‘Fast track’, difícil en reformas de EPN

Convocar a periodo extraordinario en tiempos postelectorales se ve complicado, indican legisladores; la reforma laboral puede aprobarse pronto, pero la fiscal y la energética hasta 2013, estiman.
congreso1  (Foto: AP)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Convocar a un periodo extraordinario de sesiones para conseguir las reformas fiscal, laboral y energética parece una labor casi titánica bajo las condiciones actuales después del proceso electoral, coinciden legisladores y académicos.

"(Puede convocarse a un periodo de sesiones) a menos que surja un tema que impulse o reclame la sociedad civil como la Ley de Víctimas, pero no una agenda fiscal, de seguridad social o laboral", consideró el senador del Partido Verde, Tomás Torres.

Raymundo Tenorio Aguilar, director de la carrera de Economía de la Escuela de Negocios del Tecnológico de Monterrey, Campus Santa Fe, considera complicado conseguir esas reformas en un periodo extraordinario, aunque cree que la laboral sería la menos difícil.

"Veo posibilidades de que se logre algo hasta marzo de 2013, en el siguiente periodo, porque ahora los tiempos políticos van a hacer que la oposición le cobre facturas a Enrique Peña Nieto", estimó.

Tenorio Aguilar espera que las tres reformas puedan aprobarse, de lo contrario alertó que "las cuentas les van a fallar". "Para la reforma de cobertura universal de salud se requerirían entre  860,000 a 900,000 millones de pesos anuales y dudo mucho que busquen endeudarse", ejemplificó.

Luis Videgaray, ex coordinador de la campaña de Enrique Peña Nieto, dijo en entrevista a CNNExpansión que la prioridad del virtual presidente electo será empujar la agenda de las reformas fiscal, energética y laboral mediante acuerdos con el Congreso de la Unión.

"Entiendo que los mercados en general y la comunidad financiera tienen expectativas bajas al respecto, pero lo último que debemos hacer como país es decir ‘si no se obtuvo mayoría en el Congreso no habrá reformas', esa actitud seguro provocaría que no las haya", mencionó.

Por su parte, el diputado del Partido del Trabajo (PT), Mario Alberto Di Costanzo, destacó que convocar a un periodo extraordinario dependerá de la agenda, pero "el asunto está muy caliente todavía. Sin embargo, por parte de algunos legisladores, de grupos parlamentarios, hay incentivos a llamar a un periodo extraordinario".

Di Costanzo dejó en claro que no hay condiciones para convocar a discutir la reforma fiscal. "Sería un error grave del PRI citar para hacer algo con el IVA. Para lo que habría posibilidades sería para otros dos o tres temas, como el de la banca de desarrollo, la reforma laboral -sin el asunto del outsourcing-, y la Ley de Victimas, que si no se apruebe en un periodo extraordinario el próximo año no entrará en vigor".

Los rumores sobre un periodo extraordinario de sesiones se han incrementado, pero el legislador del PT dijo que para que haya un periodo extraordinario debe haber dictámenes, de lo contrario es difícil que se aplique. "En el caso de la reforma laboral hay un dictamen, pero no para la fiscal ni energética y la Comisión Permanente es quien debe convocar a sesionar".

Para el senador del Partido Verde, Torres Mercado, la impugnación de la elección federal que presentó la alianza de izquierda no permite iniciar un periodo extraordinario.

En este escenario, "los temas que quedarán en la Comisión Permanente son los del debate post jornada electoral, por lo que no hay entendimiento para construir una orden del día ni una agenda concreta", consideró.

Con relación a las reformas que propone el virtual presidente electo de México, estimó que "son un emplazamiento particularmente al PAN. Si este partido ha denunciado que no salió la reforma laboral sería un momento excelente para que el PAN diga qué es lo que quieren en este tema".

Los dos tiempos de Enrique Peña

El senador del Partido Verde prevé que cualquier intento por sacar adelante las reformas en los próximos meses puede ocurrir en dos momentos: antes de septiembre, con un periodo extraordinario, y después del primero de septiembre, cuando inicie el periodo ordinario de la 62 Legislatura.

"Solo se puede ir a un periodo extraordinario si hay mayoría para convocar a él, no es suficiente que sesione un grupo parlamentario que no sea mayoritario. Además, para ir al periodo extraordinario debe haber agenda de asuntos en lo particular y la garantía que puedan tener una votación mayoritaria", refirió.

En caso de que se convoque a periodo extraordinario, el senador Tomás Torres opinó que los partidos políticos tendrían que asumir compromisos previos.

"Significa que el PAN puede mandar la posibilidad del extraordinario y  para Peña Nieto no habría desgaste, porque toma posesión hasta diciembre".

La reforma viable

El catedrático del Tec, Raymundo Tenorio Aguilar, considera que en reformas como la laboral, que ya estaban avanzadas, el PAN debería mostrar su verdadera altura de partido. "El PRI rechazó la reforma laboral que propuso Acción Nacional y que luego el PRI dijo sí, pero la retiró de la mesa para colgarle la medallita a Peña Nieto".

"Esa reforma sí puede salir en un periodo extraordinario, al menos para discutirse, y el PAN mostraría su buen oficio de perdedor para sacarla adelante en un periodo extraordinario, aunque no se pueda con la fiscal ni la energética", agregó.

"Las tres reformas son importantes, de alguna manera están articuladas porque es claro que para poder impulsar una reforma fiscal habría que renovar la ley del IVA y la del ISR".

Para el senador Torres Mercado, la reforma laboral también es fundamental. "Para qué sirve la reforma fiscal si está exentando del ISR hasta 15 salarios mínimos en las pensiones. Los pasivos laborales más importantes de México y el mundo son los de pensiones y jubilaciones", advierte.

"Si van a cuidar a los sindicatos entonces no habrá reforma, la más importante no es necesariamente la de Pemex porque le va a dar un enorme pedazo del pastel al sindicato petrolero. La más importante es la laboral, para modificar los regímenes complementarios de seguridad social de Pemex, CFE, de las universidades del país y de organismos descentralizados como el de investigaciones nucleares que no existe o Ferrocarriles Nacionales de México que tiene más de una década extinto y cuesta más de 30,000 millones de pesos anuales de pago de pensiones".

Ahora ve
“Durante años, él fue mi monstruo”, dice Salma Hayek sobre Harvey Weinstein
No te pierdas
×