El costo de deuda de España retrocede

Madrid vendió letras a 12 y 18 meses con rendimiento de 3.9% y 4.3%, respectivamente; se trata de la primera subasta desde el último paquete de austeridad del Gobierno.
euro  (Foto: Thinkstock)
MADRID (CNN) -

Los costos de financiamiento de España cayeron este martes, en la primera subasta de deuda desde que el Gobierno anunció un paquete de austeridad, aunque no lo suficiente como para asegurar que el país está en un camino sustentable. El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, anunció la semana pasada recortes de gastos y aumentos de impuestos por 65,000 millones de euros (80,000 millones de dólares) en dos años y medio, en un intento por demostrar que Madrid puede reducir su endeudamiento.

Sin embargo, las dudas sobre si España puede evitar caer en la necesidad de un rescate soberano han mantenido sus costos de financiamiento elevados, con los bonos a 10 años cerca de un rendimiento de 7%.

Aún así, los costos de financiamiento disminuyeron fuertemente en la subasta de deuda del martes, en comparación con el nivel de un mes atrás.

España vendió letras a 12 meses por 2,599 millones de euros, frente a peticiones por 5,786 millones con un tipo marginal del 3.990%, frente al 5.200% de la anterior emisión del 19 de junio.

En letras a 18 meses, colocó 962 millones de euros tras peticiones por 3,525 millones con un tipo marginal del 4.350%, frente al 5.350% de la anterior emisión.

"Nos ha parecido una subasta muy positiva porque, como en la línea de las anteriores emisiones, ha colocado la totalidad del importe previsto, pero ha bajado los tipos significativamente y eso supone una inversión de la tendencia anterior", dijo Victoria Torre, responsable de análisis de Self Bank.

El Gobierno hizo una valoración favorable de la subasta y destacó la elevada demanda.

"Es una subasta positiva, ha habido una demanda fuerte (...) España sigue teniendo acceso a los mercados, lo cual es una buena noticia", dijo a periodistas el ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, durante un acto en Madrid.

La prima de riesgo de España, que mide el diferencial entre los bonos españoles y los alemanes, subía ligeramente después de la emisión.

Pasado el mediodía español, el diferencial de la deuda española a 10 años frente a su equivalente alemán se situaba en los 562 puntos básicos (pb), frente a los 558 pb anteriores a la emisión.

Sin embargo, analistas no vinculaban tanto la evolución de la prima de riesgo a la subasta como a la situación de turbulencia que golpea al conjunto de la zona del euro.

"En estos momentos yo no relacionaría la prima de riesgo con la emisión de deuda sino con la situación del euro", dijo José Luis Martínez, estratega de Citigroup en Madrid.

El Ibex 35 de la Bolsa española registró un pequeño salto alcista tras la subasta.

"Ha sido un buen resultado. El Tesoro español adjudicó el máximo previsto, con rentabilidades inferiores a la anterior subasta. Los ratios de cobertura continúan siendo superiores a dos veces", dijo Estefanía Ponte, directora de Economía y Estrategia de Cortal Consors.

No obstante, el hecho de que la participación de los inversores se haya reducido en los últimos meses a la exclusiva presencia de los inversores domésticos, es contemplado con temor por los analistas, quienes ven un límite para que las entidades nacionales puedan continuar absorbiendo indefinidamente la deuda pública del Estado.

En abril, la deuda pública española en manos de los inversores no residentes bajó ligeramente por séptimo mes consecutivo ante la desconfianza que suscita en los mercados la deuda soberana periférica.

Sin embargo, según datos del Tesoro, los bancos españoles también redujeron su exposición a la deuda nacional en abril. Según los mismos datos, fueron las instituciones españolas como el fondo de la Seguridad Social las que incrementaron sus posiciones, acercando al Estado a la incómoda situación de adquirir su propia deuda soberana.

"La deuda externa de España está alrededor del 170% del PIB y es evidente que sería importante que el inversor no residente volviera a invertir en activos españoles", agregó Martínez.

Según analistas, los inversores temen que la profunda recesión que padece España frustre el calendario de ahorro fiscal, que ahora prevé recortar el déficit público hasta el 2.8% en 2014 desde el 8.9% del 2011.

El jueves, la tesorería española afronta una emisión de Bonos y Obligaciones a 2, 7 y 15 años, para las que ha fijado una meta de colocación máxima de 3,000 millones de euros.

Ahora ve
México, EU y Colombia dialogan para combatir en conjunto el consumo de drogas
No te pierdas
×