PRI-PAN: las herencias económicas

Ambos partidos han gobernado México sin poder reactivar la economía de manera contundente.

2.- El saldo de Calderón

1
La herencia del PAN es una situación social muy complicada con la guerra contra el narcotráfico. (Foto: Reuters)
Narco  (Foto: CNN, )

Analistas aseguran que el avance de los gobiernos panistas de Vicente Fox y Felipe Calderón en materia económica ha sido bastante bueno, sin embargo advierten serios riesgos en materia social debido al deterioro generado por la guerra contra el narcotráfico El economista en jefe de BCP Securities, Walter Molano, destacó la labor de Hacienda y el Banco de México para mejorar en entorno macroeconómico.

"(Agustín) Carstens ha trabajado bien y ha profundizado bastante las formas, mejoró el manejo fiscal, se tiene una economía muy flexible, un tipo de cambio que se ajusta rápidamente sin tener ningún impacto sobre el sector financiero", destaca.

Lo que sí heredará el PAN a la próxima administración "es una situación social bastante complicada. El país casi está en un momento de guerra civil, pero no por temas sociales, sino más que todo por violencia asociada con el narcotráfico".

Hasta ahora ese hecho no ha afectado tanto a la economía, el efecto ha sido más mínimo de lo que la gente dice y la economía sigue aún creciendo de forma fuerte.

Molano considera que en 12 años se hicieron cambios importantes, pero sobre todo en 2008 cuando ningún país logró una reforma fiscal.

"Hubo cambios pequeños que profundizaron esa estabilidad, que se había logrado antes del PAN y el PAN la preservó y la profundizó y ese es un logro importante, porque a veces hacen las reformas y llega un nuevo Gobierno y no sigue cumpliendo con las normas".

El manejo que se ha tenido en más de una década ha sido muy bueno y "considero que, de los mercados emergentes, México es el país que se ha portado bien en estos últimos 8 años", menciona el experto.

3.- El crecimiento

2
El tipo de cambio podría quedar entre 12.60 y 12.85 pesos por dólar.  (Foto: Thinkstock)
Peso  (Foto: Thinkstock)

El ex presidente Ernesto Zedillo heredó una economía que crecía a más de 6% con exportaciones que aumentaban sobre todo en la parte de manufacturas hacia EU y un control de la inflación y generación de empleo, explica José Luis de la Cruz, Director del Centro de Investigación en Economía y Negocios del Tecnológico de Monterrey, campus Estado de México.

“En la actualidad se tiene un crecimiento económico menor al que heredó Zedillo, con tasas de desocupación más altas, aunque con inflaciones más bajas y no es de extrañarse porque esa baja inflación corresponde con un mercado interno que no está demandando demasiado”.

No es de resaltarse que se tenga control de la inflación cuando la economía cerrará con un crecimiento promedio de 2% en el sexenio de Felipe Calderón, lo cual sin lugar a dudas plantea que el control de la inflación en parte se debe a que no existe una gran demanda, añade el experto.

“Se tienen esos grandes indicadores macro, pero donde el país ha perdido competitividad a nivel internacional. La productividad no se ha incrementado, el número de empresas formales que hay en el país no ha crecido de manera sustancial en los últimos 3 años”, subraya el catedrático.

El director para América Latina de Moody´s Analytics, Alfredo Coutiño, indica que el crecimiento promedio durante el sexenio de Felipe Calderón fue 2.15%  y de 2.07% con Vicente Fox, mientras que con Zedillo la economía se expandió a una tasa promedio de 3.5% y dejó a la economía creciendo a 6% en 2000.

“A pesar de que se dieron reformas en la última década del siglo pasado, no fueron suficientes y había que seguir con ese proceso que no se dio en las dos últimas administraciones panistas, lo cual hizo que la economía cayera de 3.5% promedio a 2%. La economía perdió capacidad potencial durante las administraciones panistas por el proceso de desinversión en el país”, señala.

Para De la Cruz, en 12 años el crecimiento promedio rondará 2.2%, dependiendo como cierre la economía 2012: “si se revisa el comportamiento de la economía mexicana en los últimos 30 años es casi el mismo".

“El problema de México en los últimos 30 años es que el actual modelo económico que tenemos no genera crecimiento. En promedio, todas las administraciones han tenido etapas de bajo crecimiento, de crisis, de estancamientos y, tomando periodos de 10 años, desde 1982 tenemos crecimientos promedio de 2%”.

Los gobiernos panistas no han sido capaces de lograr las reformas estructurales como la hacendaria, laboral, energética y política ante la conformación de un Congreso que no les favorece.

Esto no es exclusivo de gobiernos panistas. “Ellos heredaron un modelo al que no le hicieron cambios y estamos viendo los resultados. La pérdida electoral del PAN es reflejo de bajo crecimiento, aumento en pobreza, precarización del empleo y el control de la inflación”.

Puntualiza que la estabilidad de precios ya no es algo que esté siendo considerado por la gente, porque esta variable tiene más de 10 años de estar bajo control y el efecto sobre la percepción de la gente es algo marginal. 

