Junio, ¿el mes que vivimos en peligro?

Históricamente el sexto mes del año ha sido uno de los peores para la Bolsa, dicen analistas; la cercanía de verano no ayuda ni se perciben catalizadores favorables de corto plazo, advierten.
bolsas mercados  (Foto: Photos to go)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Si mayo fue un mes de tensión para los mercados nacionales e internacionales, junio amenaza con ser de mayor volatilidad, debido a que la crisis financiera y de deuda determina prácticamente todas las decisiones de inversión, dicen analistas.

Estadísticamente, junio es uno de los peores meses para la Bolsa, ya que en los últimos diez años promedia un rendimiento mensual negativo, aunque con movimientos acotados, destacan analistas de Accival.

De hecho, advierten que el mercado accionario mexicano está generando señales de debilidad por lo que prevén que el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) del mercado local regrese a niveles mínimos del año, en 36,800 puntos.

Es preciso que el indicador respete dichos niveles de soporte para poder suponer el inicio de un proceso de consolidación, de lo contrario se estaría reforzando la tendencia de baja con objetivo en zona de 35,500 unidades.

Las caídas son mucho más rápidas y fuertes que los avances en los ciclos de mercado, indica Carlos Ponce, director ejecutivo de Análisis y Estrategia Bursátil de BX+. Lo ganado en tres meses del año se perdió en pocas semanas y el IPC prácticamente borró las ganancias del año.

Esto debido al agudizamiento de los temores por una mayor descomposición económica, social y política en Europa (Grecia y sobre todo España); al confirmarse una mayor desaceleración económica en China; y a un ritmo de recuperación económica menor en EU (en particular con cifras de empleo), subraya.

"Por otra parte, el mercado mexicano en general no presenta aún condiciones de gran oportunidad por valuaciones, dando así lugar a una larga, volátil y en ocasiones desesperante espera.

Claramente los flujos de inversión están buscando refugios considerados como seguros y anticipan una situación peor en el futuro previsible, considera a su vez Invex Grupo Financiero. Desde un punto de vista técnico, las bolsas de Estados Unidos apuntan a continuar con su trayectoria descendente, mientras que la de México podría rebasar a la baja los 37,000 puntos.

La ola de ventas sólo se detendrá ante un cambio de percepción que por ahora se ve difícil de gestionar, dice y considera que el inversionista debe tener cautela y vea con paciencia la evolución de los problemas. Será difícil que las bolsas recuperen los niveles que alcanzaron en el primer trimestre en los siguientes meses.

Los ministros de Finanzas del G7 discutieron el progreso hacia la unión fiscal y financiera en Europa, dijo este martes el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, luego de que los funcionarios sostuvieran un llamado de emergencia sobre la crisis de deuda de la zona euro.

El Tesoro estadounidense no ahondó en si hay un consenso emergiendo entre los líderes europeos respecto a un plan específico de acción, o si el G7 considera una respuesta conjunta a la crisis de la Unión Europea, que se intensificó con los problemas de la banca española y amenazando al sistema financiero global.

En medio de los temores por la crisis europea, este miércoles el Banco Central Europeo (BCE) dará a conocer su decisión de política monetaria, seguida de una conferencia de prensa del presidente de la entidad, Mario Draghi.

En general el consenso del mercado descarta cambios en el nivel de la tasa de interés, la cual permanecería en 1% y no se moverá sino hasta el tercer trimestre de 2012, de acuerdo con los economistas de Citi, cuando se dé un cambio de acción en esta línea, con una baja de 50 puntos base.

La situación en Europa es especialmente preocupante, ya que se presentan factores cuya combinación podría tener resultados desastrosos para los mercados globales, agrega Mario Correa, economista en jefe de Scotiabank México.

Por un lado, la intención de mantener los ajustes fiscales necesarios para regresar a una situación sostenible en la deuda pública de varios países está debilitándose ante los efectos negativos que estas medidas están teniendo sobre el ritmo de actividad económica, generando tensión social elevada y serias dificultades para los gobiernos.

Por otro lado, se hacen cada vez más patentes las diferencias entre los líderes políticos y económicos de la región, apreciándose una disminución en el grado de cohesión política en momentos críticos, advierte.

Ahora ve
Universidad de Texas digitaliza y publica los secretos de Gabriel García Márquez
No te pierdas
×