Fiscales van por familiares de Madoff

La sobrina de Bernard Madoff presentará su defensa luego de que su tío aceptó su culpa en el fraude; su hijo, Andrew, también buscaría obtener una pena menor sólo por evasión fiscal.
madoff  (Foto: AP)
Allan Dodds Frank

Cuando Peter B. Madoff se declaró culpable el pasado viernes, intentó venderle al mundo la defensa del "hermano pequeño", presentándose a sí mismo como una víctima, cegado por el brillo, la beneficencia y la intimidación de su hermano mayor Bernard. 

Tres años y medio después de que el mundo descubriera el esquema Ponzi que Bernard L. Madoff dirigió por 20 años, la saga detrás del mayor fraude en la historia de Wall Street no ha acabado. El 12 de marzo de 2009, Madoff se declaró culpable de todos los cargos federales presentados en su contra, recibiendo una sentencia de 150 años de cárcel. Ahora les toca el turno a los personajes secundarios: la familia.

La defensa de su hermano Peter fue, de hecho, un anticipo de la defensa que pronto ofrecerán la hija de éste, Shana Madoff Swanson, y su sobrino, Andrew, el hijo de Bernard, cuando los fiscales los coloquen bajo los reflectores.

Si las declaraciones de culpabilidad por parte de Bernard y Peter les sirven de guía, los jóvenes Madoff ofrecerán variaciones de una defensa del tipo "papá me hizo mal y me mantuvo en la ignorancia", a la espera de que la justicia solamente les impute algún cargo que conlleve sentencias de cinco años de prisión, como la evasión fiscal.

Sin nombrar a Shana o a Andrew, el fiscal de Estados Unidos Preet Bharara aumentó la presión sobre ellos, declarando: "Aún no hemos terminado de llamar a todos los responsables para dar cuenta de la épica estafa de Bernard Madoff y el épico dolor de sus muchas víctimas".

Pocos creen que el fiscal se refería a los cinco ex empleados que todavía están en espera de juicio o a los ocho empleados y asociados que se han declarado culpables y aguardan sentencia.

"Los fiscales han dedicado mucho tiempo a esto", explica John Coffee, profesor de Derecho en la Universidad de Columbia. "Han ido primero a por la fruta que cuelga en las ramas más bajas, ahora van a por la fruta en el nivel intermedio... Más allá de estos dos chicos, no sé qué tan lejos quieran llegar".

Peter, quien fuera el director de la oficina de cumplimiento de normas de la firma de Madoff, confesó haber fabricado durante un decenio documentos diseñados para evadir millones de dólares en impuestos y para ayudar a que la firma Bernard L. Madoff Investment Securities (BLMIS) evadiera la supervisión de la SEC, es decir, la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos.

Durante su intervención de 17 minutos (ese alegato que los acusados suelen dar para decirle al juez que están arrepentidos), Peter Madoff explicó que falsificó documentos para tratar de complacer a su hermano.

"En varias ocasiones, mi hermano y yo participamos en transferencias de dinero realizadas específicamente para evitar el pago de impuestos", dijo. "Yo sabía que eso estaba mal. Además, a petición mía, mi esposa fue colocada en la nómina de BLMIS y por muchos años recibió una compensación por un trabajo que no hacía. En ningún momento, sin embargo, sospeché que mi hermano había robado a nadie o que mi  familia y yo estábamos recibiendo un dinero que pertenecía a los clientes".

Peter Madoff le insistió a la juez de Distrito, Laura Taylor Swain, que él había laborado con la desventaja de ser siete años más joven que Bernard y que hasta diciembre de 2008 desconocía que se trataba de un esquema Ponzi.

"No había dudas de que Bernie era el jefe", dijo el hermano menor que cosechó más de 150 millones de dólares (mdd) en el curso de su relación laboral. "Él nunca me dio ninguna participación financiera en la firma".

Los dos jóvenes Madoff -Shana y Andrew- desempeñaban puestos importantes en la firma, mientras se les remuneraba con millones de dólares que los fiscales pueden probar que provenían de una organización delictiva. Cada uno, como altos funcionarios de la empresa, pudo haber cometido actos que podrían ser tipificados como delitos.

Hasta ahora, muchas de las acusaciones en su contra se han hecho públicas sólo en las demandas civiles interpuestas por el fideicomisario de la quiebra de Madoff, Irving Picard, quien busca recuperar más de 255 mdd de la familia Madoff.

El acuerdo al que llegó con el Departamento de Justicia limita la pena de Peter Madoff a 10 años de cárcel por dos cargos criminales y lo obliga a entregar todos sus bienes así como la mayoría pertenecientes a su esposa y a su hija Shana, quien también laboraba en la oficina de cumplimiento de la firma de Madoff.

