Fox-Calderón y los líderes sindicales

Elba Esther, Romero Deschamps y Víctor Flores 'sobrevivieron' al Gobierno de la alternancia.

Elba Esther sobrevive al panismo

1
Elba Esther Gordillo tuvo diferencias con Josefina Vázquez Mota cuando la panista era titular de la SEP. (Archivo)
Elba  (Foto: AP)

En junio de 2011, la lideresa del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE),  Elba Esther Gordillo, reveló que tuvo un pacto con Felipe Calderón para el intercambio de apoyos para que llegara a la presidencia del país en 2006.

El convenio, dijo, fue a cambio de algunos puestos en la administración federal, como el de Francisco Yáñez en la Lotería Nacional, Roberto Campa -candidato presidencial de Nueva Alianza en 2006- en el Sistema Nacional de Seguridad Pública, y Miguel Ángel Yunes en el ISSSTE. Con éste último, Gordillo tuvo un conflicto en julio de 2011 al ser acusada de pretender corromper el Instituto.

Calderón admitió días después que sí tuvo acuerdos con Gordillo, pero que fue en beneficio de la educación en el país y para lograr las llamadas reformas estructurales, como la del ISSSTE. También ‘aclaró' que los puestos eran negociaciones previas con el ex presidente Vicente Fox.

Analistas destacan las operaciones del SNTE y su partido Nueva Alianza para ganar espacios políticos.

"(La salida del sindicato) del PRI le permitió ubicarse en una gama de espacios políticos que lo configuraron después como una especie de grupo de presión que tiene participación en distintos espacios", dice el Gustavo López, académico del Tecnológico de Monterrey campos Ciudad de México.

La posición que tiene el sindicato de maestros en el ISSSTE, al ser este último el que conglomera a los trabajadores del Estado y el SNTE le dan una gran influencia por su tamaño, ya que le permite acercarse al poder del instituto, añade el experto.

En 2006, Nueva Alianza jugó a favor del PAN, pese a tener su propio candidato - Roberto Campa- pero que para este 2012 decidió apostar por la ‘vía libre' al postular a Gabriel Quadri.

"Encontramos una situación paradójica, porque los partidos políticos están para conseguir el poder y los sindicatos están para el estudio, mejoramiento y defensa de los intereses de los trabajadores", apunta Fernando Menéndez, académico de la Universidad Iberoamericana (UIA)

Esparza, el líder de la resistencia

2
Martín Esparza llegará al Congreso por el Partido del Trabajo a través de la vía plurinominal. (Foto: AP)
esparza  Martín Esparza llegará al Congreso por el Partido del Trabajo a través de la vía plurinominal. ✓  (Foto: AP)

En octubre de 2009, el Gobierno de Felipe Calderón decretó la extinción de Luz y Fuerza del Centro (LyFC) con el argumento de su ineficacia operativa y financiera. Previamente, la Secretaría del Trabajo negó la toma de nota a Martín Esparza al frente del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) "El sindicato se desligó completamente de colaborar con la empresa, nunca quiso participar en el mejoramiento de la organización, en el mejoramiento del servicio", explica Fernando Menéndez, académico de la Ibero.

Las actividades que realizaba LyFC quedaron a cargo de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

A raíz de la extinción, los trabajadores comenzaron a presionar al Gobierno para revertir la medida con marchas multitudinarias. Sin embargo, en julio de 2010 la Suprema Corte de Justicia de la Nación avaló la liquidación de la empresa paraestatal.

"El hecho de que desaparezca la compañía no implica la desaparición del sindicato", aclara el académico Gustavo López. Un trabajador puede trabajar para cualquier empresa y pertenecer al SME, pues es decisión individual, explica.

En septiembre del 2011 el Gobierno de Calderón le otorgó la toma de nota a Martín Esparza y le dio facultades para la administración de bienes del sindicato.

"El dinero de los sindicatos no está diseñado para le exijan cuentas, la única que le puede pedir cuentas es la asamblea", indica Menéndez.

Esparza fue postulado para llegar al Congreso este 2012 por el Partido del Trabajo a través de la vía plurinominal.

"En el caso de que (LyFC) sea revivida o no, el SME puede seguir funcionando como un grupo sindical que tiene personas adheridas y que dan cuotas", asevera Gustavo López, experto del ITESM.

El ‘tren político’ que nunca se va

3
Actualmente Víctor Flores es diputado federal del PRI. (Foto: Tomada de sitl.diputados.gob.mx)
victor felix  Actualmente Víctor Flores es diputado federal del PRI. ✓  (Foto: Tomada de sitl.diputados.gob.mx)

El Gobierno de Ernesto Zedillo decidió privatizar Ferrocarriles Nacionales de México a finales de la década de los 90 con el objetivo de modernizar al sector. El líder sindical de los ferrocarrileros en ese entonces era Víctor Félix Flores, y en este 2012 es... Víctor Félix Flores. Actualmente Félix Flores es diputado federal del PRI, aunque cuando Vicente Fox llegó al poder en el 2000 se dijo dispuesto a cooperar con el mandatario panista.

