Bancos apilan demandas por caso Libor

Desde inversores individuales hasta la ciudad de Baltimore demandaron a los bancos implicados; las entidades han calificado a las quejas como carentes de evidencia y especulativas.
James O´Toole
NUEVA YORK -

El escándalo de la fijación de la tasa Libor ya le ha costado a Barclays más de 450 millones de dólares. Y esto podría ser sólo el comienzo para el gigante bancario británico y para otros bancos. Dos docenas de demandas han sido presentadas contra los bancos involucrados en la fijación del Libor por demandantes que afirman que perdieron dinero como resultado de la manipulación de la tasa. Y eso es sólo en Estados Unidos, dado el alcance global del Libor, inversionistas de todo el mundo podrían actuar también judicialmente.

El Libor - o la tasa de interés interbancaria del mercado de Londres - es el índice de referencia más importante del mundo para las tasas de interés. A esa tasa están atados aproximadamente 10 billones de dólares en préstamos (incluidas tarjetas de crédito, préstamos para automóviles, préstamos estudiantiles e hipotecas de tasa ajustable) así como unos 350 billones de dólares en derivados.

Las tasas Libor se fijan cada día hábil en Londres, para establecerlas se les pregunta a un grupo de bancos qué tasa de interés tendrían que pagar por pedir dinero prestado por un periodo determinado de tiempo y en una determinada moneda. Las respuestas son recogidas por Thomson Reuters, que elimina cierto porcentaje de las cifras más altas y las más bajas antes de calcular los promedios y crear las cotizaciones del Libor.

Las demandas civiles interpuestas en Estados Unidos se centran en acusaciones de que los bancos remitieron a Thomson Reuters cifras Libor artificialmente bajas, en especial durante la crisis financiera.

En su arreglo extrajudicial alcanzado la semana pasada con reguladores de Estados Unidos y Reino Unido, Barclays admitió lo anterior bajo el argumento de que temía que si sus cifras remitidas eran demasiado altas, los mercados lo castigarían y los inversionistas cuestionarían su salud. El banco afirma que sólo estaba siguiendo el ejemplo de otras instituciones que se comportaban igual.

Además, Barclays reconoció que sus operadores pedían a otros colegas a cargo del proceso de fijación del Libor que ajustaran las cifras bancarias remitidas para beneficiar sus posiciones de negociación, una actividad que se remonta a 2005. Los empleados de Barclays también se ponían de acuerdo con sus homólogos de otros bancos en intentos de manipular las tasas, de acuerdo con lo admitido en el acuerdo extrajudicial.

Al parecer, el escándalo está a punto de extenderse más allá de Barclays; firmas como el Deutsche Bank, Royal Bank of Scotland, Credit Suisse, Citigroup, UBS y JPMorgan Chase han revelado que están siendo investigadas.

Las demandas en torno al Libor presentadas en Estados Unidos se han consolidado en un solo caso en el tribunal federal de Manhattan. El caso reúne a un variado grupo de demandantes, que van desde operadores individuales hasta la ciudad de Baltimore, pasando por la casa de corretaje Charles Schwab.

En resumen, los demandantes afirman que perdieron dinero en valores vinculados al Libor cuando los bancos mantuvieron la tasa artificialmente baja.

"Ellos fijaban las tasas Libor al mismo tiempo que estaban en el mercado negociando instrumentos que estaban atados al Libor", explica Arun Subramanian, abogado que representa a la ciudad de Baltimore. "Para mí, esto no es diferente a una típica conspiración anti-trust".

En una de las demandas, por ejemplo, Charles Schwab afirma que uno de sus fondos de inversión compró títulos de deuda de bancos en los que los pagos de intereses subían y bajaban con la tasa Libor. Con la supuesta manipulación a la baja del Libor, Charles Schwab asegura que no recibió mayores pagos de intereses que le correspondían.

En otra queja, la inversora individual Ellen Gelboim afirma que compró bonos corporativos que pagaban interés variable según el Libor, y sufrió una menor rentabilidad debido a que los bancos mantenían la tasa baja.

En total, las demandas consolidadas en Nueva York acusan a más de una docena de bancos que participaron en el proceso de fijación de la tasa Libor.

La institución británica Lloyds Banking Group reconoció que, junto con otros en el sector, está "colaborando con varios reguladores en sus averiguaciones", declinando dar más detalles. Los otros bancos involucrados se negaron a comentar el tema o no respondieron a nuestra solicitud.

La semana pasada, varios bancos presentaron mociones en el tribunal de Manhattan para que se desestimaran las demandas interpuestas en su contra. Entre otras cosas, argumentaron que los casos de los demandantes se basan en informes sin fundamento y que no hay pruebas de que los bancos conspiraron juntos para mantener baja la tasa Libor.

Las pérdidas reclamadas por la presunta manipulación de la tasa Libor, sostenía una moción, son "indirectas y especulativas en exceso".

Barclays apoyó estos argumentos, aunque advirtió que no podía retractar lo que admitió la semana pasada en el acuerdo con los reguladores.

Ese acuerdo ofrece abundantes detalles sobre las remisiones fraudulentas del Libor presentadas por Barclays y su presunta complicidad con otras firmas. Esta evidencia podría usarse para apoyar las demandas civiles, junto con los acuerdos extrajudiciales adicionales que se esperan de otros bancos.

"El lenguaje de los acuerdos con el Gobierno proporcionará una buena munición", anticipa Michael Weinstein, ex fiscal federal y experto en delitos de cuello blanco en el bufete Cole Schotz. En su opinión, es difícil decir cómo evolucionarán los casos en contra de los distintos bancos, pero la responsabilidad de algunos de ellos podría ascender a cientos de millones de dólares.

"No creo que la historia haya sido contada al completo", advierte Weinstein.

Ahora ve
Diego Luna asegura que los políticos no están representando a los mexicanos
No te pierdas
×