Estímulos de la Fed, con pocos méritos

El mercado de EU reaccionó positivamente ante la sugerencia de un QE3, pero ¿funcionará?; los esfuerzos de estímulo han tenido efectos poco consistentes sobre acciones y bonos en el pasado.
dolar  (Foto: AP)
Stephen Gandel

Cuando Ben Bernanke lanza una nave llena de efectivo hacia el mercado, ¿dónde aterriza? Responder esta pregunta puede determinar qué acciones o bonos subirán o bajarán en los próximos meses.

Los observadores del mercado parecen estar cada vez más seguros de que la Reserva Federal (Fed) volverá a abrir la llave del dinero. A principios de esta semana, dos estrategas de Morgan Stanley, incluyendo a Vincent Reinhart, un ex economista principal de la Fed, dijeron que había una probabilidad de 80% de que la Fed dé a conocer pronto un nuevo esfuerzo para nutrir a la economía.

Así que los inversores escucharon con atención el testimonio del jueves del presidente de la Fed, Ben Bernanke, ante la Comisión Económica Conjunta del Congreso estadounidense acerca del estado de la economía. Aunque era poco probable que diera a conocer un nuevo programa de inmediato, muchos esperaban que el presidente insinuara el hecho de que la Fed está considerando nuevas medidas para ayudar a la economía.

"La Reserva Federal sigue preparada para tomar medidas, según sea necesario, para proteger a la economía estadounidense en el caso de que la tensión financiera escale", expresó Bernanke. De hecho, el miércoles, el promedio industrial Dow Jones subió casi 300 puntos, su mayor alza diaria del año, por las noticias de que la Fed estaba considerando una nueva ronda de estímulos.

Sin embargo, algunos piensan que los inversores podrían ser excesivamente optimistas acerca de cuánto podría impulsar su cartera otro esfuerzo de estímulo de la Fed. La Reserva Federal ha puesto en marcha dos rondas de flexibilización cuantitativa (quantitative easing o QE), que es cuando el Banco Central ha comprado bonos con el fin de reducir las tasas de interés, desde el comienzo de la crisis financiera. Una de estas rondas inició en noviembre de 2008 y finalizó en junio de 2010.

La segunda, conocida como QE2, inició en noviembre de 2010 y terminó en junio del año pasado. El esfuerzo de estímulo más reciente de la Fed es algo llamado Operación Twist, en la cual el Banco Central intercambia bonos a corto plazo de su cartera por deuda que vence más adelante en el futuro. Eso comenzó en septiembre del año pasado y está previsto que termine a finales de este mes.

Sorprendentemente, parece que hay pocas inversiones que se hayan beneficiado consistentemente de los esfuerzos de estímulo de la Fed. El oro subió durante los dos QE, pero cayó durante la Operación Twist. Los bonos de alto rendimiento y el petróleo hicieron lo mismo. Los fondos de capital de riesgo aumentaron en valor durante la QE2, pero cayeron durante la QE y Twist. Las acciones que pagan dividendos subieron durante los tres períodos, pero las ganancias eran relativamente pequeñas, especialmente durante la QE.

El mercado de valores, en general, ha sido un ganador consistente de los programas de la Fed. Sin embargo, las ganancias derivadas de la QE y QE2 fueron de sólo un dígito. Sólo las ganancias de Twist fueron impresionantes, con un alza en las acciones de hasta casi 16% desde el pasado mes de septiembre. Es más, Barry Knapp, el estratega en jefe de mercado de Barclays Capital, cree que esto puede ser una coincidencia, y no tiene nada que ver con la política de la Fed.

Él dice que la Fed ha actuado generalmente de manera tardía, no desplegando el estímulo hasta mucho después de que la economía se ha frenado realmente. De hecho, Knapp dice que, en general, la economía ha estado rebotando o estado cerca de hacerlo antes de que la Fed se saque las manos de los bolsillos.

La Operación Twist, por ejemplo, fue iniciada a finales del año pasado, justo cuando los impactos del estancamiento político por la deuda en Washington, los precios elevados de la gasolina, la Primavera Árabe y el tsunami japonés estaban alejándose. Así que Knapp cree que los rebotes en la recuperación económica y en el mercado que ocurrieron después de Twist iban a suceder de todos modos.

Por supuesto, considerar lo que mejoró, o empeoró, durante los esfuerzos de estímulo de la Fed es más que sólo material de especulación para los operadores. Ese análisis puede decir algo acerca de la efectividad de los programas. Yo sólo pude encontrar tres cosas que subieron o que cayeron significativamente en los tres períodos en los que la Fed puso el pie en el pedal.

Los rendimientos de los bonos gubernamentales han caído a su nivel más bajo en décadas. La volatilidad del mercado ha caído significativamente en cada uno de los tres períodos. Y por último, las acciones tecnológicas han subido constantemente durante las tres series de medidas de estímulo.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

De esas tres cosas, el movimiento de las acciones tecnológicas es el más prometedor. Pero es poco probable que el sector tecnológico por sí solo sea lo suficientemente grande como para absorber a los 14 millones de personas que quieren un empleo en Estados Unidos y están sin trabajo. Y no está claro que en verdad necesitemos que la Fed compre bonos para poder bajar las tasas.

Los problemas en Europa están provocando que los inversores migren en masa hacia los bonos estadounidenses. Los rendimientos están cayendo por sí solos. Eso nos deja con una volatilidad más baja en el mercado, lo cual es bueno, y puede generar algo de confianza en la economía, pero si eso es todo lo que estamos recibiendo de lo que parece ser el principal esfuerzo de estímulo del gobierno en estos días, entonces está claro que es mejor empezar a pensar en otra cosa.

Ahora ve
Sobrinos de la primera dama venezolana son sentenciados a 18 años de prisión
No te pierdas
×