Promesas de campaña: ¿riesgo de déficit?

Los aspirantes a la presidencia omiten decir cómo financiarán sus propuestas si ganan: economistas; el mensaje global que se recibe es que con déficit no se puede vivir, dice Eugenio López, de Fitch.
candidatos  (Foto: Especial)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Entre los inversionistas existe un renovado interés por comprender las propuestas de política económica de cada candidato a la presidencia de México, y conocer cómo van a financiar sus promesas de campaña sin incurrir en déficit fiscales, coinciden expertos.

"Más que preocuparnos si el candidato de izquierda, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), se acerca al contendiente del PRI, Enrique Peña Nieto (EPN), nos preocupan los cómos: cómo financiarían todos sus compromisos de campaña si es que realmente pretenden hacerlos, o cómo van a enfrentar las negociaciones con el Congreso", dice Eugenio López, director de la calificadora Fitch Ratings México.

Y cuestiona "si habrá una reasignación de gastos -como lo ha venido diciendo el candidato López Obrador-, en qué tiempo va a lograr los ahorros que dice y cómo irá, paralelamente, teniendo la certeza que genera el ahorro y reasigna el ingreso o primero va a ser el ingreso y luego el gasto".

Nuevamente no hay información de los cómos de ninguno de los 4 candidatos. "Al final del día estamos hablando de financiación de obras, gastos, proyectos, se puede financiar con deuda, o generando ingresos adicionales o reasignando gastos, no lo sabemos y no sé si ellos lo tengan claro" y advierte que "el mensaje que estamos recibiendo del mundo es muy claro: con déficit no podemos vivir".

Las encuestas y la volatilidad en mercados

Un aumento reciente en la volatilidad de las encuestas electorales, que se reflejó de manera incipiente en el tipo de cambio, ha generado un renovado interés en la carrera presidencial.

La publicación de una encuesta por el periódico Reforma en Mayo 31, que muestra al candidato del PRI EPN con una ventaja de solo cuatro puntos porcentuales sobre AMLO, y a Josefina Vázquez Mota (JVM) del PAN en tercer lugar, ha generado un vigoroso debate sobre el grado al que la competencia electoral con miras al primero de Julio se ha intensificado.

La volatilidad en los mercados financieros se incrementaría si el candidato de la Coalición Movimiento Progresista, Andrés Manuel López Obrador, sube rápidamente en las encuestas, advirtió a inicios de mayor la calificadora de riesgo crediticio Standard and Poor´s (S&P).

El director de la calificadora en México, no descarta una mayor volatilidad en las variables financieras si hay un escenario extremo, "pero la volatilidad que importamos (de Europa) es la que nos está haciendo más ruido".

A diferencia del cierre de campañas en 2006 (que presionó al tipo de cambio por arriba de 11 pesos por dólar), hoy hay más información. "Si nos referimos a AMLO, su equipo ha estado informando y más en contacto con diferentes sectores tratando de ofrecer su óptica, como lo han hecho notros candidatos", opina el director de Fitch.

Aunque aclara que salvo que se den eventualidades -fuera de un contexto lógico y racional- "sí podríamos ver, adicionada a la volatilidad importada, una volatilidad generada por nosotros o generada internamente. Pero el factor externo hoy tiene mayor peso, vamos a seguir evaluando y viendo cómo se va cerrando la brecha y cómo van quedando las posiciones, qué sigue pasando en la calle, qué pasa con todos los frentes".

"Diría que no es la volatilidad producto de que uno vaya arriba u otro esté abajo, es un factorial o es multidimensional".

Las diferencias entre candidatos

Es muy probable que las encuestas muestren una situación muy fluida en las próximas semanas, lo cual explica el interés creciente, en México y fuera del país, sobre estas elecciones, agrega Sergio Luna Martínez economista de Banamex.

En un análisis sobre el proceso electoral, menciona que entre los inversionistas en particular hay un renovado interés por comprender las propuestas de política económica de cada candidato.

"Basados en nuestro seguimiento de los candidatos, así como en las oportunidades que hemos tenido para hablar con ellos o con sus equipos económicos, vemos consenso en: la relevancia de la estabilidad macroeconómica, en particular el compromiso por mantener cuentas fiscales balanceadas y un mandato único para un banco central autónomo; la convicción de que, a 2.2% en promedio en lo que va del milenio, el crecimiento económico de México debe acelerarse".

Es en este punto en donde ve una aparente divergencia conceptual entre Josefina Vázquez Mota, del PAN; JVM y EPN por un lado, y AMLO por el otro. Para los dos primeros, acelerar la tasa de crecimiento económico precisa la puesta en marcha de un programa de reformas estructurales, mientras que para AMLO un crecimiento más alto requiere austeridad y combate a la corrupción con el fin de generar los recursos suficientes para aumentar inversión.

Es de esperar que varias de las reformas estructurales propuestas por JVM y EPN tengan un impacto presupuestario significativo, indica el economista de Banamex.

"Por ejemplo, ambos contendientes han propuesto combatir la informalidad sustituyendo las contribuciones a la seguridad social que deben cubrirse por los empleados formales con un esquema de acceso universal. Esta innovadora idea ha ganado impulso entre economistas Mexicanos, con el proceso de discusión centrado en torno al costo de dicho esquema".