En 1997 ya había sido diputado federal; en 2000 fue senador suplente, y en 2003 repitió en San Lázaro, todos estos cargos por el PRI. Desde 1995 es el secretario nacional del Sindicato de Trabajadores Ferrocarrileros de la República Mexicana (S.T.F.R.M).

Los puestos en el Congreso se entienden como que "se están protegiendo los del grupo de poder unos a otros", apunta el académico Fernando Menéndez, de la Universidad Iberoamericana.

Víctor Félix ha dado ‘golpes' al Gobierno. El más reciente fue en abril pasado, cuando acusó al PAN de querer vulnerar los derechos de los trabajadores y se negó a apoyar una reforma laboral.

"Con toda esta gente (líderes sindicales) metiéndole mano, ahí participando en el Congreso, nunca va a salir una ley (laboral) diferente", añade Menéndez.

‘Napo’ y su control desde Canadá

4
El líder minero dijo el viernes que prepara pronto su regreso a México desde Vancouver. (Foto: sindicatominero.org)
napo  (Foto: sindicatominero.org)

Napoleón Gómez Urrutia es uno de los hombres más polémicos de la actual vida sindical de México. El líder de los mineros, que heredó el puesto tras la muerte de su padre, radica en Canadá y obtuvo en junio pasado la toma de nota como secretario general, cuatro años después de que le fuera negada por la secretaría del Trabajo. El heredar la dirigencia "tiene que ver con la forma en que el sindicalismo mexicano se construyó (...) por eso no importaba tanto el líder sindical, su formación, su origen, sino fundamentalmente que cumpliera la expectativa de control (de los agremiados)", señala Gustavo López, académico del Tec campus Ciudad de México

Gómez Urrutia es acusado de desviar fondos en México y se prevé que si ingresa al país sería aprehendido de inmediato; sin embargo, desde el norte del continente mantiene su poder en el sindicato.

Desde su llegada en 2002 a la dirigencia del sindicato, bajo el Gobierno de Vicente Fox, Gómez Urrutia amarró alianzas con las organizaciones sindicales más importantes en Estados Unidos y Canadá.

Pero tras la muerte de 67 mineros durante una explosión en la mina de carbón Pasta de Conchos (en Nueva Rosita, Coahuila) en febrero de 2006, fue acusado del desvío de los 55 millones de dólares que pagó Grupo México al sindicato y de enriquecerse a costa de los trabajadores, por lo que se encuentra en exilio en Vancouver.

"Cuando se le apunta a alguien con el dedo, le quedan a uno tres dedos de la mano dirigidos hacia uno mismo. Entonces cuando se le apunta a un líder sindical, diciéndole eres un corrupto y tienes estos problemas y estas situaciones, como que nos apuntan tres dedos a la sociedad, a nosotros, por permitir esta situación, por las leyes, por los procedimientos laborales, por todo el aparato judicial", reflexiona el Doctor Fernando Menéndez de la UIA.

Con información de Notimex

Del ‘Pemexgate’ a los lujos

5
El líder petrolero Carlos Romero durante un acto con el candidato presidencial Enrique Peña N Nieto. (Foto: Notimex)
carlosromero  (Foto: Notimex, )

En 2002, la PGR abrió una investigación contra el director de Pemex durante el 2000, Rogelio Montemayor, y el líder del sindicato petrolero Carlos Romero Deschamps por el presunto desvío de recursos a favor de la campaña presidencial del entonces candidato presidencial priista Francisco Labastida. En septiembre del mismo año, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) resolvió que hubo anomalías por 2,338 millones de pesos en convenios entre la paraestatal y el sindicato.

Tres años después, a finales de 2005, la Secretaría de la Función Pública castigó a Rogelio Montemayor y cinco colaboradores cercanos con una multa de más de 2,800 millones de pesos y la inhabilitación para desempeñarse en cargos públicos.

"Hay que ir más lejos, desde la ‘Quina' (dirigente petrolero en la década de los 80's que fue encarcelado en los 90) era rumor público que el sindicato se llevaba un porcentaje de todo lo que se compraba en Pemex", cuenta Fernando Menéndez,  de la Universidad Iberoamericana.

Carlos Romero Deschamps sigue al frente del sindicato petrolero y será senador a partir de 2012 en la próxima legislatura por el PRI, ya que aseguró un escaño por la vía plurinominal.

"En buena medida este sindicato ha sido uno de los más relevantes precisamente por esos recursos que maneja, no tanto de personas, sino materia de trabajo y recursos económicos", señala el académico Gustavo López.

Hace unas semanas, la hija del dirigente estuvo envuelta en un escándalo al descubrirse los ostentosos viajes que ha realizado en varios países.

"La protección que reciben los dirigentes, no únicamente por parte de unos grupos, sino de muchos grupos, porque también habría que ver, entre los cuestionamientos, por qué la dirección de Pemex o el Gobierno no se atreven a levantar cargos o hacer otro tipo de acciones contra estos líderes sindicales, bueno pues es fundamentalmente por un conjunto de condiciones que ellos mismos construyen para asegurar espacios de protección.

"Éste es uno de los grandes casos donde podemos ver la forma en que el corporativismo en México se instrumentó", apunta Gustavo López, académico del Tecnológico de Monterrey.