JPMorgan, ¿inicio y fin de los CDS?

El banco que creó los ‘credit default swaps’ se vio afectado por operar con estos instrumentos; el mercado de seguros de deuda está manipulado y, por tanto, debe ser prohibido legalmente.
jamie dimon  (Foto: CNN)
Stephen Gandel

En finanzas, debería existir una regla de 'tres strikes y estás fuera'. Si la hubiera, los seguros contra impago de deuda (credit default swaps o CDS) estarían camino al cementerio.

De hecho, cuando JPMorgan Chase anunció su pérdida de trading por 2,000 millones de dólares (y contando) hace un mes, pareció haber poca explicación acerca de los CDS o contratos financieros que había estado comerciando 'London Whale' (o 'Ballena de Londres', como era apodado el operador de JPMorgan que realizó la operación). En cambio, muchos artículos utilizaron esta descripción abreviada para esos contratos financieros: las mismas cosas que provocaron que AIG fuera a la quiebra.

La mañana de este martes, Jamie Dimon, el presidente ejecutivo de JPMorgan, compareció ante el Congreso estadounidense, esta vez para responder a las preguntas del Comité de Servicios Financieros. Se esperaba que Dimon se apegara literalmente al mismo guión que ha venido manejando. Con excepción de unos pequeños cambios, se esperaba que los comentarios de apertura de Dimon fueran casi idénticos palabra por palabra a los que pronunció cuando testificó ante el comité bancario del Senado la semana pasada. Al igual que la última vez, hubo muchas preguntas sobre la regulación financiera y si se les debe permitir a los bancos realizar apuestas arriesgadas. Sin embargo, hubo pocas preguntas acerca de los CDS y por qué se les permite seguir existiendo, mayormente de forma no regulada.

Los CDS son contratos que permiten a los inversores y operadores apostar sobre si una empresa, un país o un grupo de empresas, países o individuos pagarán sus préstamos. En teoría, los CDS funcionan como contratos de seguros. Los vendedores prometen cubrir las pérdidas del comprador del contrato si el préstamo en que está basado el CDS no es liquidado. Pero en la realidad, los CDS no son utilizados de esa manera. Los CDS rara vez son conservados hasta que se produce un incumplimiento. En vez de eso, son operados, en teoría subiendo y bajando con base en la solvencia crediticia de un prestatario o prestatarios.

Por supuesto, sólo porque los CDS hayan estado en el centro de una serie de recientes escándalos no es razón para prohibirlos. Las acciones no fueron prohibidas después de 1987 o 2000. La razón para deshacerse de los CDS es que no funcionan. Reuters informó recientemente que el trading realizado por London Whale, y los fondos de cobertura que estaban buscando ganar dinero con la anulación de las operaciones desmedidas de JPMorgan, causaron que el precio de ciertos contratos de CDS saltaran y cayeran, a pesar de que la solvencia real de las empresas en que estaban basados los contratos no había cambiado. El analista bancario Dick Bove de Rochdale Securities dice que las operaciones de London Whale muestran que el mercado de CDS está manipulado. "Hay algo equivocado en este mercado", afirma Bove.

A principios de este año, los contratos de CDS vinculados a McDonald's, por ejemplo, subieron 19%, durante un período en que no hubo casi ninguna noticia acerca de la cadena de restaurantes, y ciertamente no había razón para sospechar que McDonald's tendría más dificultades para liquidar su deuda. Al mismo tiempo, el precio de las acciones de McDonald's apenas se movió, cayendo 1.1%. Los mercados pueden estar fuera de contacto con la realidad durante algún tiempo. Así es como surgen las burbujas. Pero el problema con el mercado de CDS es que es tan poco comerciado que las acciones de un participante pueden causar distorsiones en el mercado. Lo cual se supone que debe quedar en manos de la estupidez de las masas.

La mejor pregunta para aquellos que defienden el mercado de los CDS es cuándo han funcionado efectivamente estos contratos. Los contratos de CDS vendidos por AIG sólo pagaron gracias al Tío Sam. Y tampoco puedes contar con los rescates. Cuando Grecia fue "voluntariamente" rescatada por el resto de Europa, los bonos gubernamentales del país fueron depreciados en un 50%. Sin embargo, el grupo que gobierna el mercado de CDS decidió que los titulares de CDS no podrían cobrar el seguro que habían comprado. Los rescates voluntarios -como si en Grecia hubiera una opción- no estaban cubiertos por los CDS. Era sólo otro hueco en un mercado parecido a un queso gruyer.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Además, no está claro si algo de esto podría cambiar en virtud de la Ley Dodd-Frank. Las nuevas regulaciones financieras afirman que la mayoría de las operaciones con CDS tendrán que ser ejecutadas a través de una cámara de compensación. Pero gran parte de las otras protecciones a los inversionistas que se supone que evitarán la manipulación en acciones y bonos no aplican cuando se trata de CDS.

El reciente documental de cuatro partes sobre la crisis financiera de Frontline PBS comienza con una larga descripción del mercado de los CDS y cómo se inició. Los contratos de CDS fueron creados en JPMorgan. Frontline entrevistó a varios de los banqueros de JPMorgan que estuvieron allí al inicio. La implicación era que JP Morgan, que logró eludir la mayor parte de las pérdidas de la crisis financiera, sabía lo que estaba haciendo. Pero cuando otros banqueros menos responsables e inteligentes comenzaron a entrar en el mercado, es cuando los CDS se volvieron peligrosos. El hecho de que ahora JPMorgan haya sido golpeado por el mercado de los CDS podría servir como un apropiado epílogo para este capítulo de 'innovación' en los mercados financieros, y un buen ejemplo de por qué debe ser cerrado.

Ahora ve
México y EU avanzan en combatir al crimen organizado, afirma Osorio Chong
No te pierdas
×