estados Unidos.

"Bernanke ha demostrado ser un hombre creativo y la Fed querrá dar la impresión de tener muchas otras herramientas", indica, agregando que la Fed probablemente tendría que instituir mecanismos de préstamos de emergencia similares a los que empleó en 2008 si, de repente, hay temores legítimos por la liquidez y una crisis crediticia mundial.

Pero Europa es una pieza fundamental en todo esto. Stuart Hoffman, principal economista de PNC Financial Services en Pittsburgh, apunta que la Fed no debería actuar en solitario. Si hay una necesidad de más estímulos, probablemente sería un esfuerzo coordinado con el Banco Central Europeo, el Banco de Inglaterra y otros bancos centrales.

Hoffman dice estar confiado en que la economía estadounidense (y la europea) habrán mejorado para cuando la Fed se reúna de nuevo, en la sesión de dos días que finalizará el 1 de agosto. Sin embargo, le preocupa que el mercado pueda presionar para que la Fed actúe. Bernanke tal vez no pueda darse el lujo de predicar la paciencia si las acciones bursátiles continúan cayendo y hay más meses con pésimos datos económicos.

"Implementar una QE3 no sería lo más efectivo. Pero puede darse el caso de que las personas no quieran que la Fed espere en lugar de hacer algo", apunta Hoffman.

Con todo, la Fed podría tener más conejos en la chistera, municiones, cartas bajo la manga o cualquier otra metáfora que les plazca. En marzo, circularon informes en torno a que la Fed consideraba las llamadas compras "esterilizadas" de bonos  para mantener bajas las tasas a largo plazo. Bajo ese método, la Fed podría comprar más bonos a largo plazo pero pediría a los inversionistas el dinero usado para esa compra por periodos cortos de tiempo y a tasas de interés bajas. Eso mitigaría las críticas usuales que enfrenta la QE, es decir, que la Fed alimenta la probabilidad de la inflación al imprimir más dinero.

Sin embargo, Steve Blitz, economista de ITG, considera que las compras esterilizadas serían una mala idea. Sostiene que la única cosa útil para que la economía mundial se recupere es que las naciones más prósperas consuman más. "¿Cuánto más puedes bajar las tasas? Hemos alcanzado un punto donde las naciones acreedoras del mundo, Alemania y China principalmente, tienen que actuar y gastar dinero. Eso hará que la economía vuelva al crecimiento", explica.  "La idea de que la austeridad y las bajas tasas mágicamente corregirán el rumbo de la economía fue siempre una ilusión".

Blitz también piensa que, en este punto, lo mejor que Bernanke puede hacer es intimidar/asustar a los legisladores para que hagan algo útil. En otras palabras, Bernanke tiene que seguir presionando al Congreso para que éste actúe ahora en lugar de dejar que la  economía avance hacia el precipicio fiscal al final del año, cuando varios recortes fiscales prescriben y el techo de la deuda tal vez necesite elevarse otra vez.

Y señala: "Si yo fuera Bernanke, estaría gritándole al Congreso para que hiciera algo bien con la política fiscal. No puede haber más incertidumbre en torno al precipicio fiscal a fines de año. Demócratas y republicanos tienen que dejar de jugar a la política y ser estadistas."

Amén a eso.

*Paul R. La Monica es columnista de CNNMoney

Ahora ve
Beber hasta 12 latas de refresco diario y otros excéntricos hábitos de Trump
No te pierdas
×