Dado un compromiso firme con presupuestos balanceados, la puesta en marcha de esta reforma precisará un aumento en ingresos fiscales: aunque tanto JVM como EPN han manifestado ideas sobre cómo aumentar la eficiencia recaudatoria, se precisan más detalles sobre sus planteamientos en el rubro de política impositiva.

Ello no implica de ninguna manera que dicha propuesta de reforma se invalide - "de hecho, nosotros pensamos que su efecto neto podría ser muy positivo - pero ilustra la relevancia de tomar a las implicaciones presupuestarias en cuenta".

El consejo también es válido en el caso del programa económico de AMLO, en donde el lugar de las reformas económicas estructurales lo toma un ambicioso programa de gasto en inversión, equivalente a entre 4% y 5% del PIB. En este caso y de nuevo, tomando en cuenta el compromiso con una postura fiscal balanceada así como el hecho de que el gasto de gobierno equivale a alrededor de 22% del PIB, la pregunta es si las ganancias en eficiencia del sector publico pueden ser realmente tan sustanciales como para proveer el monto citado, cuestiona.

¿Y el Congreso?

"Los candidatos están asumiendo compromisos y hoy los mexicanos estamos siendo más críticos, independientemente de la edad o de las redes sociales y habrá un mayor escrutinio a las promesas que están haciendo todos los candidatos", destaca Eugenio López de Fitch.

"Sin embargo, producto donde la ventaja que tenía el candidato del PRI se ha ido disminuyendo y se están cerrando las brechas hemos visto -en las últimas dos o tres semanas- un influjo de promesas de campaña muy intenso y nadie nos está diciendo cómo se van a financiar estos compromisos, no sabemos si habrá más recaudación".

Para el director de la calificadora de valores, otra variable que no está del todo clara en el radar es qué va a pasar en el Congreso, cuál será la capacidad que tenga el candidato que gane la Presidencia de México para completar acuerdos.

"¿Vamos a tener un Congreso tan fraccionado que será muy difícil llegar a un acuerdo? La incapacidad de los políticos de  llegar a acuerdos que beneficien a la nación sería muy preocupante, y es un mensaje que también hemos recibido del mundo por parte de los políticos no solo mexicanos", indica.

Recomienda que no solo se vea quién es el candidato que logra la Presidencia, sino la conformación del Congreso eventualmente y la capacidad del que gane para enfrentar a los legisladores y lograr acuerdos o "si vamos a vivir en un mundo en donde seguiremos difiriendo decisiones".

Para el economista de Banamex, Sergio Luna, desde un enfoque de política económica, la elección presidencial es sin duda muy relevante, pero también lo es la composición del Congreso y el ambiente post-electoral.

"El compromiso con un manejo macroeconómico prudente es bienvenido. En lo respectivo a la pregunta de cómo crecer más rápido, pensamos que la discusión debe ir más allá de las propuestas y abarcar planes para ponerlas en operación, especialmente en términos presupuestarios".

Dado que el Congreso juega un papel crucial en el diseño y aprobación de los presupuestos fiscales en México, las elecciones legislativas federales concurrentes a la elección presidencial son también relevantes para la política económica.

Así, el perfil político que impere en el Congreso que entrará en sesiones el primero de Septiembre (tanto el peso que obtenga cada partido en las dos cámaras, cuanto la posición - cooperativa o conflictiva - que adopten) será muy importante para evaluar los prospectos de política económica en la próxima administración.

La calificación de México en espera

Un marcado deterioro en las finanzas públicas que lleve a una dinámica de deuda inestable, sería visto negativamente por Fitch, advierte la analista para México, Shelly Shetty. La agencia mantiene la calificación de la deuda soberana mexicana en BBB.

"Los generadores de cambios al alza o baja de calificación siguen siendo válidos para cualquier candidato que gane la Presidencia".

En su opinión todavía es pronto para formarse un juicio sobre la viabilidad de las reformas económicas post-elecciones.

"Mientras que el candidato a la cabeza, EPN, Nieto ha expresado su intención de mejorar los prospectos para el sector petrolero y tomar medidas para incrementar la flexibilidad fiscal, la capacidad para hacerlo dependerá de la conformación del congreso después de las elecciones".

Incluso si su partido (PRI) obtuviera una mayoría en el Congreso, se necesitaría un liderazgo fuerte para administrar la división interna dentro del PRI.

Una reforma material del sector petrolero podría requerir enmiendas constitucionales destacando la necesidad de que la próxima administración forme consensos sobre este tema.

 Si el ganador a la Presidencia de México es AMLO, "nosotros tendríamos que esperar y ver su plataforma política y prioridades para evaluar el impacto de su presidencia sobre algunas de los temas estructurales que México enfrenta; por ejemplo, su relativamente débil impulso del crecimiento, flexibilidad fiscal limitada y los temas del sector petrolero".

"Veríamos positivamente continuar con la estabilidad macroeconómica, progresar sobre las reformas que mejoren la flexibilidad fiscal al igual que los prospectos del sector petrolero y la economía más amplia", indica.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Shetty agrega que la elevada volatilidad internacional puede llevar a mayor volatilidad del tipo de cambio, al igual que debido al alto nivel de liquidez del peso.

 Desde la perspectiva de la agencia calificadora, lo que es importante es la flexibilidad general del marco político para absorber los choques externos.

Ahora ve
Diego Luna asegura que los políticos no están representando a los mexicanos
No te pierdas
×