Los Himalayas, inspiración para un líder

Motivar a los equipos es una de las principales lecciones que deja Nepal a Claudia González; la directora de marketing del Fondo Mundial participó en el seminario de la Universidad de Wharton.
himalayas  (Foto: Especial)

Terminé uno de los viajes más memorables de mi vida: dos semanas en los Himalayas en un seminario de liderazgo organizado por Wharton University. El recuento de los daños incluye moretones hasta en los dedos de los pies, el cuerpo molido de cansancio, un deseo inmenso de civilización con agua caliente y comida sana, pero al mismo tiempo con una curiosidad intelectual más activa que nunca.

Aprendí que las montañas son una herramienta de reflexión para los líderes, una forma figurativa útil para hacer que los equipos se motiven, se unan y vean una meta común.  

Pensé en las dos o tres cosas que quiero comenzar a aplicar a mi vida diaria. Primero que nada, me estoy observando a mí misma con más detenimiento -qué tipo de líder y team player soy y quiero ser; cómo lograr motivar a mi equipo "a la noruega" llevándolos no sólo con motivación y ahínco, sino con una planeación absoluta que incluye tener una paranoia productiva, una creatividad empírica y con total disciplina para lograr los objetivos deseados.

También pensé que quiero disciplinar mi mente, no sólo para que sea más enfocada y clara sino también para no olvidar los principios de ser un líder optimista, ver los errores como temporales y no definitivos, y los aciertos como permanentes e inmovibles. El mundo entero grita que una forma de lograrlo es a través de la meditación y que cada día más líderes mundiales practican meditar al menos 20 minutos al día. 

Por último y a nivel personal este viaje me sirvió para recordarme lo privilegiados que somos los que tenemos los requerimientos básicos a la mano -casa, agua, comida, familia, salud, escuela, trabajo-.

Los niveles de miseria, de austeridad y de dificultad de Nepal no se comparan con los de nuestros países. Vi a niños de la edad de mis hijos cargando tablas casi a cuatro patas cuesta arriba en la montaña todos los días. Yo sé que esos niños y esas personas van a destruirse la espalda en pocos años y su futuro se veré impactado. Hay una sola escuela en toda la montaña, por lo que niños y niñas que tengan la suerte de no tener que trabajar y puedan ir a la escuela, tienen que caminar dos o tres horas para llegar a ella cada día.  

Conocí a gente maravillosa dentro del equipo de 25 personas que hicimos juntos esta aventura y tuve la suerte de hacer este viaje con mi pareja. Regresé a casa en Ginebra donde el sol iluminaba el lago, no había una sola basura tirada en la calle y todo parecía como una tarjeta postal. No cabe duda que este mundo es de contrastes.   

*La autora es directora de Marketing  de Global Fund (Fondo Mundial) el mecanismo financiero más grande e importante del mundo, que se dedica a combatir el SIDA, el paludismo y la malaria, tres enfermedades que tienen mayor impacto social, político y económico en todos los países.

 

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

 

 

Ahora ve
¿Cuánto cuesta reparar los daños que dejan los incendios en EE.UU.?
No te pierdas
×