“Es algo con lo que se vive, sin contar que la inflación en la parte de canasta alimentaria sigue estando presente entre las personas más pobres, porque los precios sí están todavía elevados, hay inflaciones de más de dos dígitos y en este 2012 el voto que se dio en las urnas sí fue de castigo”.

4.- Las últimas crisis

3
El FMI indicó que Japón se enfrenta a un ajuste fiscal muy difícil y resaltó el lento crecimiento de China.  (Foto: Thinkstock)
Crisis  (Foto: Thinkstock)

Algo que marcó el sexenio del Presidente Calderón fue un error en el diagnóstico económico, indica José Luis de la Cruz, director del Centro de Investigación en Economía y Negocios del Tecnológico de Monterrey, Campus Estado de México. "Se menospreció la crisis que se estaba gestando en EU en su momento. Se dijo que no iba a pasar nada y los hechos demostraron que era erróneo. No se implementaron las medidas adecuadas y quien se vio afectado fue el mercado laboral, lo cual implicó un aumento de los pobres", asevera el especialista.

La diferencia entre la crisis de 1995 y la de 2008 es que la primera se generó internamente, por desequilibrios que se ocasionaron en la economía, pero se tuvo la capacidad técnica y la experiencia para sacar al país del hoyo en prácticamente menos de un año, a finales de 1995 la economía ya estaba saliendo de la recesión profunda en que había caído.

"No había que echarle la culpa a nadie del exterior, México generó su propia crisis", explica el director para América Latina de Moody´s Analytics, Alfredo Coutiño.

"La última década caracterizada por dos administraciones panistas interrumpieron un proceso de reformas que hizo que el país sufriera un proceso de desinversión productiva, al pasar de 25% del PIB a 20% al cierre de 2011 y eso explica primordialmente el que la economía no haya crecido más de 2% en promedio en las dos últimas administraciones panistas", resalta Coutiño.

El Gobierno falló por no estimular el ambiente de negocios, pero el sector privado mexicano tampoco invirtió. "Sí se generó ahorro interno en el país, pero el sector privado mexicano en vez de invertir en el país mandaba esos ahorros como inversión al exterior. Es responsabilidad del Gobierno por no haberlo retenido y el sector privado tampoco hizo su tarea en contribuir para elevar la inversión en México".

La transición política que le dio el poder al PAN fue desaprovechada de manera muy importante en términos económicos. "Heredó una economía funcionando bastante bien y posiblemente entreguen una economía menos potente", subraya el economista de Moody's Analytics.

1.- La herencia de Zedillo

4
Zedillo fue presidente de México de 1994 a 2000. (Foto: Archivo)
Zedillo  (Foto: Archivo)

Hace 12 años el PRI heredó a la primera administración panista en la historia de México un modelo económico ortodoxo que privilegió el mercado externo y desalentó el mercado interno. Como resultado, la alternancia en el poder fracasó en dotar a los mexicanos de un mejor nivel de vida, mayores empleos bien remunerados y combatir la pobreza que actualmente azota a más de 50% de la población mexicana. Todo esto a cambio de administrar la estabilidad económica y fiscal, dicen economistas.

"La alternancia del poder sólo se dedicó a administrar los beneficios creados en el pasado, tanto en términos de corrección de desequilibrios como de estabilidad macroeconómica, pero no se avanzó en cambio estructural", dijo el director para América Latina de Moody´s Analytics, Alfredo Coutiño.

"En estos dos sexenios no podemos encontrar un cambio estructural profundo, ni económico, ni fiscal y tampoco en el mercado laboral, incluyendo las mini reformas energética y fiscal que se hicieron", puntualiza.

En los primeros cinco años de la actual administración, 12 millones 205,356 mexicanos se han adherido a la pobreza por patrimonio, la cual pasó de 45.5 millones de personas en 2006 a 57.7 en 2010, un aumento de 27%. Aunque el pico se alcanzó después de la crisis de 1994, con casi 64 millones en este rubro.

Para el economista en jefe de BCP Securities, Walter Molano, la última administración del PRI, que encabezó Ernesto Zedillo, heredó al Gobierno del PAN bastantes problemas, unos resueltos y otros que aún siguen pendientes, como la reforma de Pemex.

"Algo se tiene que hacer con Pemex que por más de 12 años enfrenta graves problemas y eso incluye una dependencia muy fuerte sobre los recursos del petróleo, las regalías".

Otro de los problemas que heredó la administración priista fue una falta de competencia en la economía. "Se hicieron reformas como las privatizaciones, pero la mayoría de ellas lo que hicieron fue pasar de un monopolio público a un monopolio privado, el caso más claro es Telmex, mucha concentración del poder en la economía también en empresas monstruos como es medios".

Zedillo dejó una economía que estaba creciendo, que había ya pasado una crisis, con un acuerdo de libre comercio y un país en donde el sector privado exportador cada vez tenía más fuerza, "eso generó cosas positivas también", indica Molano.