Marion Madoff renunció a sus pretensiones de quedarse con el apartamento de Park Avenue, la casa en Old Westbury, Long Island, y su mansión en Palm Beach, Florida, a cambio de quedarse con "aproximadamente 771,733 dólares para vivir durante el resto de su vida".

En el acuerdo de confiscación de bienes de Peter Madoff también se incluye la entrega de 2.26 mdd del dinero de Shana por la venta de su casa de fin de semana (con cinco dormitorios y piscina) en los bosques de East Hampton, Nueva York.

Al igual que su padre, Shana se graduó de la Escuela de Derecho de la Universidad de Fordham y recibió cientos de miles de dólares al año tras unirse a la firma del tío Bernie en 1995 como asesora de cumplimiento.

Más tarde ascendida a directora de cumplimiento en BLMIS, ella y su padre firmaron documentos donde le aseguraban a la SEC que los registros del negocio de inversión de Madoff eran precisos y veraces. Certificaron ante el gobierno que la división de asesoría de inversión de la compañía -el corazón del esquema de Ponzi- tenía 23 clientes y gestionaba 17,100 mdd, en lugar de reconocer los 4,900 clientes cuyos estados supuestamente representan inversiones por valor de 68,000 mdd.

Pero como lo dijo el fideicomisario de la quiebra, "sería imposible que ella llevara a cabo su responsabilidades de cumplimiento, año tras año, sin cuestionar o siquiera considerar que la división de asesoría de inversión de BLMIS era un fraude".

Y refiriéndose a ese equipo de padre e hija encargado del cumplimiento, la demanda del fideicomisario apunta: "O bien no pudieron desempeñar por completo las funciones necesarias de supervisión / cumplimiento, o sabían del fraude, pero lo encubrieron".

En opinión del profesor Coffee, "los fiscales pueden usar los mismos cargos que presentaron en contra de su padre, tal vez no buscando los 10 años de prisión, pero puedo prever que le darán la opción de declararse culpable por un delito grave sobre las mismas bases. Ella es abogada, los abogados no reciben el beneficio de la duda. Los fiscales pueden decir que ella sabía que los registros (ante la SEC) era falsos, incluso si no sabía que era un esquema Ponzi".

Andrew Madoff y su hermano Mark, quien se suicidó en el segundo aniversario del arresto de su padre, eran codirectores de trading en los negocios de corretaje y de creación de mercado de la firma de su padre, divisiones que ellos aseguraban eran muy lucrativas. También eran controladores y directores de la empresa filial, Madoff Securities International, Ltd.

De hecho, los documentos judiciales presentados por el fideicomisario de la quiebra, por la SEC y por el Departamento de Justicia han descrito que las divisiones de negocios supervisadas por Andrew, Mark y Peter hicieron aguas durante años y se mantenían a flote gracias a las transferencias de cientos de millones de dólares de la oficina londinense de la firma y del negocio de asesoría, al menos desde 2000 hasta 2008. El dinero, dicen las autoridades, era en realidad el dinero de los inversionistas falsamente presentado como ganancias de esas divisiones de trading, que en realidad no reportaban beneficios.

Así, el fideicomisario Picard advierte que los hermanos sabían, o debieron saber, que había una "inconsistencia material" porque los segmentos de negocios que ellos dirigían no generaban ingresos netos ni remotamente cercanos a las ganancias declaradas por Madoff.

Mientras que Shana Madoff se enfrenta al problema de haber firmado documentos falsos para la SEC, Andrew Madoff puede estar más preocupado por el posible testimonio de Enrica Cotellessa-Pitz, controladora de BLMIS que se declaró culpable de cuatro cargos y está cooperando con los fiscales con la esperanza de obtener una sentencia más leve.

De acuerdo con documentos judiciales, ella trabajó principalmente para los negocios dirigidos por los hijos de Bernard, las operaciones por cuenta propia y de creación de mercado, y falseó los libros para que esas unidades parecieran más rentables.

El fideicomisario dice que Andrew Madoff tomó casi 74 mdd de la firma, incluyendo más de 14 mdd en ganancias de operaciones bursátiles falsas que nunca ocurrieron. En esas actividades de asesoría de inversión realizadas por Andrew y su familia, también se fabricaron documentos para hacer parecer que las utilidades provenían de las ganancias de capital, no de los ingresos ordinarios. La evasión fiscal de ese tipo puede conllevar una sentencia de cinco años de prisión.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Los abogados de Shana Madoff Swanson y de Andrew Madoff no respondieron a la solicitud que hizo Fortune para conocer su postura sobre el tema.

La sentencia de Peter Madoff está programada para el 4 de octubre de 2012.

Ahora ve
La vaquita marina, el negocio de la extinción
No te pierdas
×